Una política para los niños, adolescentes y jóvenes cubanos

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 35 segundos

Con la aprobación de la Política de Atención Integral a la Niñez, Adolescencia y Juventudes, el 20 de julio último durante el I Período Ordinario de Sesiones de la X Legislatura del Parlamento, Cuba avanza en el propósito de proteger y priorizar a esos segmentos poblaciones, con una importancia vital en el devenir del país.

Esta iniciativa multisectorial, tal y como coincidieron en plantear los disputados,

fortalece las condiciones de inclusión para que las nuevas generaciones disfruten de todos los derechos y beneficios sociales, culturales, económicos y políticos.

Se procura ofrecer un mayor número de oportunidades a los niños, jóvenes y adolescentes cubanos- sin asistencialismo- para que pongan en marcha sus proyectos de vida y sean felices con pleno desarrollo espiritual y material. De esa forma pueden contribuir a la continuidad y futuro de la Revolución.

Y no se trata de que la existencia de la Política de solución a las actuales problemáticas presentes.  Su éxito no radica en que haya sido presentada, sometida a la valoración de poco más de 20 mil jóvenes (asunto que la valoriza en mucho).  La valía podrá constatarse en la misma medida en que se cumplan cada uno de los aspectos delineados; de ahí que el plan de acción que se ha encargado al gobierno debe ser monitoreado de manera permanente y tener oportunas evaluaciones en aras de enmendar cualquier desviación en el logro de sus objetivos.

Ya lo refería antes: la Política tiene carácter intersectorial; de ahí que nadie ha de quedar al margen. Corresponde pues a los gobiernos territoriales, las organizaciones políticas y sociales, las instituciones académicas, las entidades empresariales y la sociedad en general hacer posible su éxito; toda vez que los  niños, niñas, adolescentes y jóvenes son sujetos titulares de derechos, cuya garantía debe materializarse a nivel colectivo e individual, con una participación significativa acorde con sus capacidades y momento del ciclo de vida y con el ejercicio de la ciudadanía como agentes de transformación social y cultural.

Mas no es la Política de Atención Integral a la Niñez, Adolescencia y Juventudes un documento aislado; todo lo contrario. Toma en cuenta la política de la dinámica demográfica y el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social; además de vincularse con macro programas de Gobierno, entre ellos de Adelanto de las Mujeres, en Contra del Racismo y la Discriminación Racial, y con los acuerdos del X Congreso de la Federación Estudiantil Universitaria, el Consejo Nacional de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media.

Insisto.  No se trata de un documento más.  Dicha norma abre el camino a la elaboración del proyecto de ley que sustituirá al actual Código de la Niñez y la Juventud que data de 1978, que se prevé presentar ante el Parlamento el próximo año.

Visitas: 80

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *