Comino: diminuto pero valioso

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 36 segundos

De seguro recordarán de niño aquella popular adivinanza: “alto alto como un pino, pesa menos que un comino, ¿qué es?”. Te acuerdas cuando respondíamos entusiasmados: ¡Ah, el humo!. Pero no, no es de acertijos el tema de esta columna hoy, sino del diminuto grano.

Sepa que esas semillas aromáticas son una especia que se usa desde hace siglos, tanto por el sabor que aporta a ciertos platos como por sus beneficiosas propiedades. Se utiliza extensivamente sobre todo en cocinas como la norteafricana y la hindú, aunque también tiene un papel muy destacado en la española, principalmente en la zona del sudeste del país.

Origen y bondades

El uso del comino como condimento es originario de la cuenca del Mediterráneo y llegó a España a través de los árabes, aunque siglos antes ya se utilizaba en la antigua Grecia, donde se dice que  solía colocarse en las mesas junto a la sal y la pimienta, precisa un artículo publicado en el sitio El Confidencial,

Agrega el trabajo periodístico que se puede consumir tanto en grano como molido y es un ingrediente recurrente en numerosos guisos, sopas y potajes, por ejemplo, en platos de lentejas, potajes de habichuelas o algunos tan puramente españoles como el gazpacho andaluz o el cocido madrileño.

El sabor ligeramente amargo, así como su agradable aroma dulzón, también combinan bien con algunas carnes, pescados y verduras. Por supuesto, es un elemento fundamental del curry, al combinarlo con otras especias.

Sus principales beneficios —continúa el texto— los encontramos a nivel estomacal: el comino favorece la digestión, reduce la inflamación abdominal, contribuye a la quema de grasas acumuladas en el cuerpo y ayuda a eliminar gases intestinales. Por todo ello, además, muchos consideran al comino como un gran aliado en las dietas para adelgazar y perder peso.

Otras de sus propiedades a tener en cuenta son la relajación muscular que propicia su aceite natural, así como sus capacidades diuréticas. Todo eso hace que sea una especia muy apropiada para condimentar muchos alimentos, aunque hay que recordar que otras como el hinojo, el anís o la muy similar alcaravea también tienen efectos parecidos y pueden servir como alternativas.

Aparte del tradicional uso culinario, y para que sus propiedades tengan un efecto aún mayor, es recomendable tomarlo también de vez en cuando como infusión, sobre todo después de las comidas. Además, las infusiones de comino son especialmente beneficiosas para las madres lactantes, pues tienen la capacidad de potenciar la secreción de leche. Para prepararlo de este modo basta con disponer de dos cucharadas del grano, 400 ml de agua, sal si lo prefiere y jugo de medio limón (opcional), así pude confeccionar el brebaje al fuego.

Por otro lado, el comino aporta numerosos beneficios para la salud: un estudio de la medicina de la Universidad Shahid Sadoughi (Irán) ha demostrado que el consumo de la especia ayuda a disminuir los niveles de colesterol malo en la sangre. Por lo tanto, es un excelente aliado para las personas que están luchando para reducir el colesterol de su organismo.

En tanto, de acuerdo con una publicación en Tribuna de La Habana, la utilización del comino en enfermedades de los bronquios, como la bronquitis ha demostrado ser muy efectivo. De igual modo, constituye un antimicrobiano natural, útil para contrarrestar el mal aliento, las caries y otros problemas bucodentales.

Y como si fuera poco, este diminuto fruto de la naturaleza contribuye a mantener estable el azúcar en sangre y a controlar la insulina y el glucógeno, por lo que es ideal para diabéticos y prediabéticos. También es un excelente carminativo y una buena fuente de antioxidantes y hierro.

Asimismo se le han reconocido propiedades relajantes y tranquilizantes, las que ayudan a conciliar el sueño, reducir la tensión, el estrés y la ansiedad, así como combatir el insomnio. Otro de los beneficios destacados de este alimento se debe a su capacidad para combatir el deterioro celular.

Al contener enormes cantidades de hierro, el comino es recomendado para evitar la anemia o para contrarrestar la enfermedad. Y comoquiera que en él están presentes el magnesio y calcio, el impacto para los huesos es mayor que si contuviera sólo uno de los dos minerales. Aunque por lo general se habla del calcio, los huesos necesitan también enormes cantidades de magnesio para mantenerse sanos. Lo mismo vale para los dientes que están compuestos de, entre otros elementos, estos minerales.

El comino es un alimento que no presenta niveles de toxicidad en un consumo normal, pero existen ciertas contra indicaciones como, por ejemplo, el aceite esencial de comino no está recomendado para las mujeres embarazadas o lactantes, como sucede con la mayoría de estos aceites. Tampoco está recomendado para niños menores de cinco años.

Visitas: 108

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *