Miedo al amor, miedo en el amor (I) (Liudys y los putófilos)

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 33 segundos

Siempre hay miedo: a no encontrar el amor (la soledad); a chocar con una caricatura del amor (la incompatibilidad); a descubrir a tu alma gemela y vivir bajo el horror de perderla: el trilce sentimiento de lo sublime.

¿Qué pasaría si fueras maestra y te enamoraras de un alumno? ¿O si cansada de esperar a tu siempre ausente marido les dieras oportunidades a tus pretendientes?

Son el temor a lo erótico-prohibido y el temor a la rebeldía matrimonial. También hay otros fenómenos que atemorizan tales como: pensar por el otro, o pensar demasiado en el otro, o imaginar lo que el otro pueda hacer (te). Todos estas zozobras participan de las páginas de ‘Putofilia’, (Ediciones El Abra, 2023), conjunto de relatos escrito por Liudys Carmona Calaña.

Quienes disfrutan los inicios de romance pueden comenzar conociendo a Tony, el mulato-gozador-mujeriego que se aficiona a la delicada bailarina Geiselle, protagónica de Muñeca de porcelana; o a la profe de ‘La Maestranza y su jovencito alumno. Hay sorpresas al medio y al final. Y miedo a lo que pudiera suceder y miedo a perder…

Pero quienes prefieren juegos más fuertes, deben enterarse lo que ocurre con Randy (principal de ‘La Bestia y el buen vino’) obsedido con su ex; o la duradera relación entre el proxeneta Robert y la virgen quinceañera Isabel, que aparece en la tercera historia del libro.

¿Estamos más altos o más bajos? Altibajos

Ese contraste entre el deseo de estar cerca y el temor a la pérdida, lo hemos experimentado todos los humanos. Mucho más quienes nos hemos enamorado.

El miedo a no estar a la altura de tu pareja, del objeto del deseo, mueve tantas conmovedoras y cuidadosas conductas en el Tony de Muñeca…’ que nos recuerdan las prolijas acciones estratégicas de aquella “niña perversa” del cuento de Isabel Allende. O a la delicada viuda del ‘Azul’ (Kielowsky) cuando advierte a su admirado pretendiente acerca de su normalidad.

Y es que, según el cuento de Liudys, Tony “No sabía de qué forma asimilar el hecho de que enamorarse les quita a los hombres la autoestima y los vuelve imprecisos, deportados de toda lógica con el mundo real”.

Asimismo, advierte el Jacob de ‘Crazy stupid love’: ¿Tienes idea de dónde perdiste tu masculinidad? (que en el filme es lo mismo que perder tu autoestima)

Obviamente, establecer posiciones o imágenes idealizadas del otro (alto o bajo) equivale a vivir con anticipación el denominado “cuento del gato” y sufrir mucho por temores imaginarios, infundados en hechos comprobables.

Algo semejante ocurre con los amores prohibidos.

Lo hago o no lo hago…Lo hago o no lo hago…

Desde ‘Lolita’ y los muchos amores adélficos, incestuosos y adúlteros que en el mundo y la Literatura han sido, los amantes implicados se dedican a arrancar uno a uno los pétalos de la flor oscura de la prohibición, mientras susurran obsesivamente “¿Lo hago o no lo hago?… ¿Lo hago o no lo hago?…”.

“Opino con Sade

que al deseo los frenos

le sientan fatal”,

canta Joaquín Sabina.

Pero son más los que nunca cruzan la línea de lo permitido. Naturalmente, también existen los grados de peligrosidad. No es lo mismo el suave y romántico adulterio de Francesca en Los puentes de Madison, que la imparable acción del profesor Brennan por extraer a su esposa de la cárcel mediante una jadeante fuga, a fin de recomponer a su desmembrada familia.

Por otra parte, en relación con la imagen pública, ¿qué diría la sociedad si eliges, por voluntad propia, convertirte en prostituta desde los 15 años; o si está en tu pensamiento romper el vínculo “sagrado” profesora-alumno?

Liudys Carmona le confiere giros sorprendentes a estas dos situaciones dramáticas, donde se encharca mucho miedo, desde luego, pero también mucho placer anticipado; porque casi todos los personajes de estos cuentos son activos y no se dejan ganar por la depresión o la tristeza: propuesta muy de agradecer por los lectores que impugnamos el lloriqueo.

Está claro que en este asunto de la construcción del amor y la consumación del deseo, mucha obra depende de ti. La ayuda externa, por poderosa que fuese, a menudo no cambia las circunstancias. Al decir del genio de la lámpara: “no puedo hacer que nadie se enamore de ti y no puedo regresar a nadie de la muerte”.

Amén de los ardores internos y los miedos, en ‘Putofilia hay bastante erotismo desbordado; fíjate, que de pasar los dedos sobre las páginas se te embarran de miel y… ¿de miedo?

Puedes comprarlo aquí: 

https://ruthtienda.com/carmona_calana_liudys/1484-putofilia.html

 

Por: Ernesto Peña/ Narrador y crítico. Premio Alejo Carpentier de Novela

Visitas: 103

Ernesto Peña

Narrador y crítico. Premio Alejo Carpentier de Novela.

Un Comentario en “Miedo al amor, miedo en el amor (I) (Liudys y los putófilos)

  • el 24 mayo, 2024 a las 2:12 pm
    Permalink

    Gracias Ernesto me ha dado mucho gusto leer tu reseña, en tan poco tiempo Putofilia me ha dado muchas alegrías y esta es una de ellas, solo espero sumar más lectores a sus páginas y encuentren en ellas entretenimiento y aprendizaje…un vez más gracias 💥❤️

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *