París-2024 sin boxeo huele a golpe bajo

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 46 segundos

¿De qué se está hablando cuando se dice que el Comité Olímpico Internacional evalúa la opción de sacar al boxeo de su programa competitivo en la próxima edición de París-2024?

Una información de Reuters dio cuenta de que el Comité Olímpico Internacional planteó el jueves pasado la posibilidad de excluir al pugilismo de los Juegos Olímpicos París-2024, afirmando que la Asociación Internacional de Boxeo (IBA), dirigida por Rusia demostró no tener «ningún interés real» en este deporte ni en sus atletas.

Huele, hablando en términos boxísticos, a golpe bajo. Pareciera que la posibilidad de exclusión de una disciplina fundadora de los Juegos, de los modernos y de los antiguos, es porque el presidente del ente mundial de ese deporte es el ruso Umar Kremlev, y por el patrocinio –como lo tienen todas las federaciones– de la empresa Gazprom.

Asociación de Boxeo ataca con dureza al Comité Olímpico Internacional

¿Cómo entender que desde la mismísima entidad rectora del deporte en el mundo se prive a los deportistas de su participación, lo cual rompe con la máxima del fundador del movimiento olímpico, Pierre de Coubertin, de que lo importante no es ganar sino competir?

El COI exige hoy reformas en la IBA de gobernanza y control de las finanzas, ¿y qué hizo en los Juegos Olímpicos de 2008 y de 2012, cuando la corrupción pululó? En aquellas citas los púgiles fueron despojados burdamente de sus victorias, sin que hubiera ni llamado de atención ni exigencias.

Bill Philipps, un exárbitro de boxeo le contó al periódico británico The Times de los intentos de soborno del que fue objeto en un torneo clasificatorio para los Juegos de Beijing-2008, le llegaron a pagar a dos prostitutas y le dejaron un sobre con dinero en efectivo para hacerse de la vista gorda. ¿Y qué pasó?

No es corta la historia de los amaños en el deporte, ha tocado al tenis, al fútbol, al béisbol de grandes ligas, pero en el curso de las investigaciones, no son los atletas los perjudicados, aunque cuando se ha comprobado que estos participan, sí se han tomado medidas, como en la Serie por el título de la MLB, en 1919, entre los Rojos de Cincinnati y los Medias Blancas de Chicago, suceso conocido como Medias negras de Chicago.

Escándalos tan sonados como el del balompié italiano en la primera década de este siglo, con la Juventus, el Milán la Fiorentina y la Lazio, clubes que negociaron la participación en sus partidos de árbitros que le favorecieran, encontraron medidas fuertes contra esas organizaciones que llegaron a suspensiones de juegos y caídas a divisiones inferiores y hasta la pérdida del título del torneo, pero no a abortar el deporte y dejar fuera de su participación a los futbolistas.

Si existen problemas con la IBA, ¿por qué no enfrentar el problema con la organización para dilucidarlos, sin afectar la presencia de uno de los deportes históricos en los Juegos Olímpicos? O es que ¿a caso se quiere, también, en la misma campaña de persecución insaciable y de feroz carrera mundial de descrédito, culpar a Rusia de la suerte de los boxeadores?

Visitas: 1

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *