Al mosquito, ¡ni un tantito así! (+Multimedia e infografía)

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 43 segundos

Prevención y autocuidado son palabras esenciales cuando hablamos de arbovirosis o síntomas febriles inespecíficos. Especialistas del sector de la Salud en Cienfuegos ofrecieron detalles sobre la situación epidemiológica del territorio y aconsejaron cómo actuar ante cada situación.

¿Cuáles son las arbovirosis presentes actualmente en la provincia?

El Dr. Moisés Santos Peña, especialista en Medicina Interna y asesor del Hospital General-Universitario Dr. Gustavo Aldereguía Lima, expuso que las arbovirosis son enfermedades infecciosas virales transmitidas por artropódos (mosquitos, chinches, garrapatas, etc.), aunque la más común y con aproximadamente 750 mil muertes al año es el Dengue, transmitido por el Aedes Aegiptis.

Actualmente, la variante #3 de la enfermedad antes mencionada es la que predomina en el territorio sureño, llegando a formas graves.

Mientras, la Dra. Ling Denisse Santeiro Pérez, directora del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (CPHEM), se refirió a la incidencia de la Fiebre de Oropouche, transmitida por el vector Culicidae (mosquito) y el Culicoide (jején), común en las regiones amazónicas, al sur del continente americano y reportado en Cuba el 27 de mayo.

“Las últimas semanas han incrementado las personas que acuden con síntomas febriles inespecíficos a las consultas médicas; cifras muy superiores a igual periodo del año pasado. Fue así que se confirmaron casos en los municipios de Abreus, Rodas, Aguada de Pasajeros y Cumanayagua, yse manejó el término de ‘epidemia’ en el territorio”, añadió la especialista.


¿Qué tienen en común y qué las diferencia?

“Ambas arbovirosis pueden presentar fiebre, dolor de cabeza, en las articulaciones y detrás de los ojos por espacio de una semana. De ahí la importancia de conocer el día de inicio de los síntomas para informar al médico y, de trascender ese periodo, con certeza estamos en presencia de Dengue y posibles complicaciones”, añadió Santos Peña.

Sobre el Oropouche sabemos que los municipios de Abreus y Rodas y el área de salud no. 8 del territorio cabecera resaltan en las estadísticas y la pesquisa demuestra la rápida transmisión dentro de la misma vivienda, con periodos de incubación casi siempre inferiores a los del Dengue, y con síntomas similares: malestar general, dolor en articulaciones, fiebre, vómitos y diarreas, aunque no conlleva a signos de alarma en los casos identificados hasta el momento en el territorio.

En cuanto al Dengue y sus comorbilidades se habla cada año, pero persisten las dudas y las negligencias.

¿Qué debes saber?
  1. Existen cuatro serotipos.
  2. Padeces cada una solo una vez en la vida y adquieres inmunidad cruzada para los tres restantes entre tres y seis meses posteriores.
  3. Exiaten más posibilidades de complicaciones la próxima vez que contraigas la enfermedad.
  4. El serotipo #3 es el más virulento.
  5. Generalmente, muestra signos de alarma entre tercero y quinto días como: somnolencia y cansancio o excitabilidad, dolor abdominal o dolor de cabeza, deshidratación o sangrado. Ante situaciones como estas, estamos en presencia de la forma grave de la enfermedad.

Relativo al Oropouche, es más virulento que el Dengue y los casos identificados en el territorio afectan más a mayores de 15 años. Por tanto, es importante tener clara la fecha de inicio de los síntomas para hacer el diagnóstico diferencial y descartar Dengue, con las posibles complicaciones antes descritas.

¿Cómo actuar ante síntomas febriles inespecíficos?

Acudir siempre al médico, aislar bajo un mosquitero para evitar el contagio de otros miembros de la familia, hidratar, vigilar la evolución e ingresar en la Atención Secundaria de Salud ante diarreas, vómitos y otros signos de alarma. De no haber signos de alarma, el ingreso domiciliario oportuno es una de las medidas más acertadas.

“Y siempre lo decimos, aunque las personas no le presten la atención necesaria: es imprescindible el autofocal familiar y laboral, así como evitar la acumulación de agua o desechos, la chapea de patios y jardines y la limpieza de zanjas y badenes”, insistió Santeiro Pérez.

Alimentación y tratamiento recomendados

Se recomienda, ante todo, hidratación constante. La alimentación debe ser normal, en la medida de lo posible.

“Se habla siempre del caldo de pata de gallina y la gelatina. Sí, son buenos, tanto como las vitaminas del grupo B y el ácido fólico, aunque este último no es saludable en personas con cáncer, pues desarrolla las células malignas”, aclaró el Dr. Moisés.

¿Cuáles son los grupos de riesgos?

Las más expuestas ante estos padecimientos son las personas hiperinmunes.

“Ha sido así hasta ahora. Contrario a lo que la mayoría piensa, incluso, parece ilógico, pero las personas inmunodeprimidas están más seguras que las más sanas”, recordó el Dr. Santos Peña.

Mientras, se debe proteger sobremanera a niños, embarazadas y puérperas.

¿Qué acciones desarrollo el sistema provincial de salud para contrarrestar la situación?

Los especialistas insistieron: controlar el vector es lo ideal, pero gran parte de la responsabilidad por cortar la transmisión y garantizar una evolución favorable recae en los pacientes y sus familias. La percepción de riesgo es vital para el correcto manejo de los síntomas y evitar las formas graves.

“Al confirmar la presencia del padecimiento en Cienfuegos, dirigimos los diagnósticos vectoriales a la identificación de los criaderos permanentes y áreas de riesgo. Luego, establecimos contacto permanente con las empresas provinciales de Servicios Comunales y de Acueducto y Alcantarillado para que cumplan con sus funciones: mantener limpios vertederos y microvertederos, arreglar salideros y drenar fosas desbordadas, respectivamente”, relató la directora del CPHEM en Cienfuegos.

Santeiro Pérez agregó que los casos sospechosos de Dengue se someten a un análisis en sangre de Inmunoglobulina M (IgM) al sexto día de los síntomas y se realizan en todos los policlínicos y hospitales; posteriormente, se analizan en el CPHEM. En cambio, la Fiebre de Oropouche se identifica a través de una Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) en tiempo real, que se envía al Instituto“Pedro Kourí” para su estudio.

Por otro lado, la puesta en marcha de los planes para la prevención y control de arbovirosis es crucial. Asimismo, se deben vigilar los lugares con altas concentraciones poblacionales. Vigilancia y lucha antivectorial van de la mano. Una vez confirmados los casos, las autoridades sanitarias actúan sobre la manzana en riesgo y aplican tratamiento adulticida si hay presencia del Aedes Aegypti.

Además, ya están activados los grupos temporales de trabajo de los gobiernos municipales para apoyar al Sistema Provincial de Salud y minimizar el impacto de las arbovirosis, tanto como las consecuencias graves del Dengue.

 

Visitas: 198

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *