El coco, fuente de alimento y medicina

0
535
Cocotero con sus racimos

No hay paisaje costero tropical que prescinda del cocotero. En las bellas playas del Caribe, entre la vegetación resaltan las enhiestas y esbeltas palmeras, rematadas con un penacho de verdes pencas, en cuya base, por lo general, se agrupan los frutos en racimos.

El coco, como se le conoce al fruto, posee una carne rica en grasa y también contiene porciones bajas de azúcar y buenas cantidades de proteínas y minerales, incluyendo el hierro, calcio, magnesio, fósforo y zinc. En cuanto a las vitaminas abunda la tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), ácido pantoténico (B5), B6 y C, y folatos.

Durante años este vegetal se ha conocido como una valiosa fuente de alimentos y medicinas, tanto la drupa (nuez) como el agua que contiene. Según las investigaciones le reconocen propiedades antivirales y antibacterianas, por lo tanto, se puede utilizar para combatir la gripe, herpes, el sarampión, la hepatitis C, el SARS y hasta el SIDA.

Además, lo califican como eficaz en el tratamiento de úlceras, infecciones de garganta, infecciones del tracto urinario, la enfermedad de las encías y caries, la neumonía y la gonorrea. Se puede aliviar los síntomas asociados con enfermedad de la vesícula biliar, la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y la úlcera de estómago.

Los estudios sobre el coco han arrojado resultados halagüeños en la lucha contra bacterias nocivas, tales como Listeria monocytogenes, Heliobacter pylori y protozoos, a mencionar la Giardia (Giardia intestinalis), junto con las infecciones por hongos incluyendo la candidiasis, tiña, el pie de atleta, muguet y la erupción del pañal.

Nuez del coco

De igual forma, entre los múltiples beneficios para la salud humana resalta ser un buen antioxidante y ayudar a mejorar el sistema inmunológico. Hay quienes aseguran que esta fruta puede proteger el cuerpo contra varios tipos de cáncer, de mama y de tumores de colon.

A la larga lista de ventajas para el organismo se une el hecho de que, debido a sus efectos sobre la secreción de insulina, puede ayudar a reducir la diabetes. Resulta, además, un tónico cardíaco, útil contra la arteriosclerosis y contribuye a reducir la presión arterial y los niveles de colesterol.

Los entendidos en la materia señalan su eficacia en el tratamiento de la enfermedad periodontal y caries en los dientes. También preserva el riñón y el hígado de padecimientos crónicos, ayudando también a disolver cálculos renales.

Alimento de altura

Desde el punto de vista alimenticio, el fruto en cuestión, es considerado una rápida fuente de energía, utilizado para mejorar el rendimiento físico, incluso debido a su bajo grado de calorías lo prefieren los atletas. Asimismo, promueve la pérdida de peso mediante el aumento de la tasa metabólica.

Agregar que se ha comprobado que su ingestión mejora la absorción de calcio y magnesio, vitaminas y aminoácidos, por tanto, los resultados son más fuertes en los huesos y los dientes. Y se añade el hecho de que también tiene propiedades contra la osteoporosis.

Y como si fuera poco, el aceite de coco es uno de los mejores productos naturales beneficioso para el cabello, pues lo mantiene sano y brillante, y favorece su recrecimiento.

Este mismo componente es utilizado en la terapia para masajes en el cuerpo con el objetivo de aliviar los efectos del estrés. Contribuye al cuidado de todos los tipos de pieles, por ser un humectante eficaz, al tiempo de protegerla de infecciones y enfermedades como la psoriasis, eccema y dermatitis. Es más, debido a sus propiedades antioxidantes, previene el envejecimiento prematuro, como las arrugas y otras enfermedades degenerativas.

¿Milagro adelgazante?

“El aceite de coco es el único con el que se debería cocinar, puesto que es el único que no se oxida al calentarlo”. Tal afirmación nos inclina a detenernos a reflexionar sobre los beneficios que nos podría proporcionar al organismo el consumo de este fruto.

Postura de la semilla de un coco

Según la propia bibliografía consultada el aceite de coco ayuda a perder peso, evitar enfermedades cardiovasculares y problemas de tiroides como el hipotiroidismo tan extendido hoy en día entre las mujeres.

Y agrega el artículo, “el coco es prácticamente el único alimento que contiene ácidos grasos de cadena corta, que al contrario que el resto de las grasas, no necesitan ni enzimas pancreáticas ni bilis para su digestión, por lo que resulta ideal para las personas a las que se le ha extirpado la vesícula biliar y tienen dificultades para digerir las grasas, o en general, para personas con problemas digestivos o de hígado.

Otras investigaciones dan cuenta de que la fruta de la palmera, es un alimento excepcionalmente nutritivo que ofrece muchas ventajas, como ayudarle en la lucha y prevención de enfermedades, incluso ayudarle a perder peso y no volver a recuperarlo.

La masa es un bocado particularmente recomendable para las personas de Tipos Metabólico Proteico, por su alto contenido en proteína. Además destaca, como se dijo antes, sus propiedades preventivas y curativas de enfermedades, sobre todo porque son ricos en ácido laúrico, un probado agente antivírico, antibacteriano y antimicótico.

Los cocos contienen niveles altos de grasa saturada que, contrariamente a la creencia popular, es necesaria para una nutrición óptima. Hay tres tipos diferentes de grasas saturadas, y este vegetal contienen el tipo más sano: los ácidos grasos que le ayudarán realmente a perder peso mientras incrementan su salud.

A saber, el aceite de coco, conocido también por manteca de coco, es una sustancia grasa que contiene cerca del 90% de ácidos saturados extraídos mediante prensado de la pulpa o la carne de la nuez.

Si bien las propiedades alimenticias y medicinales le reportan gran utilidad al hombre, no menos importantes es su uso en la industria de la cosmética, fundamentalmente para la elaboración de jabones y cremas. En ese sentido se emplea como humectante y actúa sobre la piel como una capa protectora ayudando a retener la humedad.

Además, se ha comprobado la efectividad en piel irritada e inflamada y también se recomienda para aquellas personas que tienen una piel sensible. Se puede aplicar directamente a la epidermis como substituto de las cremas hidratantes o como aceite de masaje. En este caso conserva la piel tersa y sin arrugas.

Es, a su vez, un excelente acondicionador sin enjuague para el cabello si es aplicado en pequeñas cantidades en las puntas, con el pelo limpio, y nunca sobre el cuero cabelludo, ya que este produce sus propios aceites.

En otro orden, dado su agradable aroma y sus propiedades antibacterianas (las bacterias provocan el mal olor corporal) se aconseja usarlo en lugar de los desodorantes comerciales, cuyo contenido en aluminio es una de las causas principales de Alzheimer.
Los estudios sobre el tema han sacado la luz que todas esas bondades se deben a que, la sustancia en cuestión, evita la formación de radicales libres en la piel, disminuyendo así la aparición de manchas, signos de envejecimiento o sobreexposición al sol.

A mismo tiempo, se mantiene el tejido conectivo resistente y flexible, además de proporcionarle un aspecto juvenil a esa parte del cuerpo, debido a la eliminación de células muertas, incluso penetra a capas más profundas fortaleciendo los tejidos interiores.

Generalmente el invierno trae aire seco, mientras que el verano trae aire húmedo. En invierno es importante mantener las membranas de las mucosas húmedas. Un truco es poner un poco de aceite de coco dentro de los orificios nasales cuando están secos. Muy útil cuando se viaja en avión.

Aceite de coco vs caries dentales

El aceite de coco ataca la bacteria responsable de la caries y puede ser utilizada como un ingrediente en los productos de cuidado dental, revela un estudio realizado en Irlanda.

Según informa la BBC, científicos del Instituto Athlone de Tecnología encontraron que este aceite, que había sido tratado con enzimas, evitó el crecimiento de la bacteria Streptococcus, que es una de las principales causantes de la caries.

Se halló que el aceite de coco también es capaz de atacar el hongo de levadura que ocasiona las úlceras orales.
Los científicos probaron el impacto en las caries de tres tipos de aceites: de coco, vegetal y de oliva, en sus estados naturales y cuando habían sido tratados con enzimas, en un proceso similar a la digestión.

Descubrieron que el aceite de coco modificado logró prevenir “significativamente” el crecimiento de la mayoría de las cepas bacterianas, incluida la , la bacteria productora de ácido que es la principal responsable de la placa que conduce a las caries.

Aceite extraído del coco

Se piensa que la descomposición que las enzimas llevan al cabo en el grasoso aceite de coco propician la aparición de ácidos que tienen una actividad efectiva contra la bacteria.

“Nuestras investigaciones han demostrado que las proteínas de la leche digerida no sólo reducen la adherencia de bacteria perjudicial en las células del intestino humano sino también evitan que algunas de éstas entren a las células”, explica el doctor Damián Brady.

Según el científico, el aceite de coco puede ser una mejor alternativa para los aditivos químicos que contienen los productos dentales.
La investigación también está estudiando cómo se lleva a cabo la actividad antibacteriana en el intestino.

“Nuestros datos sugieren que ciertos productos de la digestión humana tienen actividad antimicrobiana”, explica el doctor Brady.
El hallazgo del aceite de coco modificado podría ser una herramienta valiosa en el combate a la enfermedad, de acuerdo con los expertos.

Dejar respuesta