Panacea natural para el colon irritable

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 11 segundos

Quienes sufren síndrome del colon irritable padecen de un conjunto de síntomas gastrointestinales muy molestos que suelen mejorar con cambios en el estilo de vida y la alimentación, incluida la adopción temporal de una dieta baja en FODMAP, acrónimo del inglés que, desde la Universidad de Monash (Australia), dieron a los alimentos ricos en Fermentable, Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos, y Polioles.

A saber, algunas plantas de propiedades antiinflamatorias, carminativas, antidiarreicas y antiespasmódicas pueden contribuir a calmar molestias como el dolor abdominal, los gases y las alteraciones del tránsito intestinal, llenura, y distensión,síntomas característicos del malestar.

Causas y azares

“El síndrome del intestino irritable es un trastorno digestivo que se caracteriza principalmente por dolor abdominal y alteraciones en la motilidad sin causa orgánica conocida. De hecho, muchos pacientes se someten a múltiples pruebas diagnósticas hasta descartar una posible causa orgánica, como podría ser la enfermedad celiaca o la enfermedad inflamatoria intestinal”, explica Cristina Fernández, farmacéutica del Centro de Información del Medicamento del Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

Cada persona con colon inflamado es diferente, por lo que no hay un tratamiento general para todos. “Los medicamentos son la última opción. Los pacientes deben probar cambios en la alimentación, técnicas de relajación y otras modificaciones en el estilo de vida, tal como el ejercicio, antes de recurrir a la medicación”, sostiene la Dra. Tara Altepeter, gastroenteróloga de la Administración de Alimentos y Medicamentos, de los Estados Unidos.

En cuanto a las causas, existe predisposición genética para presentar este trastorno. Parece producirse una alteración del sistema nervioso autónomo que genera una hipersensibilidad intestinal. También se observa alteración de la flora intestinal. El estrés o la tensión psicológica favorecen que se desencadenen las crisis o el agravamiento de los síntomas.

El tratamiento del síndrome del intestino irritable está dirigido a controlar los síntomas. Para el dolor abdominal se utilizan anticolinérgicos y antiespasmódicos, aunque en algunos casos hay que recurrir a ciertos antidepresivos o ansiolíticos.  Para controlar los trastornos de la motilidad intestinal se usan antidiarreicos en períodos de diarrea y fibras o laxantes si hay estreñimiento.

Las plantas medicinales con probados resultados ante los efectos anteriormente descritos pueden ser de mucha utilidad en el manejo de los síntomas. No obstante, hacer hincapié en que en caso de utilizar estos productos naturales debe realizarse bajo supervisión de un profesional sanitario, ya que algunos tratamientos suelen ser útiles para unos pacientes y perjudiciales para otros.

¿Hierbas milagrosas?

La menta es considerada una de las mejores plantas para tratar la desinflamación. Sus propiedades antiinflamatorias, sedantes y antiespasmódicas son excelentes a fin de combatir el dolor y la hinchazón del vientre. Por otra parte, el anís también ayuda a reducir la inflamación del intestino y reduce los espasmos estomacales. Por lo que la mezcla supone un potente remedio contra el colon irritable.

Para el tratamiento solo debes hervir 250 mililitros de agua, y cuando esté a punto de ebullición añadir una cucharada de anís y 10 gramos de hojas de menta. Luego dejar reposar por 10 minutos, colar y beber en infusión antes del desayuno.

Recordar que las semillas de anís se ha empleado tradicionalmente contra esta enfermedad, ya que proporciona sensación de alivio ante la inflamación y el dolor. Asimismo, sus compuestos activos controlan la hinchazón del intestino y estimulan su movimiento para lograr una correcta eliminación de los desechos.

Por otro lado, la manzanilla es una de las mejores hierbas para prevenir la hinchazón. El hecho de ser rica en flavonoides y también en otras sustancias terapéuticas ayudan a controlar el dolor. Además, posee propiedades antibacterianas y relajantes, algo que la hace especial para miniminazar las consecuencias del colon irritable y mejorar la evacuación intestinal.

Para tal caso tenga a la mano 250 ml de agua y una cucharada de flores de la planta en cuestión, o en su defecto una bolsita para infusión de la misma. Cuando el líquido al fuego alcance el punto de ebullición, agrega la parte sólida. Luego bájala de la candela y deje reposar por diez minutos antes de tomar.

El tomillo es otra de las plantas medicinales que se ha utilizado desde la antigüedad como complemento natural para aliviar los problemas del colon.  Tiene propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas, tal y como afirma este estudio realizado por el Centro de Investigaciones Biomédicas “Victoria de Girón” (Cuba), que ayudan a controlar el dolor y la hinchazón causados por el intestino irritable.

Por su lado, sus propiedades depurativas estimulan la eliminación de las toxinas retenidas en el sistema digestivo y, de paso, brinda una acción protectora contra las infecciones bacterianas.

La preparación de este remedio es bien simple. Solo debes poner a hervir 250 ml de agua y agregar una cucharadira (5 g) de las hojas del vegetal una vez en ebullición. Luego baje la llama y mantenga por dos minutos al fuego para más tarde dejarlo reposar e ingerir después de colado y a temperatura ambiente. Repita la ingesta dos veces al día y por el tiempo que dure el malestar.

La infusión de llantén, por su lado, es un buen remedio alternativo para los pacientes con intestino irritable, ya que combate el estreñimiento y alivia el dolor. De hecho, sus compuestos antiinflamatorios mejoran la actividad en el segmento del aparato digestivo, según asegura un estudio realizado por la Universiti Kebangsaan Malaysia.

De las costumbres y remedios caseros de los abuelos nos llega que la salicaria (Lythrum salicaria) se ha utilizado desde tiempos ancestrales para tratar trastornos gastrointestinales (principalmente diarrea) además de algunos problemas de piel. Según los investigadores de una revisión publicada en Journal of Etnopharmacology, algunos estudios recientes que han analizado su composición revelan que contiene polifenoles y heteropolisacáridos que explicarían los efectos medicinales observados por el uso.  Los extractos y algunos de sus compuestos aislados han demostrado una acción antidiarreica, antimicrobiana, antioxidante y antiinflamatoria.

Ello se explica porque dicha planta es rica en taninos y mucílagos con  efectos astringente, antidiarreico y antiinflamatorio. De ella se utilizan las sumidades florales secas. Debe beberse en infusión, mezclada con otras plantas digestivas, una taza después de cada comida.

A la melisa (Melissa officinalis), igualmente, se ha recurrido desde muchos años atrás por sus propiedades antiespasmódicas en aliviar el dolor estomacal y otras molestias digestivas. Estudios en animales han corroborado que regula la hipersensibilidad visceral y el tránsito intestinal, en gran parte por su acción antiinflamatoria.

Las investigaciones sobre la Melissa officinalis han revelado su efecto relajante, evita gases y dolores debidos a espasmos. También es antiséptica. Con fines de fitoterapia se utilizan las sumidades florales. Si prefiere esta opción medicinal, tómala en infusión mixta en combinación con plantas antidiarreicas, de 2 o 3 tazas al día.

Al decir de la experta farmacéutica Cristina Fernández, algunos estudios también han demostrado efectos beneficiosos del uso de probióticos en el alivio del dolor abdominal, flatulencia y distensión, aunque deben emplearse como complemento a otros tratamientos, no como único.

Y es que, como se ha señalado, los pacientes que sufren síndrome de intestino irritable tienen alterada su flora intestinal, su microbiota, de ahí que algunas cepas específicas de probióticos puedan ayudar a sanarlas.

Por supuesto. solo hemos mencionado algunas de las hierbas curativas más populares para el tratamiento de estos trastornos. Nuestra madre natura nos proporciona un caudal mucho más amplio de plantas medicinales, según costumbres herbarias y la fitoterapia empleada por pueblos y en las diferentes regiones del planeta.

Visitas: 31

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *