Equinácea o la planta bendita

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 36 segundos

En estos tiempos post covid, cuando la gripe y el resfriado alrededor del planeta se convierten en algo común en nuestras vidas, seguro que has oído hablar de las hierbas antivirales que ayudan a combatir esos padecimientos respiratorios. Probablemente alguien habrá mencionado la equinácea, una planta poderosa que actualmente está en auge en el mercado de la salud natural.

Se trata de una especie vegetal originaria de América del Norte, que fue descubierta y utilizada como un remedio herbal tradicional durante más de 400 años por las tribus indias de las Grandes Llanuras. Técnicamente clasificada como hierba, la planta de equinácea se ha utilizado y se utiliza para hacer medicinas a partir de sus flores, hojas y raíces.

Bálsamo prodigioso

Un artículo publicado en el sitio web atida.com señala que algunos de los beneficios de la equinácea radican en que muchos de sus componentes químicos son, de hecho, poderosos estimuladores de la inmunidad y pueden proporcionar un valor terapéutico significativo. Varios con los que probablemente esté familiarizado son los aceites esenciales, los flavonoides, la insulina, los polisacáridos y la vitamina C.

Además, precisa el citado trabajo, la parte que crece por encima del suelo es la más eficaz. En tal sentido, resulta importante apuntar que, en Alemania, las hierbas dietéticas están reguladas por el gobierno, y las partes aéreas de la especie echinacea purpurea, como también se le nombra a la especie, están aprobadas como remedios naturales para las infecciones del tracto urinario, las infecciones del tracto respiratorio superior, los resfriados y las heridas de curación lenta.

Investigaciones sobre el tema dan cuenta de que los numerosos componentes de la raíz de la equinácea actúan en sinergia para aportar todas sus propiedades. Esta parte de la planta contiene polisacáridos, alcamidas y otros componentes que aumentan la resistencia del cuerpo a los ataques externos y refuerzan la inmunidad. Por otro lado, constituye un excelente estimulante de las defensas naturales, que ayuda al sistema inmunológico a funcionar correctamente para hacer frente a las agresiones del invierno lo mejor posible.

A saber, por lo general el aire seco, por las temperaturas, reseca las mucosas respiratorias, además de generar una sensación de garganta irritada, ronquera y vías respiratorias congestionadas. Entonces, en invierno esas molestias están muy presentes y pueden afectar a su vida diaria, como el sueño. El resultado es una mayor fatiga y vulnerabilidad ante los intrusos. La equinácea es, pues, la planta recomendada para esa estación del año por su acción sobre las defensas naturales pero también por sus efectos beneficiosos sobre las vías respiratorias.

En resumen podemos apuntar que los principales beneficios y propiedades de la hierba en cuestión se concretan en estimular el sistema inmunológico, fortalecer las defensas del cuerpo, calmar la irritación de la garganta, la faringe y las cuerdas vocales y actuar, principalmente,  en las vías respiratorias superiores.

Respecto a estas bondades es importante señalar que la prestigiosa revista Lancet Infectious Diseases publicó un estudio de la Universidad de Connecticut, en el que se afirmaba que la equinácea puede reducir las posibilidades de contraer un resfriado común en un 58 por ciento y su duración en casi de un día y medio.

Craig Coleman, profesor asistente de práctica farmacéutica y autor principal del estudio, agregó que, “la equinácea, de hecho, tiene poderosos beneficios para la prevención y el tratamiento del resfriado”. Esta es exactamente la razón por la que los productos de ese remedio herbal son uno de los fármacos eficaces para este tipo de afección.

Otro informe, este publicado en Virus Research evaluó los efectos de la equinácea contra las infecciones bacterianas virales y secundarias que a menudo siguen. Los extractos de plantas pudieron combatir las infecciones respiratorias virales, incluida la gripe, al tiempo que redujeron la inflamación y el riesgo de desarrollar complicaciones bacterianas.

En definitiva, las conclusiones de estos estudios avalan los beneficios de la bendita planta y su uso para combatir enfermedades virales, como el resfriado común y la gripe. Particularmente, los extractos son lo más recomendados.

¿Qué como usarla? La echinacea  puede incorporarse a tu día a día de diversas formas. En el caso de la purpurea L. Moench (echinacea), se recomienda para realizar un tratamiento de apoyo del resfriado común, basado exclusivamente en su uso tradicional.

El contenido de estas cápsulas abre la puerta a los beneficios de emplear compuestos naturales frente a los sintéticos. Además, estas tabletas se alinean con las recomendaciones de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), que aprueba el uso de la equinácea para la prevención y el tratamiento del resfriado común por vía oral.

Visitas: 52

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *