Rescate de construcciones conmemorativas para resguardar la Historia

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 15 segundos

Una de las formas más cercanas a la comprensión de la Historia, es la interpretación patrimonial. De esta se deriva una variedad de perspectivas que la hacen aún más atractiva. Atraer, desde la visualidad, es una posibilidad de acercarse a los verdaderos elementos históricos y construidos que nos identifican.  

Cienfuegos cuenta con relevantes testimonios de la historia local y nacional, conservados a pesar del tiempo y de otros riesgos. Entre estos, se encuentran las construcciones conmemorativas, cuya función primaria ha sido rememorar una personalidad o un hecho histórico. Muchas tienen, además, un fin básicamente ornamental o indican  un sitio de relevancia. Pero todas, diversas en la expresividad, mantienen su función de resguardar la Historia. Nuestra provincia destaca por las numerosas construcciones de este tipo, donde se incluyen obeliscos, estatuas, tarjas, fuentes, lápidas, bustos, esculturas  y arcos.

Lo que distingue a estas tipologías constructivas de otras expresiones artísticas, es su perdurabilidad. Para que sean reconocidas en su aporte patrimonial, deben ser concebidas con materiales que garantizan su perpetuidad: bronce, mármol, cemento y otros. Por ello, desde la génesis de su emplazamiento, debe cumplirse con esta norma, la que garantiza su permanencia definitiva.

Cada una de ellas, protege y representa una parte de la memoria colectiva. Respetar el sitio donde fueron emplazadas y preservar su integridad, es un deber que parte primero de la responsabilidad de cada persona o institución que la tenga en su carácter de propietario. Pero más allá, el reconocimiento social y la disciplina, garantizan su conservación.

Una de los principales riesgos a que se someten estas construcciones conmemorativas, es el clima. La mayoría, ubicadas en paseos, calles, fachadas y plazas, reciben la presión de los cambios ambientales, unido a factores propios del desarrollo, como las derivadas del transporte y  la industrialización.

Pero también afecta el desconocimiento de su protección, la falta de sensibilidad de los responsables o la indisciplina social. Construcciones conmemorativas que se vuelven ilegibles, o casi que invisibles, por el cúmulo de desperdicios que las rodean. Bustos con grafitis, invasión del área por carteles no necesarios, o descuido total de la limpieza del entorno.

Actualmente, la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos, en su función metodológica, controla la ubicación de estas construcciones y las indicaciones en las  acciones para su protección. No es una labor individual, a ello se suman los museos en su carácter de asesoramiento, junto a los responsables de cada una de estas expresiones materiales del patrimonio. La alianza entre los diferentes factores que influyen en una buena gestión, constituyen la clave para logar el rescate de  estos elementos.

Se traza un plan actualmente a nivel nacional, para la recuperación de estas de forma gradual. En nuestra provincia, los museos municipales de Cumanayagua y Abreus destacan por su gestión con un resultado evaluado de excelente, demostrando acciones metodológicas de gran impacto en la recuperación integral de las construcciones conmemorativas; labor que se hace imprescindible con la concientización y cooperación de los responsables.

No es sencillo en los tiempos actuales, donde la carencia de materiales para estos fines es evidente. Hay que lograrlo con la cooperación social, la eficacia de la educación patrimonial en la comunidad y sobre todo, al contar con el interés conjunto  para llevar a feliz término un plan de tales dimensiones.

Otro aspecto importante radica en los nuevos emplazamientos. Para ello, se deben cumplir algunos requisitos que garantizan el uso respetuoso de las placas conmemorativas, bustos y otros. Por ello, es necesario que, de tener una intención de ubicar una tarja u otro elemento constructivo de carácter histórico, solicitar los pasos necesarios y el asesoramiento, tanto en los museos como en la Oficina de Monumentos.

Realizar en cada territorio de la provincia una labor integral en el rescate de estos construcciones, permitirá que de manera progresiva se aprecien en toda la riqueza histórica patrimonial que las distingue. Rescatar para proteger, asegurar el paso a la generación venidera de estas formas materiales de interés patrimonial, y resguardar con ello la Historia.

Clara E. Soto Bermúdez /Directora de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos.

Visitas: 84

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *