En Cienfuegos: finca de Plantas Medicinales, un vergel de ciencia

Diálogo con el Dr. Rodolfo Arencibia Figueroa, Máster en Medicina Natural y Tradicional, uno de los pioneros en “ponerle” ciencia a las plantas medicinales en Cuba

0
570
Finca de Plantas Medicinales de Enrique El Gallego Otero./Foto: Archivo
Finca de Plantas Medicinales de Enrique El Gallego Otero./Foto: Archivo

Al subir la cuesta que conduce de La Sierrita a San Blas, muy cerca del asentamiento de Cafetales, distante a unos 40 kilómetros de la ciudad de Cienfuegos, usted se encuentra de bruces con la Finca de Plantas Medicinales de Enrique El Gallego Otero, una figura casi bíblica de la zona, quién creó y dirigió el enclave y lo mantuvo hasta su muerte en 2012. Pero la obra no quedó varada, resulta hoy custodiada por su hija Tania, Finca devenida Museo.

El Enclave, en medio del Macizo de Guamuhaya, grupo montañoso de la región Central de la Isla, está rodeado de zonas protegidas, manantiales y con un microclima que ayuda a la reproducción, crecimiento y desarrollo de la flora. Durante un reciente encuentro en Cienfuegos, 5 de Septiembre conversó con Dr. Rodolfo Arencibia Figueroa, Máster en Medicina Natural y Tradicional, durante el XX Evento de Plantas Medicinales:

“Este movimiento que da lugar al evento, surge allá por 1995, cuando le planteamos a Raúl Castro la posibilidad de encontrarnos, los estudiosos del tema, al menos una vez al año, estábamos en Período Especial, el país vivía momentos difíciles, de crisis y era una necesidad organizarnos. Teníamos todo, recursos humanos, tecnología, conocimientos, voluntad. Así realizamos el primer encuentro, se trazaron estrategias y se trató, como prioridad, la parte agrícola, porque sin materia prima para la industria no se logra el objetivo.

Dr. Rodolfo Arencibia Figueroa./ Foto: Juan Carlos Dorado

“Cienfuegos es la provincia que mayores eventos ha desarrollado, siete ediciones, porque tiene aquí la Finca de Plantas Medicinales, que resulta el punto de partida, fundada por el Comandante en Jefe, y la que dio lugar al surgimiento del resto de fincas de este tipo en el país. Más de 300 hectáreas sembradas, más de 300 variedades, especies en su estado natural, y acoge al Museo Nacional, avalado por instituciones Museológicas del país. No hay mejor escenario que Cienfuegos para encontrarnos acá”.

¿En qué fase de desarrollo a escala industrial se encuentra el tema de las plantas medicinales en Cuba?

“Estamos trabajando en la fase de la tecnología, la ciencia y la innovación, la evidencia científica, para que cuando un médico tome en sus manos un producto nuestro, conozca dosis y el espectro que cubre. Estamos trabajando con empresas internacionales de la industria médico farmacéutica, por ejemplo la Aboca. Ellos utilizan la planta en estado natural, por ello trabajamos ahora toda la parte agroecológica, en el registro médico, ensayos clínicos de altísimo nivel con productos naturales.

“Ya no estamos hablando del cocimiento de la abuela, de las tizanas, ungüentos, que se tienen que mantener, porque tienen valor medicinal y cultural; ya hablamos de innovación en la investigación, la tecnología, la ciencia, con especialistas, técnicos y médicos. Es por ello que los encuentros continúan y deben continuar, ahora con más rigor; y de ahí la importancia de unir ciencia con agricultura, para lograr el éxito. Cienfuegos siempre estará en la mira, por todo cuanto cuenta su Finca de Plantas Medicinales, el Museo y la memoria del Gallego Otero”.

Dejar respuesta