Higuera, primer árbol del Edén

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 45 segundos

La Biblia dice que el primer árbol del Edén fue la higuera. En tanto, en la Mesopotámica la calificaban como la planta del conocimiento y argumentaban sobre esta especie vegetal que los numerosos granos contenidos en el higo simbolizan la unidad y universalidad del conocimiento del ser humano.

El Ficus carica L, por su nombre científico, es típico de secano en los países mediterráneos y pertenece a la familia de las moráceas. Entre las características botánicas sobresale por poseer una madera blanda, de hojas grandes, verdes y brillantes por el haz, y grises y ásperas por el envés.También se destaca por tener una copa muy amplia e irregular debido a su abundante ramificación, que, generalmente, llega a caer casi a ras del suelo.

Botiquín natural

De acuerdo con una artículo publicado en el sitio minutoneuquen.com el té de hojas de higo además de servir para el tratamiento de la bronquitis, lo hace también para combatir otras enfermedades relacionadas con las vías respiratorias, como el asma. Para preparar esta infusión, solo debes limpiar un puñado de hojas del árbol y colocarlas sobre agua caliente.

Agrega la publicación que la higuera es una de las plantas más populares alrededor del mundo, la que aporta múltiples beneficios para la salud del ser humano. Según los expertos en jardinería este pequeño arbusto puede crecer sanamente, fuerte y frondoso tanto en una maceta dentro de casa como en el jardín de la vivienda.

El Ficus carica,  es muy conocido por su fruto, el higo, que desde el punto de vista botánico es una infrutescencia. Dependiendo de su especie, puede presentarse de diversos colores que van desde el verde al morado o negro. Su pulpa tiene un alto contenido energético, es carnosa y de intenso sabor dulce.

Lo cierto es que algunas higueras producen dos cosechas al año, conocidas como bíferas o reflorecientes, que dan brevas hacia fines de primavera e higos entre finales del verano y principios del otoño.

En trabajos investigativos sobre el árbol, los especialistas señalan que, además de las bondades antes expuestas, las propiedades medicinales de la planta pueden ayudar a regular la presión arterial, la glucosa en sangre, colesterol y triglicéridos.

De acuerdo a la bibliografía consultada, las hojas de higo reducen la cantidad de insulina en el organismo, debido a que son ricas en potasio, un mineral encargado de regular la cantidad de azúcar absorbida por el cuerpo luego de las comidas.

Por otro lado, precisan, favorece el buen tránsito intestinal y beneficia notablemente tanto a la piel como a las vías respiratorias, gracias a que es rica en calcio, hierro y potasio. Además, cuenta con cualidades antioxidantes, antiinflamatorias y antibacterianas.

Algunas recomendaciones para su uso indican que debes poner a secar hojas de higuera y conservalas en un lugar sin humedad. Luego, hervir un litro de agua y colocar una hoja grande hasta que ebulla el líquido durante unos 3 minutos. Más tarde apagar el fuego, dejar reposar la infusión por unos 10 minutos y listo. Lo aconsejable es beber una taza de este té por día. Procura descansar bien y notarás la diferencia en tu estado general.

 

Visitas: 52

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *