Orégano, artífice de la cocina y remedios herbales

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 5 minutos, 12 segundos

El universo vegetal no deja de sorprendernos. La madre natura ha colocado justo en el lugar cada uno de sus componentes, ya de seres vivos como el mundo de los inanimados. En esa vorágine de virtudes y beneficios para el hombre, encontramos el orégano, el que, además de ser utilizado en la cocina, posee diversos usos medicinales y curativos gracias a sus propiedades antibacterianas, fungicidas y antisépticas.

A saber, el carvacrol, el mismo que produce el aroma característico de la planta, así como los ácidos ursólicos y oleanólicos puede inhibir el crecimiento de bacterias y hongos. Luego, esa virtud ayuda a controlar el pie de atleta.

De igual forma puede emplearse para producir aceite esencial muy útil en masajes, aromaterapia, protección del cabello o saneamiento de la piel, especialmente en tratamientos contra el acné e infecciones cutáneas.

DEL MUNDO VEGETAL

El orégano comprende varias especies de plantas que son utilizadas con fines culinarios, siendo las más comunes el Origanum vulgare, nativo de Europa, y el Lippia graveolens, originario de México. Entre las especies del primero se encuentran como componentes principales el limoneno, el b -cariofileno, el r -cimeno, el canfor, el linalol, el a -pineno, el carvacrol y el timol.

En el género Lippia, por su parte, están presentes estos mismos compuestos. Su contenido depende de la especie, el clima, la altitud, la época de recolección y el estado de crecimiento. Algunas propiedades de los extractos de la hierba han sido estudiadas debido al creciente interés por sustituir los aditivos sintéticos en los alimentos.

Por su lado, tal y como se refiere más arriba, el orégano tiene una buena capacidad antioxidante y antimicrobiana contra microorganismos patógenos como Salmonella typhimurium, Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Staphylococcus epidermidis, entre otros.

Esas características descritas en el párrafo anterior son de gran importancia para la industria alimentaria, como quiera que pueden favorecer la inocuidad y estabilidad de los alimentos como también protegerlos contra alteraciones lipídicas. Existen, además, algunos informes sobre el efecto antimutagénico y anticarcinogénico, señales que representan una alternativa potencial para el tratamiento y/o prevención de trastornos crónicos como el cáncer.

Origanum vulgare es una especie de la familia Lamiaceae (antes llamada Labiaceae), nativa del oeste o suroeste de Eurasia y la región mediterránea. Las partes utilizadas son las brácteas de la inflorescencia, tanto frescas como secas, aunque estas últimas poseen mucho más sabor y aroma.

Es una hierba perenne que forma un pequeño arbusto achaparrado de unos 45 cm de alto. Los tallos, de forma cuadrada, que a menudo adquieren una tonalidad rojiza, se ramifican en la parte superior y tienden a deshojarse en las partes inferiores. Las hojas surgen opuestas, ovaladas y anchas de entre 2 y 4 cm, con bordes enteros o ligeramente dentados y con vellosidad en el haz. Sus diminutas flores, de color blanco o rosa, que nacen en apretadas inflorescencias terminales muy ramificadas, están protegidas por diminutas hojas de color rojizo.

La esencia aromática, de color amarillo limón, está compuesta por un estearópteno y dos tipos de fenoles, principalmente carvacrol y timol en menor proporción, se encuentra en glándulas repartidas por toda la planta. Las raíces contienen estaquiosa y los tallos sustancias tánicas.

La especie emparentada, Origanum majorana, procedente de Asia Menor, tiene un sabor totalmente diferente, ya que su aceite esencial carece de compuestos fenólicos. Algunos cruces entre ambas especies (el orégano dorado, también llamado mejorana dorada) poseen un sabor intermedio.

DE LAS DOTES CULINARIAS

El orégano es una hierba aromática muy apreciada gastronómicamente hablando, ya que aporta una intensa personalidad a las elaboraciones en las que participa como condimento, llegando a influir incluso en el lenguaje. Por ejemplo la expresión “No todo el monte es orégano”, alude tanto a la culinaria como a su origen etimológico, pues significa “hierba que alegra el monte”. Entre los platos más significativos, en los que la especia le añade un gusto peculiar como aromatizante, figuran los mojos, adobos y salsas como la boloñesa. Destaca su presencia en la cocina mediterránea, y especialmente en la italiana, donde es un sabor muy característico.

En tanto, constituye un ingrediente habitual en recetas como lasaña, Torta di Ricota, sopa criolla, enchiladas mineras, pizza, tomates al horno, pechugas de pollo a la napolitana, sopa de coliflor, patatas guisadas, pan de ajo, atún zahareño, pirozhki (bollos rusos rellenos) o fricandó.

DE LA HERBOLARIA

Si bien el uso más común de la planta de marras es el de condimento para elaborar exquisitos platos, la herbolaria la tiene en la lista de los remedios naturales muy recurrentes. Tal es así que en el caso del conocido té de orégano le aporta múltiples beneficios a la salud. Y es que el vegetal es rico en vitaminas y minerales, aparte de ser fuente de otros fotoquímicos. Gracias a esta composición, se le atribuyen numerosos efectos positivos para el organismo en general.

Según estudios científicos, varias partes de la hierba son fuentes de vitaminas como la A, C, E y K, además de ser rico en fibra y minerales como el hierro, magnesio y potasio. Además, contiene ácido fólico y calcio. Pero eso no es todo, porque es un condimento que contiene aceites esenciales como el timol, origaneno o carvacrol, aparte de poseer taninos, ácidos fenólicos y flavonoides.

Así las cosas, todo esto hace que se le atribuyan numerosas propiedades, que son beneficiosas para la salud humana. De hecho, le consideran una especia, por sus efectos aromáticos, empero en realidad resulta un alimento bastante completo.

En cuanto a su impacto terapéutico y nutricional, el Origanum vulgare posee cualidades digestivas, toda vez que su té ayuda a reducir las molestias estomacales que se producen tras las comidas como la acidez o el reflujo. Además, evita el estreñimiento.

En cuanto a la circulación, favorece la correcta irrigación sanguínea, evitando la aparición de trombos y mejorando y regulando la menstruación. A su vez,  ayuda a reducir la inflamación por contener betacariofilina. Así, es beneficioso para casos de osteoporosis y arteriosclerosis. También se ha utilizado tradicionalmente para tratar problemas femeninos como el dolor menstrual, ya que reduce la hinchazón del útero o matriz, malestar provocado en esos días del llamado tiempo de la mujer.

La propia infusión también es beneficiosa para la piel, pues facilita que las heridas cicatricen antes, reduciendo a su vez las posibilidades de que se infecten. El brebaje, además, posee efecto relajante por lo que ayuda a conciliar el sueño, así como a controlar los estados de ansiedad, estrés o de nerviosismo en general. Asimismo se le reconocen sus propiedades diuréticas, luego es un buen complemento al ejercicio y una dieta equilibrada para perder peso.

Preparar el te de orégano es bien sencillo. Solo debes disponer de agua y hojas de las plantas secas o frescas.  La cantidad de cada ingrediente dependerá del volumen final que se quiera para tomar al momento, o si se desea tener preparada más para ir bebiendo en varias veces.

Deber poner el líquido a hervir con la cantidad que vayas a tomar en ese momento. Una vez en ebullición  añade las partes sólidas y deja hirviendo por tres minutos. Pasado ese tiempo retire el recipiente del fuego. Deja reposar la infusión unos cinco minutos como mínimo. Si la quieres más concentrada, puedes esperar hasta diez minutos. Cuela bien la infusión para desechar los residuos de la hierba, y…  a consumir una tacita por la mañana y otra por la noche, que es lo más recomendable.

Ojo, si se abusa de la dosis indicada pueden aparecer molestias y efectos secundarios tales como  náuseas, vómitos, malestar en el estómago, diarrea, dolor de cabeza, vértigo, fatiga, dolor muscular, dificultad para tragar y  salivación excesiva. De igual modo, está contraindicada para mujeres embarazadas y en lactancia. Entonces, a las gestantes le puede producir algún trastorno hemorrágico por actuar sobre la circulación sanguínea.

En el caso de las personas diabéticas también tienen que tener cuidado con la toma del té de orégano como sucede con cualquier otro producto porque siempre deben seguir las indicaciones médicas para que no se produzcan bajadas ni subidas de azúcar.

A saber, la infección por hongos en los pies o el llamado pie de atleta es un problema que afecta a muchas personas. Una forma de combatir esta afección es usando orégano (ya sea en hojas o molido) y combinarlo con otros ingredientes.

Uno de los procedimientos para tal fin consiste en utilizar un recipiente grande o tina pequeña. Vierte en él el remedio casero a base de orégano (cinco cucharadas de las hojas molidas, en un litro de agua con un hervor de tres minutos), coloque  bicarbonato de sodio (cinco cucharadas) alrededor de tus pies y uñas. Deja reposar tus extremidades inferiores en la mezcla entre 5 y 10 minutos. Luego de este tiempo, expóngalas al aire libre por 10 minutos. Repite la operación dos veces a la semana para eliminar los hongos y el mal olor en los pies.

Agregar que en la medicina popular, la infusión de orégano ha sido utilizada como un auxiliar en el tratamiento de la tos. Según documentos históricos, Hipócrates utilizaba la planta como antiséptico, así como una cura para el estómago y las enfermedades respiratorias. Un orégano cretense (O. dictamnus) todavía se utiliza hoy en Grecia de paliativo para el dolor de garganta.

Visitas: 118

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *