Cómo María Elena se volvió canción (+Video)

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 12 segundos

En el tema de la música, una de las tareas más difíciles consiste a veces en conocer su verdadero origen; si una pieza nos gusta, más nos interesa enterarnos de cómo surgió. Muchas veces hallamos más de una versión, y nos quedamos como al comenzar la pesquisa. Así ocurre en incontables composiciones del cancionero latinoamericano. Esta que les voy a comentar es una de esas.

Desde hace muchos años se hacen sentir las notas y la letra del Vals-Canción María Elena, del veracruzano Lorenzo Barcelata Castro, es uno de los más afamados compositores de México. Además de autor de temas folclóricos, guitarrista y cantante, compuso música en la época del cine de oro mexicano.

Acerca de esta pieza musical, se cuenta que surgió a finales de los años veinte del siglo pasado. Para ese tiempo, Lorenzo Barcelata residía en Tampico, estado de Tamaulipas, y un individuo de nombre Ernesto Soto habló con él para encargarle una canción que dedicaría a su esposa, Lucía Martínez, y el compositor accedió aunque no reza el título. Se dice que poco después Barcelata la mostró a su amigo Anacarsis Peralta que tenía una novia llamada María Elena, y entusiasmado le pidió registrar la pieza con el nombre de su prometida.

Otra versión sugiere que Lorenzo Barcelata la compuso especialmente para María Elena Torres Espinel, una joven de quien estaba enamorado, y es de pensar que aquello fuera un amor imposible, ya que en la letra de la composición no aparece el nombre de la inspiradora ni siquiera una vez, motivo por el cual algunos la identifican mejor con el título Tuyo es mi corazón, como comienza.

“Quiero cantarte, mujer, / mi más bonita canción, / porque eres tú mi querer, / reina de mi corazón; / no me abandones, mi bien, / que eres todo mi querer.

Tuyo es mi corazón, / ¡oh!, sol de mi querer / mujer de mi ilusión / mi amor te consagré. / Mi vida la embellece / una esperanza azul. / Mi vida tiene un cielo / que le diste tú.

Tuyo es mi corazón, / ¡oh!, sol de mi querer, / tuyo es todo mi ser, / tuyo es, mujer; / ya todo el corazón te lo entregué, / eres mi fe, eres mi dios… / eres mi amor”.

Parte de la  historia dice en 1928 la pieza fue dedicada a María Elena Portela, esposa del entonces gobernador del estado de Tamaulipas Emilio Portes Gil, quien más tarde fuera presidente de México. Aquello había sido un gesto de gratitud hacia Portes Gil, quien mucho apoyó a Barcelata en la promoción de su grupo musical “Ruiseñores Tampiqueños” que integraron junto con él Ernesto Cortázar, los hermanos Nicolás y Antonio García, y Alberto Caballero. Poco después, a sugerencia del propio Portes Gil, adoptaron el nombre de “Ruiseñores Tamaulipecos”.

La historia más conocida es que María Elena fue grabada a comienzos de la década del treinta, y desde entonces se convirtió en un éxito mundial; tanto, que en 1935 formó parte de la banda sonora del filme estadounidense Bordertown, y al año siguiente apareció en la película mexicana María Elena.

Intérpretes mexicanos y de otras nacionalidades la incluyeron en su repertorio, y hasta el día de hoy se le considera una de las piezas musicales más hermosas, tanto por su melodía como por su letra. Un hecho curioso es que casi todos omiten la primera estrofa, como sucede con las versiones de Nat King Cole y la de Javier Solís, incluida en la película El Norteño, en 1960.

A quien único le he escuchado completa es a Juan Arvizu, conocido como “El Tenor de la Voz de Seda”. Y si de instrumentales se trata, prefiero y comparto con ustedes la versión de 1962 de Los Indios Tabajaras.

En este mes, doble aniversario – de nacimiento y luctuoso – de Lorenzo Barcelata, nada tan apropiado como deleitarse con esta pieza tan llena de sentimiento y evocadora de algún amor, sin que la diva recordada se hubiera llamado precisamente así.

Visitas: 386

4 Comentarios en “Cómo María Elena se volvió canción (+Video)

  • el 16 junio, 2024 a las 3:33 am
    Permalink

    En sí cada palabra y en cada verso de la canción es desde mi humilde opinión una promesa de un verdadero sentimiento de amor filial que emana en cada poro de la piel un alma sencible sediento de ser acogido por el ser amado inspirador. “María Elena” bellísima canción para darle una serenata y poder convencer a una hermosa mujer.

    Respuesta
  • el 14 septiembre, 2023 a las 1:31 pm
    Permalink

    simplemente una cancion hermosa, gracias

    Respuesta
  • el 22 julio, 2022 a las 2:52 pm
    Permalink

    excelente artículo, característica de Cadalzo, profundo conocedor de la cultura mexicana

    Respuesta
    • el 22 julio, 2022 a las 6:36 pm
      Permalink

      Gracias, Zenaida. Me satisface que valores mis trabajos. Saludos.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *