Fotorreportaje: Paseo del Prado en Cienfuegos: magnificente, ecléctico, vital

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 6 segundos

París tiene sus Campos Elíseos, Nueva York se ufana de Broadway, Madrid exhibe la Gran Vía, y Cienfuegos palpita con el Paseo del Prado, que no tendrá los mármoles y leones del habanero, pero se muestra orgulloso como el más largo de Cuba, con casi 2 kilómetros de extensión.

Esta arteria vital y ecléctica hoy forma parte de la también conocida calle 37, que si nos abstraemos un poco, pudiéramos considerar su comienzo frente al reparto de Pastorita (Doble Vía) y el final en la rotonda que contiene la escultura de la india Guanaroca (Punta Gorda), pasando antes por el propio Prado y el Malecón de la llamada Perla del Sur. El resultado: una enorme línea recta de norte a sur, con zonas bien diferenciadas entre sí.

SÍNTESIS EVOLUTIVA

Ya en 1825, a solo seis años de la fundación de la Colonia Fernandina de Jagua, la parcelación de la incipiente comunidad incluía el Paseo del Prado, pero entonces era solo una calle de tierra. En 1911, a partir de la recaudación de fondos para su construcción, ejecutan la bella avenida. Sin embargo, las mayores obras fueron realizadas entre 1959 y 1960, con el mejoramiento de las áreas verdes y la transformación de las seis cuadras en su parte norte. Desde la calle de Santa Cruz hasta la entrada, o salida, de la ciudad, colocaron modernas jardineras, bancos y nuevas especies botánicas.

El Prado de la Linda Ciudad del Mar se encuentra dentro del Centro Histórico Urbano declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 2005 y está bordeado por columnas, galerías o portales continuos.

Visitas: 200

Ildefonso Igorra López

Redactor Jefe en el Periódico 5 de Septiembre. Máster en Ciencias (1983) por el Instituto Metalúrgico de Zhdanov (hoy Mariúpol, en Ucrania) en ingeniería térmica industrial, profesor de idioma ruso, máster en Ciencias de la Comunicación (Universidad de La Habana) en la especialidad de Periodismo (1994), webmaster y fotógrafo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *