Reverdecen las FAR en Cienfuegos | 5 de Septiembre.
mar. Nov 19th, 2019

Reverdecen las FAR en Cienfuegos

Las atenciones silviculturales son imprescindibles para la supervivencia. / Foto: Juan Carlos Dorado

Al algunos de sus compañeros lo llaman “Cadete”, otros, simplemente, lo apelan por “chama”, mas la mayoría lo conocen en el Batallón de Infantería, donde cumple el Servicio Militar Activo, por su nombre de pila, Crístofer Correa Pérez.

De un tiempo acá, el joven se ha convertido, junto al resto de los soldados del Bon, en protagonista de una de las tareas que cumplen las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), encaminada a la repoblación forestal de sus unidades militares.

Guataca en mano, encontramos a Crístofer mientras conformaba el ruedo de un “pichón” de cedro, como él mismo llama a las plantas jóvenes. “El cuidado de las plantaciones y los bosques es uno de los objetivos de la tropa, aunque primero tuvimos que sembrar las posturas”, sostiene.

La Escuela Provincial para la Defensa Comandante Manuel “Piti” Fajardo, (EPPD) de la Región Militar (RM) Cienfuegos se ha convertido en paradigma de la reforestación. “Debemos recordar que esta es una las misiones en interés de la defensa”, explica la teniente coronel Arianys Sánchez Gravié, jefa de Cátedra de Aseguramiento en esa unidad.

Agrega la oficial que, demás de cumplir con la estrategia de enmascaramiento de objetivos fundamentales, este es un aporte imprescindible para revertir los niveles de desforestación que por diversas causas afectan a todo el mundo, y Cuba no es la excepción. Luego las Fuerzas Armadas se suman a este noble empeño en todo el país.

“Tenemos muy presente el legado del Comandante en Jefe Fidel Castro, quien defendió en todas la tribunas las nefastas consecuencias del cambio climático. A nadie mejor que él para dedicarle el fomento de los bosques 89 y 90 cumpleaños, respectivamente, del Líder Histórico de la Revolución”.

Los oficiales, sargentos, cabos, soldados y trabajadores civiles de la “Piti Fajardo” exhiben con orgullo el blasón de distinguirse con la condición de Referencia Nacional y, además, Campamento Reforestado dentro del Ejército Central (EC).

Para el respaldo logístico, según la jefa de la Cátedra de Aseguramiento, disponen de equipos de mecanización, aunque la principal fuerza resulta el capital humano del colectivo que se encarga de la siembra y atención silvicultural a las áreas plantadas, lo que ha permitido preservar más del 86 por ciento de supervivencia de las diferentes especies.

Por supuesto, para garantizar las posturas cuentan con el apoyo del Vivero Centralizado, enclavado en el Estado Mayor de la RM, tanto para la siembra como la resiembra durante todo el año. A propósito, esa instalación tiene el compromiso de entregar anualmente unas 8 mil plántulas para las diferentes unidades de la RM y alrededor de 70 mil semillas de árboles frutales y maderables para el EC.

Un recorrido por las áreas verdes del campamento basta para apreciar el resultado de las atenciones y el cuidado a las plantaciones. Por aquí esbeltas majaguas, cedros, y caobas africanas; más allá, se disputan la altura al cielo los frondosos algarrobos. Entre los frutales, aunque predomina el mango, no faltan guayabos, anonáceas, tamarindos y nísperos, cuyos frutos, en forma natural o elaborado, forman parte del menú diario de los combatientes.

Durante el periplo encontramos en plena faena junto a Crístofer a los también soldados del SMA, Carlos Javier Mena González, Lázaro Yoelvis Varela y Raúl González Méndez. Sudorosos, pero satisfecho nos recibieron, conscientes de que ellos también son artífices del reverdecimiento de las FAR en esta porción del centro sur de la Isla.

La teniente coronel Arianys Sánchez Gravié ofrece detalles del programa de reforestación./Foto: JUan Carlos Dorado
Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share