Los asombros de la yerba santa

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 49 segundos

Cuentan que tras la conquista del Nuevo Mundo, los sacerdotes españoles radicados en la región mesoamericana de azteca, hoy México, aprendieron a usar una yerba con fines medicinales, a la que por sus maravillosas propiedades y beneficios para la salud le endilgaron el apellido de “santa”.

En sí los religiosos hispanos quedaron asombraados por las cualidades curativas de la aromática hoja, sobre todo para el tratamiento de problemas digestivos, aunque también servía para combatir otras numerosas enfermedades.

 

Planta ancestral de los aborígenes

Beneficios y usos de la yerba santa.
Beneficios y usos de la yerba santa.

De acuerdo con un artículo publicado en el sitio web infobae.com, a lo largo de los años, la investigación de las propiedades de la yerba santa han dado indicios de cómo era empleada en la época prehistórica; de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, fue considerada como planta medicinal desde la época prehistórica ya que pobladores de las antiguas civilizaciones las usaban.

Refiere el citado trabajo científico que debido a que el acuyo, como también se le nombra a la yerba santa, es una planta comestible dentro de la dieta de los mexicanos, todas sus propiedades son absorbidas desde el sistema digestivo. Luego, una investigación publicada por el Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnología (CONAHCYT) del país azteca describió que la hierba contiene entre sus propiedades químicas un alto contenido de safrol, un tipo de metabolito.

Según los expertos en herbolaria el safrol es un tipo de componente aceitoso, por lo que se le atribuye su funcionamiento químico para favorecer la digestión, así que cuando una persona presenta indigestión, la hierba santa puede ayudar a aliviar este problema.

Aunque a decir verdad, la susodicha no solo ayuda a prevenir los trastornos estomacales, sino que también calma dolores del vientre, contrarrestadiarreas y alivia la inflamación de los riñones; en tanto,combate problemas respiratorios, principalmente el asma y bronquitis. También tiene aportes para controlar los nervios, y en tal sentido es benefactora del sueño y para disminuir el estrés, en atención a los sedantes naturales que contiene, incluso posee altos contenidos en vitaminas A,B y C, así como es rica en calcio y hierro. Además de los beneficios medicinales mencionados, resulta un remedio eficaz para problemas cutáneos como la cicatrización, puede reducir también la inflamación muscular, así como los dolores reumáticos y de cabeza.

En cuanto a su composición química se encuentra el contenido de fitoquímicos como ácidos fenólicos, que sirven para la protección del ADN y como antioxidante. Además contiene flavonoides que tienen acción antiespasmódica, antiulcerosa y antiinflamatoria, así como aceites esenciales.

En algunas zonas de América la utilizan en tintura para administrarse en afecciones gastrointestinales y todo tipo de dolor, o en emplastos para el alivio de la inflamación o quemaduras en alguna parte del cuerpo. Para ello se calientan las hojas durante unos tres minutos, después se exprimen a fin de eliminar el exceso de agua y se aplican calientes sobre la zona afectada, cubriéndolas con una gasa o un lienzo para que puedan sostenerse durante el tiempo de la aplicación.

La tintura es una preparación en la cual se mezcla alcohol, agua y una porción de la planta y se deja reposar durante dos semanas. Pasado ese tiempo se cuela y se deposita en otro frasco. Normalmente se administra la dosis de 20 gotas diluidas en un cuarto de vaso de agua.

Estudios de herbolaria dan cuenta de que el Piper auritum, por su nombre científico, se ha identificado por su característico color verde intenso, así como el tamaño de sus hojas grandes en forma de corazón. Por otra parte, su aroma fuerte también es una característica de la especie; pertenece a la familia de las pimientas negras razón por la cual se usa en la gastronomía mexicana.

Aunque en la culinaria se combina con una serie de ingredientes y guisados, una manera natural de aprovechar todas sus propiedades es en té.

En ese caso, para preparar la infusión se debe lavar la hoja antes de ponerla a hervir; una vez desinfectada se pone en un recipiente con agua y se agrega de una a dos hojas. Cuando el líquido se torne verde, se deja enfriar hasta que esté a una temperatura adecuada para tomarse. Es recomendable beberlo de 2 a 3 días por semana.

Sobre sus usos en la gastronomía, la hierba santa se suele calentar como una tortilla y consumirse sola, pero también ir acompañada en la preparación de carnes, pescados, aves, salsas, caldos y quesos. Puede ser usada como sazonador para aromatizar tamales, chiles rellenos, mole verde, huevo y platillos tradicionales.

Si bien es originaria de México y otros países de América, la hierba santa se ha extendido a varias regiones del continente, fundamentalmente aquellas con climas cálido y templado. Prefieren un hábitat en lugares boscosos y húmedos. Se le halla por diferentes nombres, entre ellos momo, tlanepa, hoja santa, acoyo, cordoncillo blanco o caisimón de anís, como es el caso de Cuba.

 

Visitas: 193

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *