¿Cómo cultivar pepino en tu patio?

El pepino es una de las verduras más populares en el mundo. Además de su exquisito sabor, se trata de un alimento con un contenido de 95% agua y la presencia en él de muchos nutrientes y vitaminas, como flúor, hierro, calcio, cloro, magnesio, potasio y otros. Incluso se utiliza para tratar la inflamación y la presión alta, además de tener propiedades calmantes, diuréticas y laxantes.

Por lo general la hortaliza puede adquirirse fresca en mercados del agro, placitas, ferias agropecuarias o vendedores ambulantes. Sin embargo, si dispones de un pequeño espacio en tu patio podrías proporcionarte todo el año esta deliciosa ensalada con un mínimo esfuerzo y escasos recursos.

Manos a la obra

Antes de dar el paso debes conocer que estamos en presencia de un vegetal a utilizar en diversas formas. Por lo general el pepino suele comerse en forma de ensalada cruda, pero también lo emplean en recetas para pasteles, bocadillos como encurtidos (verduras enlatadas), jugos y hasta dulces en almíbar.

El alimento en cuestión, probablemente originario de la India y esparcido por todo el mundo, tiene diferentes formas y tamaños (que pueden variar de 10 a 30 centímetros), además de que su corteza presenta disímiles tonalidades, que van del verde claro al más oscuro. Las variedades más comunes son el japonés, rústico, aodai, etc.

Cultivar esta planta es simple y no requiere mucho cuidado, pero debes prestar atención a la siguiente información si quieres asegurarte de obtener frutos saludables y sabrosos.

Reiterar que el pepino es posible sembrarlo durante todo el año en regiones subtropicales. En cuanto al clima, resulta preferible que sea con una temperatura cálida, aproximadamente entre 26 y 28ºC. No obstante, si habita en zonas frías, se le recomienda plantarlo en ambientes protegidos donde puede controlar la variación de grados, como invernaderos y casas de cultivo protegido.

El suelo que recibirá la planta debe ser preferentemente fértil, arenoso-arcilloso, rico en materia orgánica, bien drenado y no muy ácido. También tenga cuidado de que los sembradíos estén en lugares donde el viento no sea tan fuerte. Como la mayoría de los vegetales, también necesita mucha luz solar para crecer bien. Entonces, no descuides este paso: elige el sitio en el que la incidencia de los rayos ultravioleta sea alta durante al menos algunas horas del día.

Entonces, ya están en condiciones de convertirte en horticultor casero. La siguiente operación consiste en excavar hoyos de aproximadamente 1,5 a 2 centímetros de profundidad. Una vez hecho esto, siembre de tres a cuatro semillas en cada huequito. Recuerda dejar un espacio entre las plantas de unos 1,5 metros, una distancia que puede variar según el método de cultivo elegido por ti, ya sea como planta baja o por estaca, cuando crece cerca de una valla o algo similar. Ojo, lo ideal es la siembra directa pues esta especie no soporta bien el proceso de trasplante de plántulas logradas en semilleros.

También es posible utilizar macetas, una excelente opción para quienes viven en un departamento o no tienen un patio o jardín lo suficientemente grande para este cultivo. En tal caso compra un recipiente de aproximadamente 50 centímetros de alto y 30 cm de diámetro. Eso es porque la planta no requiere mucho espacio, incluso si se hace en el patio trasero.

En cuanto a los cuidados que debes tener con tu hortaliza, resulta importante el riego para lograr un crecimiento y desarrollo saludable del vegetal, así que asegúrate de que tus canteros reciban suficiente agua para mantener el suelo húmedo, pero no empapado.

En tanto, es necesario que realices podas frecuentes para mantener en buen estado tu siembra. Puedes cortar las puntas de las ramas principales, lo que promueve una mayor ramificación de las matas. Además del corte frecuente, debes preocuparte por llevar a cabo el proceso de trilla, que no es más que cercenar los brotes que van apareciendo.

Antes de iniciar el proceso de fertilización, considera vital que tú o un profesional especializado haga un análisis de suelo para saber qué método se debe utilizar. Ten en cuenta que en algunos casos se requiera realizar un encalado, es decir, el uso de piedra caliza.

Es muy aconsejable el uso de abonos orgánicos para ayudar a que su planta crezca y se desarrolle mucho más saludable y proporcione frutos sanos y sin elementos químicos dañinos al organismo humano, al tiempo de evitar la contaminación del medio ambiente.

Al plantar el pepino, es posible que te enfrentes a un problema por el que todos los agricultores han pasado: el ataque de plagas, insectos y malezas. Los cultivos de la verdura a menudo son atacados por pulgones, barrenadores y moscas de la fruta. En estos casos, se recomienda no rociar ningún tipo de insecticida sobre las flores. Esto se debe a que pueden ser machos o hembras y, por tanto, la planta dependerá de otros insectos, como la abeja, para realizar la polinización.

Una de las formas de controlar las plagas en tu huerto es el replanteo, técnica que facilita el tratamiento cultural con la siembra y además es capaz de reducir el riesgo de que vuelva a ser atacada por insectos indeseados. Además, mantenga su cultivo siempre limpio para evitar la aparición de este problema común en las plantaciones y realice inspecciones de rutina para asegurar un control sistemático sobre la aparición de estos males.

Otro aspecto a destacar sobre cómo plantar pepinos es el momento de la cosecha. Puedes realizar los primeros acopios entre los 50 o 60 días desde la fecha de siembra, pero este número también suele variar según el método de cultivo y el propósito de la siembra (comercial o personal, para consumir crudo o en conserva, etc.). Ahora bien, le aconsejamos recolectarlos cuando alcance los 20 centímetros de largo y tenga un color bordeando el verde claro.

Ahora solo les queda lavarlos bien y preparar a su gusto la ensalada antes de llevarla a mesa. ¡Buen provecho para toda la familia!.

Artículos relacionados

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir