Cine Luisa: drama y suspenso

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 5 minutos, 27 segundos

Desde julio de 2015, el único cine de la ciudad de Cienfuegos permanece cerrado por reparación y muchos se preguntan cuánto más durará este largometraje. ¿Asistiremos algún día a su estreno?

Todas las veces que Nilda desanda los portales del centenario inmueble, un torbellino de recuerdos se proyectan en su cabeza cual fotogramas. “Era —dijo— mi lugar preferido en la etapa de la adolescencia, y después en la juventud; ¡la mejor salida! Aquí estrenaban películas cubanas y extranjeras, incluso ponían obras del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano y de otros certámenes.

“Verlo cerrado durante tanto tiempo, y destruido, es una derrota para el arte y la vida cultural de Cienfuegos. Ahora están la televisión, el ‘Paquete’, la cajita, las plataformas digitales, pero nada lo sustituye, aunque tengamos una pantalla muy grande en la casa. No solo se trata de ir a ver un filme, sino de vestirte para la ocasión, relacionarte, compartir con familiares y amigos; eso siempre fue una experiencia distinta”, agregó.

Tales añoranzas persisten desde hace casi una década, cuando trascendió el cierre del Cine Teatro Luisa para una “reparación rápida”. Las declaraciones de funcionarios recogidas entonces en el reportaje de investigación Sin Cinema Paradiso —visto en este periódico impreso el 3 de julio de 2015— así lo atestiguan.

“…presentaba problemas con el escenario, ya era un peligro poner a una personalidad a trabajar allí. No queríamos cerrarlo, no nos quedó otra alternativa. Las labores pueden durar dos, tres, cuatro meses, fundamentalmente por cuestiones de la madera”.

El 6 de marzo de 2017, la versión digital de 5 de Septiembre publicó otro trabajo de seguimiento al tema, bajo el título Regresa el 3D a Cienfuegos, pero el cine… Allí volvió a referirse: “estamos inmersos en la reparación del ‘Luisa’, con la cooperativa Pirámide. Se ha hecho un levantamiento general para dentro de 15 días (cuando esté la madera), comenzar el montaje del escenario. (…) Una vez inicie la ejecución, no debe durar más de tres meses, aunque es necesario disponer de los recursos en la mano”.

En los años sucesivos, la revitalización del edificio y de sus funciones continuó prácticamente en el mismo limbo, hasta devenir en un largometraje de suspenso, con guion enrevesado y matices dramáticos, al que siquiera pueden vérsele atisbos de un final.

MÁS ROLLO QUE PELÍCULA

“Las primeras acciones constructivas fueron en 2020 y se comenzó con la cubierta del techo”, aseguró Niurka Fines Espinosa, directora del Cine Teatro Luisa. “Al principio avanzamos, pero luego debimos parar en varias ocasiones porque no había presupuesto. Así ocurrió en 2021, luego continuamos, y volvimos a detenernos en julio de 2023 hasta la fecha, a la espera de ver si por fin aprueban el dinero”, precisó.

La obra apenas supera el 50 por ciento de ejecución y desde julio de 2023 está detenida por falta de presupuesto. / Foto: Lednoy Borrell Quesada
La obra apenas supera el 50 por ciento de ejecución y desde julio de 2023 está detenida por falta de presupuesto. / Foto: Lednoy Borrell Quesada

Tras una década, la obra actualmente ronda el 50 por ciento de ejecución, según estimaciones de la funcionaria. “El techo quedó puesto en su totalidad, y, asimismo, la carpintería, con las puertas colocadas; los enchapes del baño; los pisos de mármol en las dos plantas; la cisterna contra incendios y las instalaciones hidráulica y sanitaria. Falta lo más costoso: técnica de escena, climatización, tecnología y equipamiento, donde radica el mayor peso de la inversión”, explicó.

Así luce por dentro el techo del cine, desprovisto del andamiaje técnico que necesita. / Foto: Lednoy Borrell Quesada
Así luce por dentro el techo del cine, desprovisto del andamiaje técnico que necesita. / Foto: Lednoy Borrell Quesada
Dentro de las pocas acciones concluidas en el “Luisa”, destaca la reposición del piso de mármol. / Foto: Lednoy Borrell Quesada
Dentro de las pocas acciones concluidas en el “Luisa”, destaca la reposición del piso de mármol. / Foto: Lednoy Borrell Quesada

El inicio tardío de estas faenas, un lustro después del cierre de la instalación, salta a la vista como elemento llamativo en la trama del único cine de la Perla del Sur. Contra toda lógica, en el peor momento del país —la pandemia del coronavirus y la posterior crisis económica—, se procuraron al menos algunas labores para colocar otra vez al “Luisa” en el reflector de la cultura.

“Hablamos de un inmueble emblemático para la ciudad que hoy compite con grandes prioridades en la infraestructura de la economía. Prevalece la intención y la esperanza de poder recuperarlo, a pesar de que solo la parte especializada (electroacústica, acústica, lunetas) demanda 104 millones de pesos cubanos, mientras la tecnología requerida cuesta 6 millones de dólares”, expresó Neifi Castellón Vega, directora del Centro Provincial de Cine.

Frente a la inflación imperante, el viejo edificio, inaugurado en 1911, es una mole sin vida. “Ahora —agregó— llevamos a cabo la reevaluación de los precios, pues los proyectos conceptuales de ingeniería civil, eléctrica y montaje del andamiaje técnico, por lo cuales empezamos las primeras ejecuciones, cambiaron totalmente su valor”.

Al respecto, Alicia Martínez Lecuona, directora provincial de Cultura, comentó que las tarifas se encarecieron dos y tres veces de un año a otro, lo cual complejizó todavía más la millonaria inversión del cine Luisa. “Este 2024, por déficit de presupuesto, no fue posible continuarla. Solo nos aprobaron financiamiento para el segundo objeto de obra del Barrio del Arte. Ello no impide que vuelva a revisarse y el Gobierno diga: esta es la prioridad”.

Y, SIN EMBARGO…

Mientras varias ciudades del país celebraban, el pasado mes de marzo, los 65 años de fundado el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), en Cienfuegos se asumía el reto como “una tarea de choque” ante la indefinida reparación del cine Luisa.

“Eso, por supuesto, es un golpe que nos desalienta cuando deseamos hacer cosas y complacer al público amante del séptimo arte. Por fortuna, tuvimos la cooperación de disímiles instituciones y montamos espacios de proyección en la Biblioteca Provincial, la sede de la Asociación Hermanos Saíz y el Centro Cultural Prado. Para nada nos cruzamos de brazos, aunque sabemos que el sueño de muchos era ver las películas en pantalla grande”, comentó Castellón Vega.

La sala 3D del otrora Cine Prado —convertido en Centro Cultural multiuso bajo la gestión de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem)— deviene salvavidas para la entidad del cine en el territorio, incluso a fin de subsistir económicamente, con la obligación estatal de generar hasta ingresos. Allí existe una programación todos los días de la semana, en dos sesiones, orientada con énfasis a los estudiantes.

Para el realizador Bárbaro Cabezas García, la socorrida opción tampoco logra cubrir el vacío. “Apenas dispone de 49 butacas para exponer un audiovisual, y por los ruidos contaminantes del sitio, las personas siquiera consiguen disfrutar a plenitud los filmes. Este año retomaremos el festival Surimagen, en noviembre próximo, y las condiciones no son óptimas. El tema lo discutimos exclusivamente por la arista del dinero, cuando toca pensar igual en el impacto y la satisfacción del pueblo”, dijo.

Sus palabras hallaron eco en la reciente Asamblea de Balance de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en Cienfuegos, rumbo al X Congreso de la vanguardia artística e intelectual del país. Hoy, salvo por las alternativas expuestas y los deseos de recuperar la Cinemateca, la suerte del “Luisa” pende de la incertidumbre, en tanto permanece fuera del programa de inversiones del territorio.

DOLOR Y NADA DE GLORIA

“Lo que no puede pasar es que el cine se derrumbe; que no se aproveche ahí donde hay equipos, que no se creen espectáculos, que no se abra”. Tal fue la declaración de Alexis Triana Hernández, presidente del Icaic, al periódico Granma, en el artículo Que siga viva la utopía, publicado el 22 de marzo de este año, por el onomástico de la primera institución cultural de la Revolución.

Cuanto alertó ya ocurría desde hace tiempo en Cienfuegos, donde de los 30 cines y salas de video existentes en la provincia, “el 90 por ciento se filtran, mojan, y atraviesan por una cadena de situaciones muy difícil. La mayoría —afirmó Castellón Vega— son edificios antiguos, grandes, y recuperarlos implica un costo inmenso. No poseemos recursos para sostener los proyectos de inversión, reparación y mantenimiento de estos lugares”.

A pesar de ello, el rescate de los cines ubicados en la cabecera de los ocho municipios figura como estrategia, con limitados avances hasta el momento, pues —al margen del exiguo número de acciones ejecutadas— los materiales que se emplean en las faenas constructivas no resultan los más apropiados y la tecnología para devolverle a dichos espacios su función original sigue sin aparecer.

El destino del “Luisa” y de sus similares en la región centro sur de Cuba se refugia en el programa de recuperación aprobado por el Consejo de Ministros, el cual debería iluminar el futuro. “En otra época, el territorio gestionaba la obra civil y nosotros asignábamos una cifra en divisas para comprar el equipamiento. En la actualidad es más complejo, aunque pueden encontrarse variantes, a partir de los nexos con actores económicos privados. De lo contrario, en la nueva dinámica del Icaic, si la provincia no tiene una sala de cine, queda fuera del circuito de estrenos”, sostuvo Fernando León Jacomino, viceministro de Cultura.

Para la evolución incierta y tortuosa del Cine Teatro Luisa en la última década, Jorge Luis Marí Ramos, realizador y vicepresidente primero de la Uneac en Cienfuegos, guarda un vocablo: retroceso. “Desde los años del cine mudo aquí proliferaron salas de exhibición con mayores o mejores condiciones, techadas y al aire libre, pero salas. Los cienfuegueros iban a la tanda de uno y corrían hacia el otro. Luego comenzó el cine sonoro y fue la apoteosis: todas las empresas importaban aparatos de alta calidad, competían entre ellas… Por eso, preocupa que hoy no exista ninguno. Ojalá —dijo— encontremos oídos receptivos y se le imprima vitalidad a uno de los fenómenos que revolucionó la percepción, instrucción y entretenimiento de nuestra gente”.

Visitas: 481

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Máster en Ciencias de la Comunicación.

6 Comentarios en “Cine Luisa: drama y suspenso

  • el 21 mayo, 2024 a las 11:42 am
    Permalink

    Al igual que Nilda recuerdo mi época de adolescente y las salidas al cine. Cienfuegos era una provincia privilegiada porque en el “Luisa” se estrenaban películas cubanas y extranjeras a la par de las salas de proyecciones de la capital del país. En la Habana todavía las personas hacen colas para ver las películas en las pantallas grandes. Cienfuegos tiene que recuperar este espacio, es inadmisible que esta ciudad no tenga ni un cine. El Festival de Cine Latinoamericano y el de Cine Francés tenían, en esta sala y otras de la ciudad, un espacio seguro para sus estrenos. Felicidades, Roberto, por darle visibilidad a esta preocupación que es la de la mayoría de los cienfuegueros.

    Respuesta
  • el 20 mayo, 2024 a las 1:00 pm
    Permalink

    Que pena con esta y tantas instalaciones de este tipo que existian hasta en los centrales azucareros y cuanto pequeno pueblo tenia y hoy se han combertido todas en criaderos de murcielagos y no somos capaces de remozarlas y utilizarlas en otras actividades recreativas o culturales que tanto las reclaman la plblacion, ejemplo la disco del Prado tomemolas como referencia.

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2024 a las 6:45 pm
    Permalink

    Lo mismo de siempre, el cuento de nunca acabar, y pa cuando lo concluyan, a los 3 días hay que hacerle reparaciones por algo y lo vuelven a cerrar!!

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2024 a las 3:21 pm
    Permalink

    Yo también tuve allí mis mejores años de adolescencia y juventud…Jamás me perdía un estreno, aún cuando fuera en las pocas horas que dejaba los pases de la beca, y soportaba las largas colas para ensanchar mi cultura y disfrutar la mejor cinematografía de cualquier parte del mundo…Se extraña como aquellos tiempos en que comentar en grupo la peli de la semana, era parte del socializar que como el Luisa, se ha perdido.

    Respuesta
    • el 18 mayo, 2024 a las 9:29 pm
      Permalink

      Muy buen artículo, lo peor de todo es la pérdida de la costumbre y el no conocimiento del 7 no arte de nuestros jóvenes , será muy difícil recuperar esa costumbre ante tantas posibilidades de visualización

      Respuesta
  • el 17 mayo, 2024 a las 7:14 am
    Permalink

    Cienfuegos, la Perla del Sur, Patrimonio de la Humanidad, supuestamente la más limpia de la isla ( ya está lista para perder esa condición también) es es la única ciudad de Cuba que no tiene un solo cine, ¡ni uno solo!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *