Rafelito, más de medio siglo pulsando la opinión del pueblo

“Somos fuertes, realmente fuertes, porque contamos con la opinión pública del país, que es un arma más poderosa que ninguna otra (…)”, tal afirmación del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, constituye la esencia y fundamento del Sistema de Estudios Sociopolíticos y de Opinión del Pueblo (Sespop) del Partido Comunista de Cuba (PCC), constituido el 23 de septiembre de 1967, precisamente, a propuesta del líder histórico de la Revolución.

Con ese propósito, se indicó la creación de un amplio movimiento de activistas cuya función ha sido por más de medio siglo, captar las opiniones espontáneas de la población; es decir, conocer de las preocupaciones, satisfaciones e insatisfacciones, expectativas y rumores, a fin de canalizarlos y mantener informada a la direccción del PCC, a diferentes instancias, de los principales acontecimientos socioeconómicos y políticos nacionales e internacionales. Luego, el Sespop deviene genuina expresión de democracia participativa y de vinculación de la dirección del país con el pueblo.

“Permanecer tantos años en el desempeño de esta tareapartidista me ha reportado mucho en el plano personal. En primer lugar, gracias a esta labor, completamente voluntaria, he elevado mi cultura política, pues gracias a ella puedo pulsar constantemente las inquietudes de mis compatriotas y adentrarme en la problemática que a diario se vive en la sociedad”, asegura el fundador y destacado activista, Rafael Pérez Perdomo.

Para Rafelito, como cariñosamente lo conocen, esta oportunidad le ha permitido, además, contribuir a destrabar mecanismos burocráticos y de otro tipo, que en determinado momento afectan no solo a la economía del municipio, la provincia o la nación, sino también que “asoman la oreja peluda” como problemas sociales presentes en el entorno donde convive.

Nadie mejor que el pueblo, sostiene, para valorar de manera crítica, pero construtiva, aquellas cuestiones que crean estados de opiniones desfavofables, a veces por malas decisiones en un lugar determinado y que a la postre, perjudican el desarrollo de los principales programas de la política económica y social del país trazados en los diferentes congresos del Partido”.

Aclara Pérez Perdomo que la preparación de los activistas resulta fundamental para el buen desenvolvimiento de su labor. De ahí concede vital importancia a los encuentros con los máximos dirigentes políticos y gubernamentales del territorio para conocer de primera mano la situación socioeconómica del municipio y la provincia, muchas veces complementado con recorridos por centros de trabajo, estudios y asentamientos poblacionales.

¿Según la experiencia personal, ha conocido del impacto de esa tarea?

Foto: Juan Carlos Dorado

“Sí, por supuesto, en uno y otro sentido. Precisamente las visitas a empresas importantes e institucionescientíficas, culturales y de salud posibilitan captar si, efectivamente, determinados planteamientos por parte de la población fueron resueltos y a qué nivel. No faltan los ejemplos en los que nosotros mismos hemos dicho, ‘sí, pero aquí quedatodavia esto o aquello por hacer’”.

Acerca de la situación actual provocada por el nuevo coronavirus, Rafelito defiende el criterio de que hoy, como nunca, es necesario tener el oído atento a las valoraciones de la población, pues se conoce de las limitaciones de alimentos y productos de aseo personal, pero no pocas veces a ellos suman indisciplinas y problemas organizativos que irritan al pueblo.

El mensaje a los más jovenes militantes que asumen esta responsabilidad es muy claro, “no desligarse ni un momento de la opinión de la gente, porque esa es la brújula de la unidad indisoluble entre las masas y el Partido y así lograr los avances de la sociedad cubana…y en ese sentido,las nuevas generaciones pueden contar con mi humilde experiencia, pues mientras las fuerzas me acompañen seguiré contribuyendo a este servicio público”.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir