Supertanqueros sigue su recuperación a un año del siniestro

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 30 segundos

El cinco de agosto de 2022 vive en la memoria de Cuba por la conmoción que ocasionó durante varios días el incendio de grandes proporciones ocurrido en la base de supertanqueros de la  zona industrial de la ciudad de Matanzas, el cual se inició cuando un rayo impactó el tanque número 52.

El fallecimiento de 17 valerosos cubanos en el cumplimiento de su deber dejó una huella profunda en los corazones de la isla, mientras fueron destrozadas numerosas instalaciones, tuberías y la quema de grandes cantidades de combustible.

Víspera de aquella catástrofe, un equipo de este diario recorrió la zona, donde a un año del siniestro aún perduran zonas manchadas por el crudo, polvo del coque y mucho trabajo hecho y por hacer.

El ingeniero Riger Rodríguez Cubells, director de la División  Territorial de Comercialización de Combustibles de Matanzas, comenta que a un año de haber ocurrido el incendio de grandes proporciones las acciones de recuperación se dividieron en dos partes: primero se demolieron las instalaciones dañadas y se minimizaron los riesgos, y una segunda relacionada con la recuperación de la división.

Decenas de planchas de acero forman la armazón de los tanques.

«Hemos interconectado las líneas de tuberías que brindan facilidades a los muelles uno y dos, lo cual permite realizar la carga del crudo hacia los buques, que la trasladan para la generación eléctrica del país, subraya Rodríguez Cubells. Destaca el dirigente que también se llevó a cabo la instalación de la conexión de las tuberías de diesel hacia los muelles uno y dos, que se deriva desde la terminal 320 y las áreas de residuales, que durante el incendio quedaron aisladas, lo que impedía cargar o descargar combustible.

Dio a conocer que recientemente fue conectado el sistema tecnológico de los tanques 53 al 56 (aledaños a los que se incendiaron) y ya se han realizado operaciones de carga hacia un buque.

«Otra de las etapas en que nos encontramos es la construcción de la primera etapa del tanque 88, que tendrá características similares constructivamente a los tanques existentes, pero en cuanto a las medidas de seguridad serán diferentes, pues el tanque tendrá 66 metros de diámetro con capacidad para 50 000 metros cúbicos, y el distanciamiento entre tanques será de un diámetro y medio entre ellos».

Manifestó que la mayoría de los recursos están a pie de obra y que será entregado el año que viene, pero señaló que aún no se cuenta con el financiamiento para la construcción de los restantes tanques.

En el nuevo tanque ya se comenzó el segundo rolo.

La construcción de la impresionante obra comenzó con la función de los cimientos, la colocación se las planchas metálicas del piso, luego el ensamblaje del primer rolo, y ahora se comienza el segundo rolo.

«Se levanta basado en las normas internaciones, a diferencia de los siniestrados que se edificaron con los parámetros de 1989, y en esta construcción el cubeto contendrá un diámetro y medio de de su capacidad, además estos cubetos se levantarán con tierra y serán revestidos de hormigón», explica el ingeniero.

El sistema de pararrayos, que fue aprobado recientemente, no estará encima del techo del tanque, sino en torres aisladas y que disipan las rayos, acotó.

Se ha trabajado en las obras de facilidades temporales, entre ellas la recuperación del sistema de bombeo de agua de mar, similar al utilizado durante el incendio: «El sistema contra incendio cuentan con el agua requerida y se trabaja en un sistema más robusto para reponer el agua consumida con mayor rapidez. No tiene dificultades con los niveles de agua, todos se encuentran en su capacidad optima, y a la par los compañeros de hidrología laboran en una conductora que brindará la posibilidad de un mayor caudal de agua con la instalación de una bomba en los pozos de Bello, lo que garantizará el suministro de agua en supertanqueros y a la zona industrial».

Avanza la colocación de las tuberías de la conductora de agua.

Al pasar un año el panorama cambia en la zona industrial, recuperándose tras las cuantiosas pérdidas, principalmente en la disminución de la capacidad de almacenamiento, en combustibles, en las líneas conductoras y de los talleres y en el laboratorio.

Los cuatro tanques incendiados fueron desmantelados completamente, recuperándose más de 3 496 toneladas de acero, el aluminio de los techos y el cobre de las tuberías. (Juventud Rebelde)

Visitas: 32

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *