“El Pollito”: un restaurante cienfueguero por más calidad en el servicio

Prado de Cienfuegos. Doce del mediodía. Un grupo de personas hace cola para entrar al restaurante especializado El Pollito. ¡Buenas tardes!, dice la capitana, y con el saludo reiterado a cada uno de los clientes prestos a disfrutar del servicio, abre las puertas de una instalación que con imagen renovada se puso en marcha a inicios de diciembre pasado, cuyo vigesimoctavo día marcó la oficialidad de la reapertura.

Con ojos curiosos repaso cada uno de los sitios por donde transito y en ellos aprecio limpieza, organización y un trato afable. Las dependientas de ese turno, debidamente uniformadas.

Procuro a Sonia Aguilar Cabrera, la administradora, y con ella me dispongo nuevamente al diálogo sobre cómo fue posible tal cambio, hasta ahora para mucho bien.

Nosotros comenzamos solamente con la idea de remodelar la terraza, y al pasar de los días coincidimos en “pasarle la mano” al restaurante y al lobby–bar; se cambiaron pisos, pintamos y se hicieron algunas otras reparaciones; por lo que ve, el cambio es en la unidad completa”.

Pero la mejoría no es solo en el aspecto físico y en la imagen del lugar, le digo. Ella asiente y me responde que incorporaron nuevas ofertas y han atraído muchos clientes.

Estamos muy contentos, porque hemos visto los resultados: las ventas han aumentado; y los clientes nos dicen que están muy contentos y la unidad quedó muy bonita”.

Y voy a corroborarlo. Por eso, con el permiso de ellas interrumpo el almuerzo de María Caridad Rivero Arrebato (M.C.) y Milena Barceló Rivero (M.B.).

M.C.: “Está espectacular; de hecho este es mi restaurante favorito. Siempre hemos venido aquí antes y después de la reparación. El trato ha sido muy bueno, nos han atendido muy bien. Es algo especial”.

M.B.: “Todo está muy sabroso y se aprecian cambios: la comida está mucho más sabrosa, el local es acogedor, hay mucha más limpieza e higiene, que es algo muy importante. Está especial”.

Foto: Juan Carlos Dorado
Foto: Juan Carlos Dorado

Indiscretamente pregunto por cuáles de las opciones se han decidido y es María Caridad quien me da las claves: “pollo frito a la criolla, que es con una salsa, pollo asado, arroz especial a la chorrera, ensalada fría y ensalada de vegetales”.

Con la satisfacción estampada en sus rostros, me despido de madre e hija quienes tienen bien claras las razones para acudir a “El Pollito”.

¿Qué dicen los trabajadores?

Yo estoy muy contenta con todo, la verdad”, afirma Anagelis Villa Enríquez, capitana de salón, con 22 años de trabajo en el restaurante: “Los usuarios están muy contentos con la reparación que se ha hecho, porque desde la terraza hasta el salón todo ha quedado bello.

Yo estoy más contenta aún, pues este lugar es como mi casa, y que cada día te la arreglen más, imagínese; como en mi casa me siento. Antes teníamos bastantes clientes, ahora tenemos más”.

Para el barman del lobby-bar, Juan Carlos Godoy Calderín, el sitio donde trabaja “es el sueño de cualquier cantinero”, y agrega que se rescató coctelería que antes no tenían, como la sangría y el mojito, que son los más solicitados.

Y porque ningún restaurante se sostiene sin la pericia de sus cocineros, llego hasta el “reino” de Betzaida Vera Sarría, quien por una década ha asumido la responsabilidad de elaborar las delicias de “El Pollito”. Allí, en medio de una limpieza que impresiona, entablo el breve diálogo para no interrumpir su faena: “Este restaurante me encanta. La profesión de cocina no es poner un plato de comida por ponerlo; es un arte, tiene que gustarnos y sobre todo agradarle al pueblo, porque tenemos clientes que son fijos aquí, se sientan bien y complacidos y el trato de las dependientas, con todo. En lo que a mí respecta, cada día me esfuerzo por poner un poquito más para que todo salga mejor. La cocina es parte de mi vida, yo cocino aquí como en mi casa; me gusta que celebren mi comida. Siempre pido opiniones para saber qué me falta y cómo hacerlo mejor”.

Foto: Juan Carlos Dorado
Foto: Juan Carlos Dorado

A las funciones de cada uno de los mencionados anteriormente se une el seguimiento y fiscalización que corresponde a Lourdes Vázquez Chaviano, contadora del restaurante, quien manifiesta que diciembre resultó un mes muy bueno, con ventas que se incrementaron de 11 mil pesos a unos 36 mil en una jornadas, lo cual permitió que el plan ascendiera al 168 por ciento. “Nunca habíamos logrado ese sobrecumplimiento en un mes, pues generalmente esta unidad vendía, pero no de tal forma. Solamente en la terraza se han ofertado productos por unos 20 mil pesos, ya que no solo tenemos el pollo entero, como cuando la puesta en marcha, sino que contamos con otras opciones”.

Por supuesto no puede faltar el compromiso ante lo materializado y con los clientes. Anagelis lo dice claramente: “tenemos que seguir así para mantenerlo todo en orden y bien, lo mismo los insumos que nos han entregado, como las ofertas que brindamos al pueblo.”

A ese criterio se une el de la contadora quien señala que: “hay preocupación en el colectivo por cuidar lo que tenemos y lograr la satisfacción de los clientes“.

Nuevas ofertas

Al mismo tiempo hay otras ideas que, sin dudas, serán atractivas y podrán disfrutar quienes acuden a “El Pollito”. Precisamente es la administradora quien las pone en conocimiento: “Vamos a empezar el servicio de café en el lobby-bar. Desde las ocho de la mañana y hasta las doce del mediodía podrán acceder quienes lo deseen, así como de 3:00 a 6:00 de la tarde, pues en los horarios de almuerzo y comida el servicio de café se vincula al restaurante.

El café se oferta en moneda nacional y en todas sus variedades, entre ellas el cortadito y el expreso y esta modalidad la prestaremos también en la terraza”.

Otra de las novedades es la entrada en funcionamiento, próximamente, de un mirador, “que es un sitio más reservado, con pocas mesas, no está a la vista de los clientes y en él se van a ofrecer las mismas ofertas que damos en la terraza”, informó.

¿Cuáles otras opciones pueden disfrutarse en este nuevo espacio?

Comenzamos con el pollo asado y las variedades se han ido incrementando. Contamos con el pollo relleno y los cucuruchos de pollo, con buen efecto en la población, porque es un plato muy fácil de llevar por el cliente. Tenemos además las puntas de pechuga, las alitas de pollo; en tanto hemos incrementado las croqueticas, salchichas con vegetales, y continuaremos haciendo énfasis para diversificarnos aún más”.

Foto: Juan Carlos Dorado
Foto: Juan Carlos Dorado

El servicio de restaurante no se queda detrás y en su carta menú, cada día, pueden encontrarse cuatro tipos de arroz, así como también las sopas y variedades de pollo, entre ellos, las bayotinas (pollo deshuesado relleno con queso), asado, frito y en fricasé, por solo mencionar algunos; se suma el postre de la casa, que es coco en almíbar.

Disponemos de una carta bien nutrida; cada plato sale a la orden”, expresa Sonia para apuntar que: “siempre tratamos de mantener el menú de esa manera, con todas las variedades de nuestros restaurante especializado en pollo para un servicio de calidad y la preferencia de nuestros clientes”.

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

10 Comentarios en ““El Pollito”: un restaurante cienfueguero por más calidad en el servicio

  • el 13 enero, 2020 a las 10:59 am
    Permalink

    En mi opinión por experiencia vivida recientemente, no basta solo con remodelar, ni tener personal con gran experiencia, sería importante revisar el tema suministros y calidad en los servicios, para poder entender la falta de sabor en los platos, carta desactualizada sin reflejar la realidad de lo que se oferta y el desabastecimiento cuando pasa la primera ronda de servicios.

    Respuesta
  • el 13 enero, 2020 a las 10:52 am
    Permalink

    Ayer 12 de enero comí con mi esposo en El Pollito y tuvimos la peor experiencia. A las 7.50 pm no había más que 2 platos fuertes, 1 solo arroz de pésima cocción, ensalada y postre. No habìa bebidas solo agua y al tiempo y la lencería sucia sin servilletas. En el salón principal, una caldera inmensa detrás de una credenza pero a la vista nuestra recogía el agua que drena del split. No se entiende que siendo «remodelado» hace poco no haya ni los productos de la carta ni las bebidas alcancen.

    Respuesta
  • el 13 enero, 2020 a las 9:39 am
    Permalink

    Espero con ansias que este sistema de gobernador de más autonomía a los territorios, y cada territorio se convierta en un laboratorio económico según sus necesidades, Cienfuegos tiene capacidad solo hay que dejarlo volar ,exiten formas de turismo que no son playa pero desgraciadamente no puede decidir Cienfuegos su inversión ni cuenta con los recursos,solo como ejemplo el puente de Guanaroca tenía que esperar por recursos liberados a nivel nacional,así es difícil.

    Respuesta
  • el 11 enero, 2020 a las 11:34 pm
    Permalink

    Ricardo, muchas gracias por compartir con nosotros su experiencia de tiempos anteriores. Sí, la especialización de los Restaurantes es algo que se está rescatando. Poco a poco, vamos dando pasos para un mejor servicio, que como obra humana al fin, es siempre perfectible. Buenas noches para UD y saludos desde la perla del sur.

    Respuesta
    • el 13 enero, 2020 a las 9:31 am
      Permalink

      Emili gracias por su atención,se del esfuerzo por rescatar,pero luego se diluye en breve lo rescatado,abogaba por el sistema de la UVA ya que para mí el 50% de 10 000 es mayor al 100% de 1 000,si dejamos que estos restaurants se queden con el 50% de la ganancia y le damos la autonomía suficiente para abastecerse y mantenerse, todos ganamos,por qué no podemos crear un sistema parecido al turismo donde el pequeño agricultor contrata con ellos directamente, la verja funcionó más eficiente .

      Respuesta
  • el 11 enero, 2020 a las 8:26 am
    Permalink

    Por el año 2000 aproximadamente visite Cienfuegos,y como tengo amistades en el giro gastronómico siempre me interesó,en la Verja se probaba un plan que le decían si mal no recuerdo la UVA.Segun me explicaron consistía en que la unidad manejaba parte de las ganancias y de esta manera podía manejar su funcionamiento de manera casi autónoma, había buena oferta,higiene,atención y se remozaba el local con lo que percibían de su ganancia,dos o tres años después regresó y el plan había desaparecido .

    Respuesta
  • el 10 enero, 2020 a las 6:41 pm
    Permalink

    Ricardo y Mia. Ante todo el agradecimiento por leernos. A sus respectivas preocupaciones daremos curso, no sólo con los correspondientes directivos sino desde nuestro frente de trabajo. De nuevo Gracias.

    Respuesta
  • el 10 enero, 2020 a las 7:47 am
    Permalink

    Hace falta que continúen mejorando diariamente para que se mantenga, que en la ciudad no hay restaurantes de calidad, reparan, invierten y a los días pésimo. Ejemplo: La Laguna, Los Pinitos, El Caribe. Es qué a nadie le duele?!?!

    Respuesta
  • el 9 enero, 2020 a las 8:53 am
    Permalink

    Ojo no es que sea extremista,solo que cuando esperamos la prensa ponemos el mejor interés y si fallamos en esto para la foto como será cuando no nos ven,además ampliando la foto se puede apreciar que una tiene las uñas pintadas ,un error fatal si no tiene guantes, por lo demás felicidades y en Abril lo visitaré, ojalá no sea otra Laguna del cura. Y el cochinito y la verja para cuando,otro que no he visitado pero me dicen las amistades que no hace diferencia es el Caribe .gracias y veremos.

    Respuesta
  • el 9 enero, 2020 a las 8:43 am
    Permalink

    Cienfuegos tiene varios restaurantes que fueron referencia para su pueblo,el Covadonga,la verja,el cochinito,el pollito y el mandarín;el polinecio nunca fue de arraigo,era como de más rango pero su cocina no marcaba la diferencia. Me alegra saber que el pollito fue beneficiado y solo me queda esperar no le pase igual a la laguna que por el 200 fue anunciado a bombo y platillo y en mi última visita pude ver un desastre de restaurante,de las fotos vi que quienes sirven no usan guantes muy malo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir