¿Cómo hacer enraizadores naturales en casa?

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 43 segundos

Muchas veces el desconocimiento limita el alcance de aquellos que, de manera empírica, desean cultivar determinadas plantas en su casa. Por ejemplo, ¿has oído hablar de los enraizadores naturales, para qué sirven y cómo podrías obtenerlos tú mismo?

Pues sepa que los enraizadores son aquellos suplementos que se le añaden a las plantas con la finalidad de que estén más fuertes y echen raíces. Si bien no son indispensables, pueden resultar muy útiles en determinadas circunstancias. En ese universo existen diferentes epecies vegetales comunes que contienen fitohormonas que promueven el enraizamiento de esquejes, acodos, estacas y raíces.

En sí, se trata de extraer de determinadas fuentes las sustancias naturales que reactivan y/o estimulan la emisión de raíces. Estas materias activas favorecen el crecimiento tanto de las raíces principales como la emisión y desarrollo de un mayor número de raíces secundarias. Por lo tanto, los aplicaremos cuando vayamos a plantar esquejes ya sean leñosos o herbáceos

Manos a la obra

Sí bien existen enraizadores que se venden en algunos mercados de productos fitosanitarios y agronutricionales, podrías evitarte ese gasto con solo utilizar elementos y recursos diponibles en el hogar. Así es como no tienes más que probar y comenzar a hacer tu propio enraizador casero. Aquí tienes buenos ejemplos que puedes emplear para que tus plantas estén bien afirmadas.

Al decir de los entendidos en la materia, la miel de abeja funciona muy bien como hormona de enraizamiento. Su modo de utilización es muy simple, solo debes preparar los esquejes  que pretendes reproducir y sumergir la punta inferior en ese producto natural de las abejas. Luego hay que plantar inmediatamente.

Otro de estos útiles amigos de este importante desarrollador agrícola es el sauce. Para preparar este enraizador, selecciona ramas que conserven su salvia y corteza. Para lograrlo, dejar reposar en agua como mínimo dos semanas y como máximo hasta tres, para que no absorban los mismos nutrientes que pretendes utilizar para enraizar.

Pasado ese tiempo, podrás utilizar el líquido resultante para promover el enraizamiento. Si deseas acelerelar el proceso, hierba ese follaje y deje enfriar el agua y utilizar del mismo modo, dejando reposar los esquejes en el medio acuoso por una noche para luego plantar.

Puedes aprovechar las propiedades de las lentejas y el alpiste. Para ello se aconseja dejarlos en remojo unos cuatro días. Luego cuele y utilice el agua resultante del mismo modo que con la del sauce llorón/ Foto: Redes Sociales

La sábila (Aloe vera), por su parte, además de ser una planta con más propiedades medicinales y cosméticas del mundo, constituye también un eficaz enraizante natural, y al igual que el resto de los aquí descritos posee hormonas de crecimiento para favorecer el crecimiento de las raíces, pero también tiene la bondad de combatir hongos y otras bacterias que pudieran perjudicar la salud de la planta.

El procedimiento para lograrlo es relativamente sencillo. He aquí los pasos: limpiamos bien la penca y con la ayuda de un cuchillo retire toda la cascara. A continuación pique el cristal de la sábila en trozos pequeños, para luego licuarlos en en una batidora o equipo similar.

Una vez listo, remojamos 30 minutos los esquejes dentro de la mezcla y luego plantamos. A la semana de haber introducidos los esquejes en la solución  podemos repetir la preparación del enraizante y agregar un poco en la base del esqueje. Se recomienda para cultivos como la vainilla.

El maíz también esta dentro del grupo de enraizadores naturales, muy efectivo. al igual que la lenteja lo podemos preparar dejandolo en remojo y posteriormente licuarlo, pero también se puede implementar de la siguiente manera para lograr brotes efectivos en tallos de plantas como la rosa.

Los pasos son extremadamente fáciles. Se aconseja colocar los granos del cereal al remojo dentro de la taza con agua por al menos 5 días. Una vez germinados, lo colamos y envasamos en un recipiente limpio.Tomamos cada esqueje y con la ayuda del cuchillo hacemos una abertura en la parte inferior del tallo.

El otro escalón es tomar un grano de maíz germinado para colocarlo en la abertura del esqueje. Podemos introducir este tallo dentro del agua restante del remojo del maíz, y más tarde sembrarlo dentro de la maseta con la tierra abonada.

Otro de los recursos a mano es el café. Al margen de sus cualidades tan conocidas y saboreada por la mayoría de la población mundial, el aromático grano es una fuente de principios activos que pueden participar en la estimulación del sistema radicular.

Para disponer de ese beneficio simplemente necesitamos hervir sus granos como si de una infusión se tratase. Como dosis de referencia podemos tomar un puñado de café por medio litro de agua.

Una vez cocido colaremos el líquido y lo dejaremos enfriar, pudiéndolo guardar en la nevera durante unos días. Para utilizarlo cogeremos los esquejes recién cortados, los agrupamos en modo de puñados y dejaremos sumergida la base de los mismos durante unos minutos en este líquido.

Los posos de café también resultan útiles cuando se incorporan al sustrato o incluso esparcirlos sobre esa base ya que es un buen repelente de babosas y caracoles.

Si tienes canela en casa puedes también lograr tu enraizante natural. En tal caso agregas cuatro o cinco ramitas en el recipiente con el agua. Dejas en remojo por dos o tres días. Transcurrido el tiempo, procedes a colar el agua, antes debes agitar el contenido completo dentro de la vasija. El modo de actuar con el líquido es el mismo que el de los otros.

Por último, son muchas las semillas, entre ellas las de los cereales, que durante su germinación liberan una gran cantidad de hormonas destinadas a estimular y potenciar el desarrollo radicular.

Los granos germinados contribuyen también a fortalecer el sistema radical de las plantas/ Foto: Tomada de Internet

Si optamos por las simientes de soja o trigo bastará con sumergirlas en agua durante unas cuatro o cinco horas. Seguidamente se filtra el agua y se reserva, a la vez que las semillas se tapan con un paño húmedo para que prosiga su proceso de germinación.

Al día siguiente se le añade el agua antes retiradas, se dejan sumergidas una hora y se repite el proceso. Tras varias repeticiones, hasta que veamos las semillas germinadas y con las raíces de un centímetro aproximadamente de longitud, procederemos a triturar el conjunto hasta obtener una pasta que filtraremos y obtendremos el líquido rico en hormonas que nos favorecerán el enraizado de nuestros esquejes.

Ahora, de seguro, están en condicions de fortalecer e incrementar los procederes para que en tu patio crezcan lozanas nuevas plantas.

Visitas: 108

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Un Comentario en “¿Cómo hacer enraizadores naturales en casa?

  • el 15 abril, 2021 a las 9:29 am
    Permalink

    Muchas gracias. Me parece sumamente útil su artículo. Pondré en práctica muchas de estas opciones. Saludos.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *