Arcides y la cosecha de “El Porvenir”

Once años atrás, el porvenir era algo incierto para Arcides Hernández Pérez. Y, aun sabiéndolo, llamó así a su finca, El Porvenir, asociada a la Unidad Básica de Producción Cooperativa El Tabloncito, en el municipio de Cumanayagua. “Comencé —dijo— con una hectárea (ha) de tabaco; en el segundo año sembré una y media, y ya ahora tenemos un proyecto de 12 ha, con tecnología de punta”.

No fue casual que en sus tierras se diera inicio recientemente a la campaña de siembra de tabaco en la provincia de Cienfuegos, con la ambición de acopiar cerca de 85 toneladas (t). Allá, en El Porvenir, la agricultura es mucho más que el famoso torcido cubano y rebasa con creces aquellas primeras aspiraciones de su dueño.

“Al principio no creía en la diversificación de los cultivos y resulta que eso me ha salvado el juego, porque el tabaco no siempre sale bien; corres el riesgo de quedarte limitado. A raíz de esta situación, entendimos la importancia de contar con otras producciones, y hoy tenemos café, habichuela, boniato; hemos sembrado plátano, yuca, e incursionaremos en la cebolla”, apuntó Hernández Pérez.

Para el afanoso campesino, la cuestión reside en disponer de diferentes vías de ingresos. “Que sea como un río, mientras más afluentes, mayor caudal. De ahí que nos sintamos cómodos desde el punto de vista económico. Por ello —sostuvo—, nos preparamos para exportar; el boniato está listo y hay una hectárea de habichuela que rinde alrededor de 14 t”.

La plantación de variedades distintas, resistentes al cambio climático y con alto potencial de rendimiento se halla entre las experiencias positivas de El Porvenir, con la asesoría de especialistas de la Universidad de Cienfuegos. Sin embargo, Arcides no ve en lo conseguido motivo de satisfacción, sino impulso para seguir trabajando.

“En dos o tres años, comenzaremos a procesar tamarindo. Cuando esté en plena producción, pondremos una minindustria en la finca. También sembraremos 2 ha de plantas medicinales y nos disponemos a aportar mucho más”, afirmó.

Tal pretensión encuentra sustento en las 63 medidas aprobadas por el gobierno cubano, a fin de contribuir al incremento de las producciones agrícolas y satisfacer demandas que, al paso de los días, parecieran difíciles de poder compensar.

“Nosotros estamos contentos, con la reducción de la tarifa de electricidad e igual con las posibilidades de exportar y comprar equipos en moneda libremente convertible (MLC). A futuro, nos proponemos tener una vaquería, de 40 ha, —ya solicitada— para poseer ganado y garantizar el movimiento y rotación de las tierras”, comentó Hernández Pérez.

Once años después, el porvenir de entonces es una certeza. Y no solo porque así se llame la finca de Arcides, El Porvenir, sino por su empeño en cosecharlo.

Artículos relacionados

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Graduado en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir