Saneamiento marítimo-portuario: garantes de la vida y el medio ambiente

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 30 segundos

Dedicada al saneamiento marítimo-portuario, la Unidad Empresarial de Base del mismo nombre (UEB Samarp), en Cienfuegos, tiene el importante reto de mantener sus funciones aun en medio de la sensible disminución de las operaciones en la rada sureña, debido al recrudecimiento del bloqueo contra Cuba y el impacto de la Covid-19.

No obstante, lo anterior y según refiere Migdalia Cuza Palomo, su directora, durante 2021 ingresaron alrededor de un millón 800 mil pesos por los servicios ofrecidos, entre ellos, la recolección, transportación y destino final de los desechos “que, en algunos casos son desechos internacionales y en otros constituyen riesgo biológico. Dichas acciones se realizan por vía terrestre o marítima.

“Aparentemente es un proceso sencillo, pero requiere de mucha responsabilidad en su ejecución y por tanto, hay que cumplir con lo establecido en función de la protección de la salud de los trabajadores, en primer lugar, y del medio ambiente, y tratar de dar el mejor servicio posible a nuestros clientes”, asegura Cuza Palomo.

Incinerador internacional, único de que dispone la provincia, subordinado a UEB Samarp. /Foto cortesía de la UEB

Creada en el año 2005, la UEB Samarp Cienfuegos, cuenta para sus funciones con un incinerador internacional, el único de que dispone la provincia, y una embarcación, el Limpia Bahía 6 (LB-6), ahora en espera de una reparación.

Precisamente, Álvaro Peña Castañeda, patrón del barco refiere: “Nuestra tripulación la integran cuatro compañeros, y nos dedicamos a recoger los desechos sólidos y líquidos de los buques y cruceros que entran a la bahía de Cienfuegos. Me corresponde estar al tanto, preparar a la tripulación para acometer nuestras tareas.

“Recogemos desechos también en las bases náuticas, tanto la basura como las aguas oleosas, para que no la viertan a la bahía”.

Respecto al proceso de reparación del LB-6, la directora de Samarp expone que “estamos en el proceso inicial, pero aún no se ha definido el momento en que debe dar inicio”.

Una etapa significativa en el quehacer resultó el momento crucial de la pandemia de Covid-19 y su presencia en Cienfuegos. “Nos encargamos del destino final de los desechos de los centros de aislamiento y fue un trabajo muy difícil, durante 2020 y 2021, sobre todo para los trabajadores de la brigada del incinerador, quienes recogían todos esos desechos. Nunca paramos ni dejamos de prestar nuestros servicios habituales y ninguno enfermó en el cumplimiento de sus funciones”, dice con orgullo la directora de la UEB Samarp.

Y esa entrega le valió el reconocimiento con la condición de Proeza Laboral, agasajo merecido para quienes también son guardianes de la salud y el medio ambiente con su labor de higienización desde el ámbito marítimo-portuario.

Visitas: 8

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *