Recuerdo de una noche de rostro múltiple

El día todo invitaba a tristeza, y la gente por la ciudad, con sus calles vestidas de pueblo, le esperaba, sin importar el tiempo. Y mientras, los rostros fueron haciéndose conocidos, cercanos… y la estampa del Líder Infinito salida del pincel de Santiaguito Hermes quedaba en la piel de niños, hombres y mujeres. Fue la espontaneidad atrayendo a los cienfuegueros y como una ofrenda o un ritual, el ambiente se llenó de girasoles y música, porque no se trataba de una despedida común, sino de la partida de Fidel.

Magalys Chaviano Álvarez

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir