Maceo y Che: asideros de los cubanos hoy y siempre

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 59 segundos

No solo comparten la misma fecha de nacimiento, 14 de Junio, aunque en años diferentes; también son cercanos en su entrega incondicional a Cuba y su proceso revolucionario.

Uno resultó el Titán de Bronce, el General bravísimo, el de las múltiples heridas de guerra, él que imponía respeto con tan solo hacerse presente. El otro, guerrillero, consecuente con las más nobles causas; capaz de sentir como propio el dolor ajeno y actuar en consecuencia. Ambos cubanísimos: de nacimiento y por adopción y sentimiento; pero también porque lo ganó con su actuar diario.

Dígase Antonio Maceo Grajales, dígase Ernesto Guevara de la Serna y se han dicho sacrificio, patriotismo, rebeldía, desinterés, incondicionalidad. Nada resultó más importante para ambos que la plena independencia de Cuba y de otras naciones.

De leona y león se dice que nació Maceo y de esa raigambre se forjó su personalidad y sus convicciones. Su fuerza estuvo en el brazo y la mente y nos ha legado la intransigencia que nos es tan propia; por eso con todo lo que pretende borrarnos, “no nos entendemos”.

En el caso del nacido en Rosario, Argentina en 1928, no dudó en enrolarse en la guerrilla en Bolivia. Justo en esa tierra de Latinoamérica la muerte pretendió apagarlo, mas no lo consiguió. En cada tribuna, en sus escritos quedó claro que “al imperialismo, ni tantico así”, una lección que bien conocemos los cubanos.

Antonio y Ernesto, el Titán de Bronce y el Guerrillero Heroico; Maceo y Che son hoy, y han de serlo por siempre, asideros de los cubanos que seguimos “guapeando” a puro coraje, con inteligencia y sorteando los más duros obstáculos. Ellos renacen no solo cada 14 de junio sino cada día para indicarnos el camino de la independencia y la soberanía de la Patria.

Visitas: 18

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *