La orquesta Aragón en las vísperas de un 85 de cubanía

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 23 segundos

Sólo restan tres meses para que la orquesta Aragón arribe a su 85 aniversario, y ya exhiben su última producción discográfica denominada “85 años de la orquesta Aragón”. Grabado en Colombia en los estudios “InefableMusic” del 9 al 17 de diciembre de 2023 y masterizado en los Estados Unidos en el estudio “Cerrito Récords”, este disco, que ya comercializa la Egrem, realiza un recorrido por piezas que en su mayoría, han conformado históricamente el repertorio de la orquesta.  Nueve temas —bajo la autoría de Silvio Vergara, Julio César Fonseca, Adalberto Álvarez, Boncana Magia, Joaquín Mendivel, Rafael Ortiz junto a Luis García, Dagoberto González Piedra, Rafael Antonio Lay Sánchez y José Beltrán—, traslucen los más auténticos géneros cubanos: el son, la guaracha, el bolero.

Los arreglos llevaron la firma de la familia Lay, (padre, hijo, nieto), de Manolito Simonet y de Dagoberto González Piedra. Es un disco que convida al baile, a la apropiación cada vez con mayor fuerza de la identidad cubana y al pleno disfrute de la simbiosis que provoca el presente y el pasado musical. Tal es el caso de las piezas Qué importa, de Rafael Antonio Lay Sánchez y No me voy a disgustar, de José Beltrán. Dos generaciones que muestran un objetivo en común: la defensa de la sonoridad de la orquesta. Históricamente debatido como sonido Aragón o sonido Lay.

Hace algunos años, en entrevista realizada a Rafael Lay Bravo, director de la Orquesta, hacía alusión a algunos aspectos importantes, como son: la interpretación, los arreglos, las cuerdas, su espíritu sonero y  los boleros a dúos, introducidos por primera vez en este tipo de formato. Destaca el director un detalle de especial importancia por constituir uno de los sellos principales de la sonoridad de la orquesta: “La orquesta yo diría que tiene sonido cienfueguero”.[1]

Lay refiere maneras de construir y de interpretar  la música. El sonido Lay, lo encontró en el chachachá, luego de transitar conjuntamente en sus piezas, por la evolución de la música cubana, en lo particular, el de las charangas y perfeccionar y modernizar la interpretación de géneros como: el danzón, danzón de nuevo ritmo, el mambo, hasta ocupar su lugar con el chachachá. Integraron en este toda la amplia gama de expresiones y ritmos tanto nacionales como internacionales, algunos de ellos son: danzón-chá, mambo-chá, son-chá, ritmos cubanos; rocking-chá, ritmo norteamericano y el chaonda, fusionado con ritmos africanos. Esa proyección musical les permitió identificarse con públicos de otras latitudes.

Rafael Lay mencionaba el “sonido cienfueguero”.  En Cienfuegos existía un ambiente creativo e interpretativo muy particular en la etapa de formación y desarrollo de la orquesta Aragón, ello hizo que los músicos y agrupaciones musicales, de los más diversos formatos que fueron constituidos en la ciudad, tuvieran en su forma de tocar, de componer y de interpretar, características distintivas, una sonoridad diferente.

En Cienfuegos se daba una activa interrelación cultural: academias de música, bandas, agrupaciones corales. El movimiento sonero va a cobrar su mayor auge con el florecimiento de sextetos y septetos, sin embargo, el formato charanga mantenía también una fuerte presencia y era muy popular. Estas agrupaciones componían su repertorio fundamentalmente de danzones aunque también interpretaban valses y boleros.

Si se estudia los orígenes y la tradición charanguera de Cienfuegos se puede comprender que este sea el formato orquestal de la Aragón. Si le incorporamos al análisis el auge sonero en la región en el momento en que surge la Orquesta y su relación con importantes intérpretes del género, se entienden sus influencias en las características musicales de la misma. En ello está el “secreto” de su “sonido cienfueguero”, [2] de su ritmo más “soneado” que el de las charangas habaneras y que constituye la esencia del sonido Lay.

A casi 85 años de creada la orquesta Aragón, exhibe una música, —a través de esta última producción—, pletórica de cubanía y autenticidad. Haciendo honor del estribillo que escribiera Lay Sánchez en el cumpleaños 80 de la agrupación, en el tema 80, “Hay Aragón pa’ rato”.


[1] Alegna Jacomino Ruiz: Entrevista realizada a  Rafael Lay Bravo (director de la orquesta Aragón) el 10 de junio de 2013.

[2]Término utilizado por Rafael Lay Bravo al definir la sonoridad de la orquesta Aragón.

Visitas: 35

Alegna Jacomino Ruiz

Doctora en Ciencias Históricas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *