La música de Bracegirdle se escuchó en el centro de Cuba

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 13 segundos

No es la primera vez que el norteamericano-australiano Lee Joseph Bracegirdle (Houston, 1952) viene a Cuba a presentar su música. Este señor de gris cabellera estuvo en la nación hace nueve años, regalando al público asistente de la Sala de Conciertos Dolores de la ciudad de Santiago de Cuba, una composición suya titulada Variaciones para orquesta (Variations for Orchestra).

Recientemente, el pasado 25 de noviembre estrenó –acompañado por la Orquesta Sinfónica de Villa Clara y otros artistas–, la obra Tríptico para saxofón y orquesta (2017) en la Galería de Arte de Santa Clara.

La Orquesta Sinfónica de Villa Clara acompañó al director durante el programa. /Foto: Delvis Toledo de la Cruz
La Orquesta Sinfónica de Villa Clara acompañó al director durante el programa. /Foto: Delvis Toledo de la Cruz

Este reportero tuvo la suerte de formar parte del público que acudió a la actividad, y pudo deleitarse no solo con el talentoso colectivo sinfónico, sino también de los artífices invitados, verbigracia, el saxofonista Henry Hernández Nápoles, de Camagüey, y el violinista Juan Águila.

“Cuando llegué en el mes de marzo a Camagüey por primera vez, conocí a este hombre, el cual yo considero es uno de los más excelentes saxofonistas con los que he interactuado en mi vida”, expresó allí Bracegirdle sobre Hernández Nápoles, quien descolló sobremanera durante la interpretación de la compleja Tríptico.

A la izquierda, Henry Hernández Nápoles, virtuoso saxofonista. /Foto: Delvis Toledo de la Cruz
A la izquierda, Henry Hernández Nápoles, virtuoso saxofonista. /Foto: Delvis Toledo de la Cruz

“Estoy muy feliz de haber confiado en él para el estreno mundial de esta obra hace dos semanas en tierras camagüeyanas, y hoy le correspondió a Santa Clara para su segundo lanzamiento”, dijo igualmente.

La pieza de marras, según el autor, comenzó a gestarla entre 2015 y 2016, y fue una propuesta a estrenar en 2020 en suelo australiano, pero debido a la pandemia de la Covid-19 tuvo que cancelar los conciertos planificados. Por tal motivo, los cubanos obtuvieron la primicia de Tríptico, para beneplácito de agramontinos y villaclareños.

Triptych for saxophone and orchestra fue la tercera de cinco piezas contempladas en el programa de la noche en la Galería. De un vigor sonoro formidable, la obra se estructura en forma de antiguas pinturas de tres partes conocidas como tal, que con frecuencia se hallan en los retablos de las catedrales. Durante una entrevista concedida al rotativo camagüeyano Adelante, el compositor afirmaba al respecto que, “No tenía nombre para ella. Visitaba un museo en Nueva York y delante de un tríptico me di cuenta que tenía la misma forma de mi composición, en el sentido de una introducción breve, una parte en el medio con mucho desarrollo y un final corto (…)”. Así pues, recayó en Nápoles el mayor esfuerzo interpretativo de dicha estructura musical, teniendo que tocar primero el saxofón alto y luego el soprano en un derroche de fuerza notable, que fue premiado con una ovación al finalizarla.

El australiano también le rindió un merecido homenaje por el 150 aniversario del natalicio de Serguéi Rajmáninov, compositor y también director de orquesta ruso, considerado uno de los últimos grandes maestros posrománticos europeos y un lúcido e influyente pianista del siglo XX. De modo que, Vocalise, publicada por el eslavo en 1915, se escuchó en la Galería con especial desvelo. “Escrita para voz alta (soprano o tenor) con acompañamiento de piano, no contiene palabras, sino que se canta utilizando una sola vocal a elección del solista”, describió el intérprete en las notas del programa.

El mismo incluyó –aparte de los ya citados– a Las Avispas, de Ralph  Vaughan Williams, Lohengrin. Preludio al Tercer Acto, de Richard Wagner y en el último puesto Romeo y Julieta, de Piotr Ilich Chaikovski.

De esa manera, guiada siempre por la batuta de Bracegirdle, la armonía de los címbalos, bombos, violas, chelos y del resto de la fauna orquestal, terminó por embriagar a los presentes con la pasión hermosa y desdichada de Montescos y  Capuletos. Velada inolvidable sin dudas, que demostró una vez más que la música instrumental enaltece el alma y glorifica al ser humano.

Visitas: 56

Delvis Toledo De la Cruz

Licenciado en Letras por la Facultad de Humanidades de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2016.

4 Comentarios en “La música de Bracegirdle se escuchó en el centro de Cuba

  • el 30 noviembre, 2023 a las 7:49 am
    Permalink

    Magistral presentación, deleitable, el arte se agradece siempre máxime cuando un foráneo experimenta con artistas del patio, y ¿dónde mejor que en Villa Clara y con su orquesta sinfónica? Si bien es verdad, que el auditorio, la orquesta y el distinguido invitado nos merecíamos una locación más idónea. No porque la galería lo desamerite, pero una presentación musical de esta índole necesitaba un espacio con una acústica más precisa. Gracias siempre a poder contar con buen arte para todos

    Respuesta
    • el 30 noviembre, 2023 a las 12:29 pm
      Permalink

      Así mismo fue. Donde se presente la música de concierto y personalidades de la talla de Bracegirdle, ahí habrá que estar siempre.
      Gracias por leernos, Islei.

      Respuesta
  • el 29 noviembre, 2023 a las 10:27 pm
    Permalink

    Excelente muestra sinfónica, sin dudas una grata experiencia, y un deleite para aquellos que disfrutamos de la música instrumental.

    Respuesta
    • el 30 noviembre, 2023 a las 12:33 pm
      Permalink

      Gracias por tu lectura y criterios, Adrián.
      No faltaremos cuando se convoque nuevamente a otra presentación de este tipo en Villa Clara.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *