Luz Esther López Jiménez, su familia y la pedagogía musical en Cienfuegos

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 6 minutos, 22 segundos

Dentro de la historia de la música en Cuba encontramos a varias familias que han encauzado su vocación hacia el noble arte de enseñar. Entre ellos están los pedagogos musicales que hoy propongo a los lectores que, desde Cienfuegos, han realizado una meritoria labor.

A través de las vivencias de una de las integrantes de la familia, Luz Esther, conocí la impronta que tuvo en todos ellos su abuelo Mario Ramón Jiménez Bernal, clarinetista y pedagogo, y su tía Ana Berta Jiménez Borrell, destacada profesora dentro de la enseñanza del solfeo en la Provincia. La tradición musical fue heredada por los sobrinos de Ana Berta y nietos de Mario Ramón, todos de apellido López Jiménez, que son Antonia Victoria (Ñiquita), profesora de coros y dirección coral; Caridad, profesora de piano y pianista acompañante; Gonzalo, violinista y clarinetista, además de profesor de violín y Luz Esther, que se ha desenvuelto en las asignaturas Apreciación Musical, Taller de Iniciación a la Apreciación y forma parte del Departamento de Arte en la Universidad de Cienfuegos, donde imparte asignaturas relacionadas con la música.

Por los aportes de esta familia a la enseñanza artística a la Perla del sur, les propongo algunos fragmentos de una entrevista que me concediera Luz Esther, pedagoga que se caracteriza por incluir en su práctica los presupuestos de la Nueva Escuela y la Educación por el Arte.

Luz Esther: “Mi familia se inserta en la localidad de Cienfuegos a partir de mi abuelo, Mario Ramón Jiménez Bernal, clarinetista, natural de San Juan de Los Yeras, donde comenzó su vida como músico de atril. Luego se trasladó para la Banda de Cienfuegos y constituyó su familia en esta localidad. En un momento de su vida integró la Banda de la Marina en La Habana. Allí tocó obras creadas por Antonio María Romeu. Recuerdo una partitura que tenía guardada en casa con una dedicatoria que Romeu le hizo a mi abuelo. Todavía existe, pero está muy deteriorada ya. Importantes clarinetistas nuestros venían a mi casa para hablar con El Maestro, como le decían, entre ellos Juan Jorge Junco, que fue su alumno y Vicente Monterrey. Siempre hablaban de música, partituras, compositores. Además de clarinete, también impartió solfeo.

“Con mi abuelo, desde pequeños, comenzamos a recibir la influencia educativa y musical de todo lo que tenía que ver con el mundo sonoro. Contribuyó mucho a nuestra formación musical. Nos llevaba al barrio de Reyna, donde vivía José Manuel Vázquez del Rey, para que pudiéramos escucharlo tocar y ver cómo se deslizaban esos dedos cuando viajaban por el teclado. Era un gran pianista, el timbre que le sacaba al piano, su sonoridad, concepto del legato, e interpretación, era magnífica. También nos llevaba a escuchar a Mercedes González Cano, pianista concertista de Cienfuegos. Mi abuelo, como árbol central de esta familia, siempre se preocupó y ocupó de manera enfática por nuestra formación musical.

“Mi tía Ana Berta Jiménez Borrell, que era profesora de solfeo, instruyó a muchos alumnos. Por sus manos pasaron varias generaciones. En los años ’70 asumió la dirección de la Escuela de Música. Fue maestra de la ya fallecida pedagoga Silvia Margarita Rodríguez Jo y de muchos profesionales de Cienfuegos. Mi abuelo, conjuntamente con mi tía, recibieron preparación en los seminarios del CENSEA (Centro Nacional de Superación de la Enseñanza Artística), hasta que alcanzaron su evaluación de Nivel Medio Superior, bajo la orientación de Roberto Chorens Dotres, en la parte de Apreciación Musical y Elvira Fuentes Hurtado, en Solfeo. Mi tía se retiró en el año 94, y mi abuelo se enfermó muy cerca de la edad de jubilación.

“En la década del 70, mis hermanos y yo comenzamos a estudiar en la escuela de música. Nosotras elegimos piano y mi hermano, violín. En el pase de nivel Ñiquita aprobó Dirección Coral, Caruquilla piano, Gonzalito violín, y yo continué estudiando aquí en Cienfuegos. A su regreso mi hermana Ñiquita empezó a trabajar en la escuela de música como profesora de coro, y se incorporó a la dirección del Coro Cantores de Cienfuegos. Estoy hablando de principios de la década del 80. Mi hermana Caruquilla se graduó de la ENA en el año 85 y comenzó su labor como profesora de piano acá en la Escuela de Música Manuel Saumell.

“Mi hermano Gonzalito, se unió a la Charanga Cienfueguera, y a la Sinfónica de Villa Clara. Yo hice el preuniversitario y posteriormente matriculé en el Curso Emergente de Instructores de Arte. Me inserté luego en la Carrera de Educación Musical en el año 1988en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela de Villa Clara, en la modalidad de Curso para Trabajadores.Fui Instructora de Arte en la Casa de la Cultura de mi ciudad. Luego me convocaron para conformar el claustro de profesores del Departamento de Arte de la Universidad de Cienfuegos, donde sigo trabajando desde el año 1994, hasta la fecha.

“Antonia Victoria (Ñiquita), mi hermana, comienza primeramente como profesora de coro. Utilizó la actividad coral como facilitadora para la formación de la respiración de los instrumentistas de aliento. Simultáneamente trabajaba con el coro Cantores de Cienfuegos. Aproximadamente en el año 1995 cesa de dirigir el coro y se dedicó solamente a la escuela de música, donde tuvo una labor pedagógica destacada. Participó en varios festivales internacionales y nacionales como, Voces del Mañana, donde obtuvo premios.

“Ese festival lo auspiciaba la escuela Alejandro García Caturla y estaba bajo la tutela de la maestra Carmen Rosa López Hernández. La antigua directora de Cantores de Cienfuegos, Honey Moreira Abreus fue alumna de mi hermana en el nivel elemental y también varias cantoras destacadas de la ciudad. En el año 2003 se forma la agrupación Canticus Novus, que ella dirige hasta la actualidad. Continúa realizando actividades simultáneas como profesora de Coro en la escuela de música, donde imparte también la asignatura de Dirección Coral.

“Mi hermana Caridad es profesora de piano y pianista acompañante. En el año 2011, la invitan a trabajar como colaboradora en Haití, para impartir clases de piano. Se desarrolló muy bien, cumplió satisfactoriamente su misión y fue nuevamente convocada por la dirección de esa institución en 2013, donde ha estado por casi diez años.

“Mi hermano Gonzalo fue alumno de la ya fallecida profesora ucraniana, Alla Tarán, que vivió aquí en Cienfuegos desde el año 1975. Formó parte de un quinteto de cuerdas que, además de él estuvo integrado por Ángel Godoy, Orlando Beltrán, Enrique Nelson y Alexis Correa. Actualmente es profesor de violín en la Escuela Vocacional de Arte de Matanzas. Como mi abuelo era clarinetista, mi hermano comenzó a interesarse por ese instrumento también. Tocó el clarinete en la Banda de Conciertos de Cienfuegos y en la Banda de Matanzas, dónde se mantiene.

Sé que está muy cercana a la Nueva Escuela y la Educación por el Arte y que ha tratado de llevar estos presupuestos a su metodología dentro del proceso de enseñanza aprendizaje. Me gustaría que me hablara un poco sobre sus experiencias al respecto, le inquiero, a lo cual responde.

“Pertenezco al departamento de Arte de la Universidad de Cienfuegos, soy profesora de la parte de música. He dado Panorama de la Cultura Cubana, Educación Artística, Educación Musical y Didáctica de la Educación Artística, que es la disciplina en la que ahora me estoy perfeccionando. Nuestra carrera, que se llama Educación Artística, trabaja la arista de la educación por la música y para la música. Cuestión esta muy tratada por los grandes teóricos de la Escuela Nueva, que al hablar de ellos es importante mencionar a Emile Jaques-Dalcroze (1865- 1990), Zoltán Kodály (1882-1967), Carl Orff (1895-1982). Ellos partían, como presupuesto metodológico, del desarrollo de la sensibilidad y la sensorialidad. Tomaban como centro de atención y de interés al niño. Para que él, a partir de todo el sistema de influencias que recibía, pudiera construir su aprendizaje.

“La Escuela Nueva es un movimiento que surgió a finales del Siglo XlX y nosotros la llevamos a la didáctica de la Educación Artística, específicamente a través de las artes plásticas y la música. Estos teóricos que te he mencionado fueron músicos, pero se dedicaron después a la creación de esos métodos que se convirtieron en teorías del conocimiento para la música; haciendo importantes aportes a la enseñanza artística y a la educación musical en general.

“Ese presupuesto tomado de la Nueva Escuela, de la educación por la música y para la música, se encuentra incluido ya dentro del currículum base tanto de la formación del educador de arte, como del músico profesional. Comenzó en el programa de Iniciación Musical, donde se emplean todos los recursos que ellos aportan. Pongo como ejemplo las investigaciones de Alina Ponsoda, donde hace sugerencias muy buenas de cómo iniciar y trabajar para formar habilidades y capacidades musicales en el estudiante. Ella deja sus instrucciones en el libro ‘Iniciación Musical para las Edades Tempranas. Desde la Percepción Sonora a los Conceptos Musicales’, donde enfoca sus estudios hacia el desarrollo de la sensibilidad y la sensorialidad.

“Nosotros lo estamos trabajando desde la didáctica, que es donde se dan las teorías y los métodos para poder impartir el programa de Educación Musical. John Dewey, pedagogo significativo de la Escuela Nueva plasma en su libro El arte como experiencia, la importancia de la vivencia y de la experiencia dentro del proceso de enseñanza aprendizaje, como elementos, como rasgos de la esfera afectiva de la personalidad del individuo.

“Partimos de lo que pasa con las vivencias y hasta dónde nos lleva la parte emotiva. En el área nuestra trabajamos con el proceso humano de: cómo llega el conocimiento al sujeto, qué transformaciones hace a partir de ahí y cómo devuelve lo ya aprehendido en sus saberes. Ellos enfatizan mucho en la sensorialidad para el desarrollo de la sensibilidad; en cómo a través de ella una persona es más sensible para la apreciación del arte. Claro, eso tiene una connotación en el modo de actuar de cada individuo”.

Estas experiencias formativas, de las que nos habla la profesora Luz Esther, brindan herramientas muy útiles para el proceso de enseñanza y aprendizaje. Centran su mirada en el ser humano, al adecuar los conocimientos al desarrollo de potencialidades y habilidades mediante técnicas que van al ritmo e interés de cada sujeto. El motor impulsor de la parte volitiva, se encuentra en la esfera afectiva.

La Educación por el Arte propone un proceso dinámico, interactivo, donde la experiencia formativa sea asimilada primeramente desde lo sensorial y quede en el sujeto como parte de sus vivencias. Cada persona procesa los conocimientos de una manera diferente y los devuelve al mundo también mediante una forma personalizada; lo que para ellos es válido. De la autoexpresión de cada persona nace lo auténtico y único que identifica al individuo, como también lo hace un creador con su con obra.

Los hermanos López Jiménez, continuadores de la obra de su abuelo y su tía, encontraron su propio camino dentro de la enseñanza, la música y la cultura. Cada uno, desde el perfil que eligió, ha sido un referente en la ciudad. Con ellos mi homenaje a hombres y mujeres que, muchas veces desde el más absoluto anonimato, van dejando huellas firmes en su región.

Visitas: 18

Sandra M. Busto Marín

Licenciada en Música con perfil de flauta. Diplomada en Pedagogía y Psicología del Arte, Pedagogía Musical y Educación por el Arte. Máster en Arte. Todo en el Instituto Superior de Arte de La Habana.

3 Comentarios en “Luz Esther López Jiménez, su familia y la pedagogía musical en Cienfuegos

  • el 9 marzo, 2023 a las 5:41 pm
    Permalink

    Felicitaciones por el interesante artículo, conozco bien a la familia L opez Jiménez a la que me unen lazos afectivos y profesionales, considero muy importante su labor pedagógica en Cienfuegos.
    Saludos s Luz Esther una excelente profesional que ha contribuido mucho al desarrollo de su especialidad desde la docencia universitaria.

    Respuesta
  • el 8 marzo, 2023 a las 10:02 am
    Permalink

    Muchas Felicidades a Esthersita, y familia, vale destacar que tienen además una tercera generación también de músicos excelentes.

    Respuesta
  • el 8 marzo, 2023 a las 9:14 am
    Permalink

    Felicidades a la familia, mis vecinos mas cercanos.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *