El agujero en la tarima

El miércoles en la tarde, a solo un día del tope de los precios, las tarimas estaban vacías. / Fotos: Dorado

En las últimas décadas, quizás este sea el momento donde los precios de los productos agrícolas se han ajustado más al bolsillo de quienes trabajan o reciben pensiones. Aun cuando no podemos hablar de una total armonía, la mayoría de los entrevistados consideran la nueva medida de topar los precios como positiva y necesaria.

Tales disposiciones comenzaron a implementarse desde el pasado 3 de mayo y tienen entre sus antecedentes las continuas inquietudes del pueblo cubano sobre este tema. Unos 23 productos conforman la lista de los regulados, entre ellos: hortalizas, frutos, granos y viandas.

Ante el ajuste no faltan quienes recorren en Cienfuegos los establecimientos estatales para verificar y, luego, abastecerse. “El problema es que ahora no hay nada, y lo que hay está en mal estado.”, dijo un cliente al salir del Mercado Agropecuario Estatal (MAE) de Pastorita.

Un equipo de prensa visitó once MAE y varios puntos de venta donde la oferta en general era escasa. Esta situación, a todas luces,  no guarda relación con la disminución de los costos, sino se debe al desabastecimiento que sufren esas instalaciones, las cuales contrastan con los de oferta y demanda, donde prima la calidad y permanecen los precios en las nubes.

¿Por qué no topar parejo? ¿Por qué no hacer esta medida extensiva para quienes especulan con la venta de productos agrícolas? ¿Por qué no llegar hasta el intermediario? El Estado deber funcionar como un regulador a todos los niveles.

Si la agricultura fuera eficiente en las gestiones productivas y luego Acopio jugara su papel, no tuvieran razón de existir estas formas particulares de comercialización, porque el sector por sí solo cubriría la demanda.

“Esta mañana llamé a Cumanayagua, me dijeron que estaba lloviendo mucho, tienen en nave col y cebolla para mandarnos, en El Tablón no me sale nadie. Esta semanita hemos empezado muy mal”, aseguró Ibia María Pérez, económica del MAE Reina.

“Acopio de Aguada nos debe abastecer, ya llevan 20 y pico de días sin traer nada, cuando debía ser martes, jueves y sábado. Los precios están favorables, lo que ahora no tenemos productos. Lo poco que vino, no de Acopio de Aguada, se ha vendido como nunca. Todos los consumidores reclaman que abastezcan la placita”, afirmó Marlén Domínguez, económica del MAE La Juanita.

Según los medios nacionales impresos, provincias como Matanzas, La Habana, Guantánamo y Camagüey cuentan con surtidas placitas y no existen las problemáticas visibles en Cienfuegos.

Durante el recorrido, solo dos establecimientos, el de Junco Sur y Punta Gorda, tenían un balance de ofertas y dijeron ser provistos a menudo. El resto poseía un panorama distinto: anaqueles vacíos, productos de segunda calidad y fuera de norma, que ningún cliente deseaba llevar a casa.

Confiamos que este escenario no sea permanente y que en un futuro cercano la Agricultura pueda mantener el abastecimiento en las placitas, pero son apenas suposiciones, porque hoy la realidad es mucho más fuerte y dinámica. Qué estrategias seguirá el territorio para asumir las nuevas disposiciones, si previo a la inserción de la bajada de los precios no se tuvo en cuenta la avalancha y el crecimiento de las compras.

Las mejoras ya se ven en las tablillas, tócale a cada Administración respaldar esa transformación.

Dejar respuesta