Medidas que no son una varita mágica

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 26 segundos

Han trascurrido casi seis meses de aprobadas las medidas para impulsar la economía cubana y rectificar distorsiones; pero queda mucho por hacer en ese camino empedrado y agreste. Al analizar la publicación de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) referente a la Inflación del mercado al cierre de mayo y revisando otros resultados de la economía cubana, lo avanzado rumbo a lograr la estabilidad macroeconómica y los impulsos propuestos no se evidencia convincentemente. Sobre el uso del término distorsión en lugar de error, algo en lo que algunos insisten, debo señalar que sí considero que son distorsiones; porque la implementación de muchas transformaciones emanadas de la actualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista, no son congruentes con los objetivos trazados, como bien fue analizado.

Tampoco pueden olvidarse para no abordar la persistencia de las más de  doscientas cuarenta medidas que tratan de asfixiarnos; la inclusión injusta de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo o los 159 mil millones de dólares en daños económicos provocados por ese dinosaurio llamado Bloqueo. A esta altura solo me gustaría decir, parafraseando el brevísimo cuento de Augusto Monterroso y con mis sesenta y un años de edad a cuesta: “cuando nací, aquí estaba el dinosaurio”. Oportuno resulta recordar los 147 mil 390 millones de pesos de déficit fiscal aprobados en el presupuesto de este año. Déficit que es el resultado de garantizar con los ingresos públicos que seamos capaces de captar, entre otras prioridades, los gastos públicos que aseguren las principales conquistas de nuestro proyecto social. Estos gastos en valores, por ejemplo, son ascendentes a 60 mil millones de pesos en la Salud Pública y 55 mil millones en Educación. Incluyeron además, importantes medidas relacionadas con mejoras salariales de los médicos y los maestros por más de 25 mil millones de pesos. Claro que el déficit es un resultado no deseado; pero en nuestro caso, no se trata de aplicar políticas fiscales restrictivas.

Sobre el impacto de las medidas, de conjunto con el déficit fiscal previsto, debe evaluarse lo que publica la ONEI referente a la inflación interanual al cierre de mayo y con tendencias ascendente. Según informan, la Inflación se sitúa en el 33.11 por ciento con respecto al año anterior; mientras que el Índice de Precio al Consumidor (IPC) con respecto a abril fue del 2.69 por ciento y el acumulado hasta mayo es de un 25.5 por ciento. Resumiendo, la inflación no anda al trote, sino que todavía es veloz y anda al galope, a pesar de las medidas aprobadas. Lo más ruidoso es que la alimentación y el transporte siguen siendo las categorías que más afectaron el bolsillo del cubano en el primer semestre del año. Los Alimentos y bebidas no alcohólicas tuvieron el segundo mayor incremento interanual de precios ascendente al 34,9 por ciento y causaron el mayor efecto en el aumento general de los precios con un 62, 66 %. A continuación, se ubicaron los efectos del Transporte, que tuvo el mayor incremento interanual (39.70 %); pero con un efecto del 14.99 % en dicho aumento. Es una verdad de Perogrullo que la cuestión de los precios de los alimentos y su relación con la producción deben ser un tema presente en el colimador de los decisores y con lentes diferente. Esto, aunque se ha explicado y se han aprobado más de 63 medidas en este sector de la economía, unido a medidas de concertación de precios y normas para formación a partir de la evidencia de los gastos, no evidencia todavía resultados que se correspondan con la prioridad anunciada, provocando un círculo vicioso con el desabastecimiento de las tarimas y en el incremento de los precios.

Referente a la categoría del Transporte, su impacto lo avizoraban algunos de manera lógica; pero hay comportamientos de precios en actividades dentro de este rublo que no se tenían previstos. Por ejemplo, el retiro del subsidio a los portadores energéticos y a las tarifas que aplicaban los transportistas de los medios aéreos, marítimos y de algunos medios terrestres, porque anteriormente no descargaban en sus fichas de costo los incrementos de los precios de los neumáticos, baterías y otras partes y piezas de repuesto, pudieran ser correspondientes con este incremento de los precios al consumidor. Estas tarifas habían implicado que 19 empresas de este sector terminaran con pérdidas acumuladas inaceptables al cierre del 2023, como inaceptable era que se subsidiara con presupuesto del Estado cubano a ciudadanos extranjeros que consumían el combustible en nuestros servicentros. Sin embargo, las tarifas de otras actividades, como la de los transportistas privados de motorinas y triciclos dentro de la ciudad de Cienfuegos, no debieron incrementarse, como ha observado la población en muchos casos. Es que, desde la aprobación de las medidas económicas, se ratificó que la venta del combustible a dichos transportistas, sería a precios mayoristas y se mantendría el subsidio por el Estado.

Debe señalarse además, que casi todos los rubros experimentaron incrementos interanuales superiores al 10 %, excepto en la categoría de Recreación y cultura (8.81 %), Prendas de vestir y calzado (8.71 % de incremento interanual), Salud (1.19 %) y Comunicaciones (0.65 %). En el resto, los dígitos por su orden son los siguientes: Restaurantes y hoteles (38.97 %), Bebidas alcohólicas y tabacos (33.33 %), Bienes y servicios diversos (24.88%), Educación (23.28%), Servicios de la vivienda (21.60%) y en Muebles y artículos del hogar (13.07%).

Todos estos guarismos complican el escenario de la familia cubana, pues siguen lacerando el poder adquisitivo de los salarios, aquejadas además por la falta de disponibilidad de efectivo en Cajeros automáticos y Cajas extras; la no aceptación de pagos por Tranfermóvil de los servicios o bienes que demandan en diferentes establecimientos y de variadas formas de propiedad; por las tasas de cambios inducidas, que además de ilegales, provienen de sitios con algoritmos dudosos; unidas a otras desviaciones, también pendientes por encauzar.

Si a  la Inflación galopante se le añaden las afectaciones provocadas a la economía por los largos y molestos apagones, la situación se complejiza. Pudiéramos estar próximos a otro período donde no se alcancen los modestísimos e insuficientes crecimientos del Producto Interno Bruto (PIB), que nos propusimos al comenzar el año,en el entorno del 2 %. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la economía cubana solo crecerá el 1.3 % este año, de acuerdo a pronósticos del mes de mayo. Resumiendo: estos dos resultados (Inflación y Estancamiento) sitúan  a la economía del país en el estado menos deseado por los economistas: la Estanflación.

Ahora bien, no se trata tampoco de abordar el asunto con tonos apocalípticos para llamar la atención. Se trata de evaluar con el pueblo las medidas aprobadas hasta las instancias de las autoridades municipales, de manera transparente y dejando a un lado la retórica y los tonos eufemísticos que pudieran confundirnos. Si bien es cierto que se ha divulgado la información brindada sobre la marcha en la implementación de las medidas por el miembro del Buró Político del Comité Central del Partido, Manuel Marrero Cruz, primer ministro cubano ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, no se aprecia el mismo rigor en todas las instancias. En nuestras asambleas municipales del poder popular, por ejemplo, no escucho que sea un tema que se evalué de la misma manera. Esto pudiera lacerar la integralidad que demandó el titular del Parlamento cubano, el compañero Estaban Lazo Hernández, planteando que el énfasis fundamental es en el municipio, logrando la plena participación ciudadana, además del rigor y el control popular.

Entonces, las medidas no son una varita mágica que lo resuelve todo de solo tenerlas en la mano, como en los cuentos de hadas. Como expresamos al inicio del año, las voces honestas reconocen que las medidas que se aprobaron deben andar por esos caminos agrestes y empedrados; pero para ello se requiere modificar las formas de actuación y estilos de dirección de los actores locales que tienen responsabilidad en ello y siempre con la participación del pueblo. No hay otra opción.

Visitas: 113

Andrés Martínez Ravelo

Ingeniero civil. Miembro distinguido de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba.

3 Comentarios en “Medidas que no son una varita mágica

  • el 28 junio, 2024 a las 7:26 pm
    Permalink

    “…. Lo más ruidoso es que la alimentación y el transporte siguen siendo las categorías que más afectaron el bolsillo del cubano en el primer semestre del año…” Esta frese es paradójica, quien autoriza la realización de esas dos actividades económicas (a particulares y estatales) es el gobierno municipal (o debe serlo), sobre la base de lo legalmente establecido; quien tiene la potestad para realizar todas las actividades de control necesarias sobre las actividades económicas que se autoricen, el gobierno municipal (o debe serlo), quien tiene como principal función proteger y garantizar el cumplimiento pleno de los derechos de la población, el gobierno municipal (o debe serlo).
    Y quien debe ser el mayor interesado en que el pueblo opine y participe en el control popular; quien debe de una vez garantizar las vías reales, operativas y transparentes para que el pueblo pueda ejercer sus derechos, el gobierno municipal (y ahora incluyo al gobierno de la provincia)
    Con solo enfocarse en la implementación real de la bancarizaciòn, se daría un paso fundamental para que cualquier medida económica tenga mejor destino

    Respuesta
    • el 29 junio, 2024 a las 4:32 pm
      Permalink

      Excelente y muchas gracias por su criterio.
      Primero launicipalidad o municipalismo, como nos pedía Martí y que quedó refrendado en nuestra nueva Constitución
      Segundo las medidas, que don vo.o treinta y tantas y que deben ser analizadas a ese nivel, entre ellas la producción de alimentos y los precios.
      Tercero lo que plantea de la bancarización, coincido que es una bronca importante dentro de las medidas.
      Ninguna medida podemos verla de manera aislada,el enfoque debe ser integral a nivel de municipio y hasta de Consejo Popular.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Respuesta
  • el 28 junio, 2024 a las 9:36 am
    Permalink

    Considero que este artículo puede ser una herramienta, para el análisis particular en cada municipio, de la situación real que enfrenta cada uno.
    También sirve para que los cuadros a ese nivel y a nivel de provincia, se esfuercen por hacer realidad las orientaciones del Buro Político, que se ha esforzado el Primer Ministro en hacer cumplir.
    Sobre todo pienso que el que lo lea, estará mejor informado acerca de la situación actual de nuestra macroeconomia y de cómo incide esta en el bolsillo de los cubanos.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *