De la Moda y el Vestir: ¿Mal gusto o poca orientación?

4
458
El buen gusto es una cualidad con la que se nace, pero que puede también formarse./Foto: Internet

Muchos creadores con criterio responsable, generalmente miembros de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas, y que comercializamos a través del Fondo Cubano de Bienes Culturales, compartimos la misma preocupación en torno a la poca orientación en el vestir y los escasos espacios para promocionar la obra de los diseñadores cubanos que desde dentro proponemos lo que nos gustaría ver lucir a buena parte de los que habitamos esta Isla.

Los cubanos, en general, nos cuestionamos abiertamente y con frecuencia el mal gusto de muchos al vestir: los pantalones rasgados, el abuso de las licras que perfilan una figura muchas veces criticable, la ropa sobre talla o demasiado apretada, las sayas y vestidos extremadamente cortos, las malas combinaciones de prendas y colores, el uso de ropa inapropiada en diversos espacios y un sinfín de pequeños detalles, como el exceso de maquillaje y accesorios que más allá del gusto estético son consecuencia de la poca importancia que le hemos dado a lo largo de los años a la manera de vestir, creyendo que es algo superfluo y para nada trascendental.

El buen gusto es una cualidad con la que se nace, pero que puede también formarse, y se basa, al vestir, en la sencillez con que logremos combinar de manera adecuada la ropa y accesorios apropiados para cada ocasión, procurando denotar “elegancia y distinción” en todo momento, términos con los que desde su fundación se ha identificado a los habitantes de Cienfuegos, pues se puede llevar ropa sencilla y ser elegantes, si sabemos elegir.

A la hora de comprarnos una ropa, y por tanto, de vestirnos, debemos optar por prendas que destaquen lo mejor de nosotros y que resalten nuestra personalidad; eso que tanto tiene que ver con el estilo personal del que ya hemos hablado. Procurar la simplicidad en el vestuario y complementos, sin olvidar que la elección del calzado puede definir la intención de la ocasión y resulta primordial si procuramos mostrarnos a los demás tal cual somos.

Si tomamos como premisa que “por su modo de vestir se distinguen a los pueblos”, es preciso que aparezcan en los medios, espacios que de manera consciente y acertada puedan orientar el gusto estético siempre de manera sugerente, como contrapartida al gran flujo de información que para nada tiene que ver con nuestra identidad, y que por diversas vías alternativas se reciben a diario.

Acertada y muy agradecida ha sido esta idea y propuesta de la columna en 5 de Septiembre, para poner en manos de sus lectores este pequeño pero preciso grano de arena.

4 Comentarios

  1. Interesante trabajo, pero, ¿cómo orientar y educar? La “moda” se “manipula” al antojo de los “timbiriches”, dígase los que traen las ropas, tal es el caso hoy de la fiebre de la marca SUPREME, fundada desde 1994 en Nueva York, una de las más copiadas del mundo.

  2. Realmente la imagen que se proyecta en nuestro entorno no es la mejor ni la adecuada para nuestra región, puede que compren ropa hasta más cara que las de muy buen diseño nacional y de tejido apropiado para este clima tropical, pero aquellos de baja factura le dan facilidades de pago y con los artesanos de buen diseño y costura es al cash, no todos podemos. Es bueno ver que otras formas de adquirirlas para lograr que esos buenos diseñadores vean sus resultados engalanando la imagen de nuestra Ciudad que al igual que el atuendo de sus ciudadanos necesita del buen diseñador que la “VISTA” en toda su amplitud, Saludos y continuen esta bella labor

  3. Gracias por este necesario espacio.Muchas personas se quejan de que los diseñadores venden caro, pero lo cierto es que adquieren piezas de mal gusto por un precio igual o superior que las prendas que ofrecen los artesanos.

Dejar respuesta