El lenguaje simbólico del crisantemo

0
1376
El crisantemo se cracteriza por la variedad de colores

Tal vez  no exista una flor en la naturaleza con tanto significados culturales y simbolismo como el crisantemo, Chrysanthemun por su nombre científico, perteneciente a la familia de las Asteraceae, y nativa de Asia y nordeste de Europa.

Cuentan que luego de su introducción en Japón procedente de China, allá por el siglo VII de nuestra era, el emperador nipón la escogió como la flor del sello imperial y devino después símbolo nacional. Por tal motivo es famoso en el lejano archipiélago el Festival de la Felicidad, dedicado a esa planta.

En China, por su parte, el crisantemo representa la sabiduría y nobleza; en tanto en otros países lo es de honestidad. Constituye, además, una de las “Cuatro Flores Junzi” de la cultura del gigante asiático (las otras son el albaricoque, la orquídea, y el bambú).

Para los estadounidenses en general, la presencia de este hermoso obsequio de madre natura se considera positiva y significa alegría. Mientras, en la ciudad de Chicago fue adoptada desde 1961 como flor oficial. En el propio país del norte representa la fraternidad entre los músicos norteamericanos.

En España el período de floración del Chrysanthemun coincide con la festividad del Día de Todos los Santos, por lo que es frecuente encontrar por esta fecha numerosos ramos en las tumbas de los difuntos. Y vea usted este otro detalle simbólico: si un mexicano le obsequia un crisantemo a una dama, la homenajeada comprenderá de inmediato que está en presencia de una declaración de amor.

Para la mayoría de los asiáticos representa la longevidad, por eso también es una flor ritual, de muy habitual presencia en determinadas ceremonias. En fin, en el lenguaje de las flores puede relacionarse con varios conceptos: sabiduría, honestidad y alegría.

Además, el término “chrysanthemum” se usa también para denominar cierto tipo de pirotecnia que produce un patrón de fogonazos y trayectorias de los fuegos artificiales, similares a la forma de esa flor.

La botánica nos cuenta

El crisantemo comprende 30 especies. Son hierbas perennes que alcanzan de 50 a 150 cm de altura, con hojas profundamente lobuladas y grandes cabezas florales, blancas, amarillas o rosadas en las especies silvestres.

Como dato curioso, fue llevada al continente europeo en el siglo XVII. El naturalista sueco Carlos de Linneo la nombró con el prefijo griego krysous —dorado— (el color de las flores originales), y la desinencia superlativa anthemon —flor.

Esta es una planta que se adapta muy bien al manejo fotoperiódico cuando se la cultiva en invernaderos y permite la floración durante todo el año. La floricultura, con sus técnicas de reproducción masiva de plantas, tiene una gran cantidad de herramientas que permiten utilizar las variedades apropiadas para que florezcan en distintas épocas.

El uso más extendido del crisantemo es el decorativo, a lo que contribuye la variedad de las formas y colores de las flores, pues además del tradicional dorado, pueden encontrarse blancas, púrpuras, rojas, etc. Ello permite que sea a nivel mercantil una de las primeras y más demandadas flores de corte, por su utilización en floristería para la confección de ramos.

De la hierba, otros usos

No obstante su uso ornamental, los pétalos de las variedades amarilla o blancas del Chrysanthemum pueden hervirse para confeccionar una bebida dulce, muy común en varios lugares del continente asiático. Dicho menjunje se conoce por “té de crisantemo”, un cocimiento con múltiples usos medicinales, uno de ellos lo menciona como remedio para recuperarse de la gripe.

Las hojas de muchas especies, como Chrysanthemum coronarium, conocido por tung ho, es empleada como verdura. En China esa parte de la planta se fríe con ajo y se seca salpimentando.

Otro uso es el empleo en la fumigación. El piretro (Chrysanthemum o Tanacetum cinerariaefolium) es económicamente importante como fuente natural de propiedades insecticidas. Las flores secas se pulverizan y los compuestos activos (piretrinas), contenidos en las cáscaras de las semillas, se extraen y se utilizan en forma de oleoresina.

Tal compuesto se asperja en una suspensión en agua o aceite, o como polvo. Las piretrinas atacan el sistema nervioso de todos los insectos, e inhiben a las hembras de mosquitos de picar. Cuando no están presentes en cantidades fatales para los insectos siguen funcionando a modo de repelente contra ellos.

Su cultivo

Para uso en patios, balcones e interiores sembradas en macetas, pueden plantarse varios esquejes enraizados, que se pinzan para estimular el crecimiento de más tallos. De cada renuevo lateral brotan flores.

Las vasijas o potes sembradas deben ubicarse en lugar iluminado y bien ventilado, pero sin corrientes. Tener cuidado con el calor, pues no resisten mucho tiempo en estancias calurosas, donde rápidamente se marchitan. Si las flores no se abren es por falta de luz. Debes mantener siempre el cepellón algo húmedo, pues los capullos pierden lozanía en cuanto les falta agua, pero administrarla sin llegar al encharcamiento.

A mediados de la primavera puedes sacarla al exterior y tenerla prácticamente hasta el mes de octubre. Pero en el caso de Cuba, mucho ojo: la luz es fundamental aunque la exposición solar directa puede quemar la planta. Las temperaturas extremas (excesivo calor y frío) son enemigos del crisantemo. Las temperaturas medias aconsejables deben estar entre los 13 y 18º C, de ahí que en nuestro caso resulten una variedad apropiada para sitios con condiciones de microclima.

Dejar respuesta