Obras para la posteridad

Especial alegría suscitó en Matanzas la noticia del Premio de Restauración que otorga el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, adjudicado al Teatro Sauto, orgullo de esa ciudad y estimado en el más alto escalafón cultural de la provincia y del país.

Ese reconocimiento es la retribución a muchos esfuerzos, especialmente productivos, durante la última etapa del proceso de rehabilitación y que posibilitó al legendario inmueble renacer más admirable y con un alto porciento de apego a su estado original, comentó Kalec Acosta, director de la institución.

Otro inmueble que retoca con no menos fuerza la historia de la pequeña urbe, el Museo Farmacéutico, recibió el Premio de Conservación, anuncio que agrandó el regocijo de los yumurinos, empeñados en prolongar en el tiempo ese presuntuoso calificativo de Atenas de Cuba.

La que fuera la Botica Francesa de Matanzas es la historia de una época y, según su directora, Marcia Brito, se trata de la farmacia mejor conservada del mundo, donde se atesoran piezas originales y más de un millón de fórmulas de las farmacopeas francesa, norteamericana, española y cubana, asentadas en libros aún existentes y las cuales han sido digitalizadas.

Una vez en su interior, el visitante siente la singular ilusión de volar en el tiempo y encontrarse en pleno siglo XIX.

Ambas instituciones son de lo más preciado en la imagen de una ciudad que pone al descubierto las marcas de tres siglos y el noble y más reciente propósito de renovación.

Kalec Acosta tuvo palabras de elogio para quienes, de un modo u otro, contribuyeron al rescate de esa maravilla que es el Teatro Sauto, verdadera joya de la arquitectura neoclásica.

Las acciones para devolverle el esplendor al coliseo se dilataron demasiado en el tiempo, pudo haber sido más breve, dijo en su momento Ercilio Vento Canosa, historiador de la ciudad de Matanzas, «pero a pesar de todos los inconvenientes, de un periodo de tantas dificultades, al final se hizo como correspondía, sin transgresiones por la prisa o la satisfacción oportuna. Y lo más importante es que no se descuidó ni el más mínimo detalle, lo cual se nota en el ámbito de todo el edificio».

Y sin duda, ese espíritu que sopesó la reparación más completa jamás hecha al Teatro, influyó a la hora de otorgársele el mencionado Premio.

Los matanceros quieren que el Sauto y el Museo Farmacéutico, con una historia ya distinguida, sean obras para la posteridad, que sigan siendo lo que son por los siglos de los siglos. (Granma)

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir