¿Se pegó el arroz?

Pese a no pocos intentos por aminorar su responsabilidad con la pésima calidad de parte del arroz distribuido este mes en bodegas de Cienfuegos, a los funcionarios no les quedó otra salida que reconocer fallos en todo el proceso de producción, distribución y comercialización del grano. Orlando Díaz Valdés, director de la Empresa Agroindustrial de Aguada —conocida por La Paquita—, señaló problemas tecnológicos con los pulidores del molino, determinantes en la poca limpieza del producto. “Desde el punto de vista industrial, estábamos molinando un silo que tenía afectación, con granos amarillos y ‘yesudos’. Luego, al almacenarlo dos o tres meses, con la humedad existente, eso coge mal olor, crea hongos, bacterias y la coloración tampoco es buena”.

Sin embargo, las pruebas de laboratorio de dicha entidad certificaron un arroz en buen estado y apto para el consumo humano. A partir de ahí, los demás eslabones de la cadena apostaron por el dictamen, hasta que el daño explotó en la cocina de los cienfuegueros.

“El compañero de nosotros, qué hacía: confiaba ciegamente en los documentos, porque en La Paquita hay un laboratorio hecho para medir la calidad. A partir de ahora, el lote que se procese lo vamos a apartar, a revisar y después lo suministraremos”, afirmó José Sosa Cabrera, director de la Aseguradora General Mayorista de Alimentos (Asegem), intermediaria entre los productores y comercializadores.

Resulta cuestionable el largo camino del arroz, con la participación de Asegem, si ya existe la Empresa Mayorista de Alimentos (Empa), a cargo de recibir y distribuir, directamente, los insumos destinados a la canasta básica. La respuesta radica en una errada concepción de la logística, la cual conlleva a una carencia del transporte necesario.

“Se supone que debo recibir productos en buen estado, pero no encontramos en el muestreo ese arroz malo. Para nosotros, el grano sí tenía calidad, fue la muestra que hicimos. Yo no puedo abrir la totalidad de los sacos”, comentó Edith Víctor Hernández Cruz, director de la Empa.

“El bodeguero es el candado de la cadena, porque cierra el ciclo y abre todos los sacos, pero se cae de la mata que ese arroz vino así de La Paquita, expresó Gladys Lieem Fajardo Bolaños, directora de Comercio Cienfuegos. (…) Antes, cuando trabajaba en la Agricultura, el saco no podía ser cualquiera, sino el blanco con la litografía correspondiente. Claro, yo tampoco puedo detenerle un camión completo a la Empa y paralizar la canasta por un problema con el envase. Eso da oportunidad a introducir otra mercancía”.

Hasta este punto de la historia, el arroz había pasado por cuatro fases antes de llegar a las manos del consumidor. En ningún caso, los técnicos de la calidad —a quienes el Estado les paga por su labor fiscalizadora— lo diagnosticaron no apto. ¿No controlan los directivos? Hablamos de cuatro empresas, cuatro mecanismos de regulación, cuatro eslabones que son vulnerables.

MOVIERON FICHAS

De 516 toneladas (t) entregadas a 129 bodegas, 36 han retornado a los almacenes de la Empa, como parte de la paulatina sustitución desde la semana pasada por decisión del Gobierno en la provincia. No obstante, los lectores continúan llamando a nuestra Redacción por la negativa de varios administradores a efectuar el cambio indicado. Incluso, en algunas unidades les explicaron a los clientes que por falta de un camión no se había realizado el reemplazo.

Esperemos que la palabra de las entidades involucradas de prolongar la reposición del arroz malo hasta el 30 de septiembre, no se convierta en una promesa vacía.

“Esto ha sido un escarmiento: sustituimos al jefe de calidad del molino y a los cuatro jefes de turno. Nosotros nos confiamos este mes; ahora, yo aseguro que si en La Paquita se desgasta una piedra, paro el molino; si se rompe una valvulita, paro el molino; de aquí no sale nada sin los patrones establecidos”, sostuvo Díaz Valdés.

Por otro lado, Asegem asumió la capacitación de sus especialistas en materia de calidad, en tanto la Empa se comprometió a incrementar los niveles de muestreo, incluida la cocción del grano nacional antes de proceder al despacho.

Finalmente, del dilema iniciado el 2 de septiembre con la llamada de un lector al periódico, podemos visualizar varios baches: primero, la cadena del arroz no está bien estructurada aunque lo parezca; segundo, las carencias tecnológicas y de logística hacen endeble el proceso en sentido general; tercero, si los directivos no controlan a tiempo, los demás pueden salirse del carril; y cuarto, no solo al bodeguero le corresponde discernir sobre la calidad o no de un producto. El arroz se pegó… ¿Se pegó o metieron forro?

Zulariam Pérez Martí

Zulariam Pérez Martí

Periodista graduada en la Universidad Marta Abreu de Las Villas.

4 Comentarios en “¿Se pegó el arroz?

  • Avatar
    el 7 octubre, 2016 a las 12:44 pm
    Permalink

    Quiero decirte, Zulariam, que tu trabajo es súper bueno, tu esfuerso más que bueno. Y de verdad me gusta cuando un periodista dice las cosas como son, aunque no pueda ir mucho más lejos.
    Pero como te dije que cuidado no fuera el culpable Matthew. Ahora son problemas técnicos. Yo pregunto cuánto tiemplo se sabia de esos problemas y la dirección qué hizo. Pero bueno, como dice Julio Iglesias, la vida sigue igual, los jefes siguen haciendo desastres y no pasa nada, y solo pagaron los de baja categoría. Esto, como todos saben, es un cance muy viejo en Cuba. Ya todo se resolvió, separamos al jefe de turno y ya, pero el pueblo sigue afectado.

    Respuesta
  • zulariam
    el 27 septiembre, 2016 a las 9:40 am
    Permalink

    Así mismo fue, a pesar que demostramos el descontrol que existe. Nosotros denunciamos, y hasta ahí llegamos.

    Respuesta
  • Avatar
    el 24 septiembre, 2016 a las 9:08 pm
    Permalink

    Los cubanos siempre padecemos de ese mal. Ahora quitan a los de más baja categoría y a los súperípatriotas seguro que le dan vehiculos nuevos, pues son capaces de plantear que no podían ir a ver los arroces con los vehículos viejos, pero seguro que los que van a los paladares no es de esa calidad y quizás se suministran de ahí mismo. No estaría mal hacer una buena investigación.

    Respuesta
  • Magalys
    el 23 septiembre, 2016 a las 5:37 pm
    Permalink

    Los jefes de turno y el jefe de Calidad de la Paquita resultaron removidos de sus cargos? Y los demás? Porque hay muchos responsables es esa cadena, porque que los alimentos de la canasta básica sean subsidiados no quiere decir que la población deba recibir productos de malísima calidad, en medio de la situación de crisis alimentaria que vivimos los cubanos. Eso es una falta de respeto al pueblo, ahí en ese asunto están implicados muchos. No habrá que hacer como cuando el bloqueo de Leningrado, en la II Guerra mundial a quienes violaban lo pactado en materia alimentaria? A aquellos los fusilaban, a estos los podrían castigar haciéndolos escoger y luego comer, el arroz de marras

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir