El otro desierto de Arizona

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 1 segundos

Luis Carreras Rodríguez inició este año sediento. Cuando abrió las pilas de su casa, aledaña al punto de venta de gas licuado en el barrio de Arizona, de la ciudad de Cienfuegos, el agua se había desaparecido.

“Vivo aquí hace ya una década, y la vivienda, además de contar con un pozo, siempre recibió el ‘agua de la calle’. Sin embargo ―dijo―, llevamos cuatro meses sin el servicio de abasto, cosa inexplicable, porque a esta zona venía a todos los lugares perfectamente.

“Entre los vecinos existe la teoría de que no abren bien la llave maestra ni le dan el total de vueltas requerido, y por eso no llega. Mi única certeza es que solo tengo la del pozo, la cual utilizo para limpiar y otras tareas domésticas, porque no sirve para más nada”, agregó.

La búsqueda de respuestas al problema ciudadano nos empujó a dialogar con Rainier Álvarez Rojas, director provincial de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado. Por coincidencia o casualidades divinas, al momento de la entrevista, la demarcación donde reside el vecino Luis fue proveída con el vital líquido después de tanto tiempo.

“Por más de 20 días, la ciudad dependió exclusivamente de la planta potabilizadora de Paso Bonito, debido a dificultades en las fuentes de Lagunillas y El Túnel. Hoy (martes 2 de mayo), logramos incorporar esta última, a partir de trabajos que allí se cumplieron. Ello ―sostuvo el directivo― nos coloca en mejor posición para distribuir el agua y poder alargar la duración del servicio.

“Ya en la jornada dimos las cuatro horas establecidas, con el 80 por ciento de las válvulas recuperadas, tras labores de reparación que realizamos en la cercana al gimnasio de boxeo de la avenida 5 de Septiembre, y también en la ubicada en la intersección de las calles 65 y 46, sujeta a la manipulación de la gente, que la abrían y cerraban a conveniencia”.

Similar drama al de Luis, pero mucho más prolongado y aún sin solución, persiste a apenas unos pasos de su casa. Treinta años tienen en jaque a alrededor de un centenar de familias del barrio de Arizona, donde ni siquiera saben lo que es una gota.

MARTIRIO Y TELARAÑAS

“El lío es que el agua se perdió como por arte de magia. Alguna llave cerraron, algo extraño ocurrió. Las personas, incluso, han hecho sus acometidas para intentar resolver, y tampoco así consigue aliviarse la situación”, afirmó Mario López Gómez, delegado de la Circunscripción 34, del Consejo Popular de La Juanita.

Según el líder comunitario, “las áreas más afectadas se centran en las avenidas 48 y 50, desde las calles 65 hasta 69, en las lomas, donde no cae nada, y el asunto deviene muy crítico, y todo el mundo lo sabe”.

Las autoridades de Acueducto y Alcantarillo en Cienfuegos reconocen que el abasto a Arizona constituye un problema extendido por décadas. “El principal inconveniente ―explicó Álvarez Rojas― guarda relación con la forma de distribución del agua a la cabecera, la cual ocurre por gravedad. Dicho lugar figura entre los puntos más altos de la urbe, al mismo nivel del tanque de Caunao, y de ahí se le suministra.

“Además, la falta de mantenimiento y el deterioro tan grande de las redes impiden muchas veces efectuar los cierres de válvulas correctos para que el líquido pueda subir a la referida zona. Luego de trabajos recientes, monitorearemos el comportamiento del servicio, porque existe la intención de la empresa de darle solución”.

Esta cuadra, correspondiente a la avenida 48, entre 65 y 67, es una de las más afectadas por la escasez de agua. /Foto: Juan Carlos Dorado

Otras consideraciones proliferan en el barrio. Bárbara Pavón Alfonso vive allí desde hace quince años y sostiene que “antes, cuando abrían bien las válvulas, cogíamos agua; después vino la crisis, y las turbinas permanecen llenas de telarañas, porque no se pueden usar. Qué pasó, no sabemos, pero es un verdadero martirio”.

“Nos hemos quejado en Acueducto y en todas las instancias posibles, y nadie responde. Creemos que la cuestión está en las válvulas, las cuales no manipulan adecuadamente, pues hay vecinos que tienen sus acometidas individuales, y en ocasiones reciben agua. Entonces, ¿por qué si antes llegaba suficiente, ahora no viene ninguna?”, comentó Idania Rosa Puerto Garrido, quien reside en Arizona por más de dos décadas.

De acuerdo con Álvarez Rojas, para que a tal sitio entre agua ―como si no bastaran las demás piedras en el camino―, “debemos ejecutar el cierre de 16 válvulas de la calle 63, desde las inmediaciones de la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) hasta la avenida 5 de Septiembre, para lograr concentrarla y suba a esa parte elevada de la ciudad. Y, aun así, por el tiempo de servicio y el volumen disponible, puede que no resulte, porque cuando el tanque se acaba, se acabó”.

¿A DÓNDE VAN LAS PIPAS?

Osvaldo Méndez Roque narra que cuando el agua comenzó a esfumarse, hace 30 años, en verdad no reaccionaron al hecho con la lógica irritación que hoy acumulan. “De manera repentina dejó de venir por las tuberías y enseguida empezaron a llegar los carros cisternas, con una frecuencia semanal. Ahora dicen que es cada quince días, y pasa el mes y no traen. Incluso, últimamente ―subrayó el vecino―, echan media pipa; eso nos alcanza solo para tres jornadas”.

“Antes llenaban la cuadra completa, y ya tampoco lo hacen. Sirven a una acera, y a la otra la dejan al garete. Un mes atrás echaron la mitad de la cisterna y ‘para de contar’. Nadie acude a darnos explicación. La suerte de algunos son las acometidas y los pozos, y así nos ayudamos unos a otros”, añadió Pavón Alfonso.

La vida en el barrio de Arizona transcurre entre cubetas y recipientes de todo tipo, “un cubo por aquí y otro por allá”, como alegan sus moradores, sumidos en una angustia añosa.

Álvarez Rojas aclaró que “el agua en pipas se distribuye, normalmente, cada diez o doce días, pero muchas veces debemos alargar el ciclo por el déficit de combustible. Por lo general, los carros, con mejores o peores condiciones, siempre están disponibles”.

En la provincia ―según datos oficiales―, más de 22 mil personas se encuentran afectadas por la escasez de agua. Una cifra significativa obedece a la extrema sequía que atraviesa el país, y otra por la falta de equipos de bombeo. En el municipio de Cienfuegos, el número asciende a 2 mil, con situaciones pronunciadas en los barrios de Arizona, Pueblo Griffo viejo (la zona de El Tejar), La Punta, y áreas del Centro Histórico Urbano y Paraíso.

López Gómez, el delegado, entiende la complejidad del escenario y al mismo tiempo se pregunta “por qué a otros lugares sí les mandan pipas cada quince días. Conmigo ―dijo― quedaron en dar una respuesta y no han venido; todavía los estoy esperando”.

El director provincial de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado reiteró la voluntad de que “a mediano plazo, Arizona pueda disponer del servicio de agua por las redes del sistema”. Treinta años después solo queda aferrarse a esa nueva esperanza, en medio de una realidad casi desértica.

Tanques vacíos, una realidad bastante común para los moradores de Arizona./Foto: Juan Carlos Dorado

Visitas: 10

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Máster en Ciencias de la Comunicación.

2 Comentarios en “El otro desierto de Arizona

  • el 11 mayo, 2023 a las 4:33 pm
    Permalink

    en la avenida 60 entre 65 y 69 también escasea el agua, hace 2años s había agua 2 veces al día , hoy llega cuando le parece y sin presión y muchas veces cuando los vecinos están trabajando el que no tiene cisterna se pasa hasta 7 días sin el preciado liquido y el problema sigue sin resolverse.

    Respuesta
  • el 9 mayo, 2023 a las 9:24 am
    Permalink

    No solo de Arizona se puede hablar ya que en el Bar Pedro estamos viviendo una pesadilla hace ya 4 meses.El caso es que Acueducto hizo un trabajo en una cisterna frente a la nuestra y desde ese dia el agua no entra .Se recibe agua en el consultorio de la esquina y las casas de los alrededores pero NO a nuestra cisterna ,que solo se abastece por pipas pequeñas cada 15 dias.No es un problema de falta de agua sino del trabajo ejecutado por Acueducto que ha dejado sin agua a gran cantidad de ciudadanos en su mayoria adultos mayores los cuales tienen que cargar el agua hacia pisos superiores.Esto se ha planteado respetuosamente en los diferentes niveles y hasta el momento nadie ha venido aqui a ver que esta pasando.Asi no se puede vivir.!!!!!!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *