Más que rusos, añoranza, sueños y ruptura | 5 de Septiembre.
lun. Dic 9th, 2019

Más que rusos, añoranza, sueños y ruptura

Repetidos mil veces, pieza del artista cienfueguero Camilo Villalvilla Soto. / Foto: Roberto Alfonso Lara

La cultura ruso-soviética es un alma vagante en la espiritualidad del pueblo cubano. Todavía, a tres décadas de la desaparición del campo socialista, su huella permanece atada al recuerdo de quienes vivieron el frío moscovita, conocieron y aprendieron su idioma, se obsesionaron con sus singulares animados o disfrutaron de sus “inmortales” efectos electrodomésticos. Algo de todo eso deambula en la exposición colectiva Más que rusos, la cual se exhibe en Cienfuegos —desde finales de noviembre y hasta enero de 2019— en la sede del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC).

Seis artistas de la región central del país (cienfuegueros y villaclareños) son los protagonistas de este nuevo retorno a la impronta de la URSS en Cuba. Como ya lo hicieron en 2011 con Да конца! (Hasta el fondo!), Jorge Luis Sanfiel, Ramón Ramírez, Luis A. Pérez Copperi, Camilo Villalvilla Soto, Juan K. Echevarría y Alain Martínez, invocan el calado sentimental de aquellos vínculos, a través de una estética imbuida por la nostalgia, la sátira y sus particularísimas miradas.

“La idea surgió en Cienfuegos, con mucho de los artistas que participan ahora, comentó Sanfiel. Había visto una pieza de Camilo, con referencias a las catedrales de Moscú y eso me llevó a realizar el proyecto junto a otros colegas. Yo estudié en la Unión Soviética y sentí la necesidad de plasmar, en mi obra plástica, las imágenes que guardaba de la cultura, el paisaje, la arquitectura y las costumbres rusas”.

Foto: Roberto Alfonso Lara

Para Villalvilla Soto, la muestra tiene una importancia distintiva en su aproximación no solo a la influencia, sino a la penetración cultural. “Hizo diferente a mi generación. Fuimos niños permeados por el cine y los animados soviéticos, mientras que en el resto de América Latina se veía Hollywood. Crecimos afectados por la visión distinta de los países de Europa del Este, por demás la visión del socialismo real”.

Íconos y códigos soviéticos, reinterpretados en un discurso provocador, signan la cuarta edición de esta iniciativa, deudora de las conexiones afectivas que aún envuelven a sus creadores. La alusión al derrumbe del socialismo eurosoviético aflora cual constante en no pocas de las piezas que conforman la exposición. No se trata de simbolizar la conmoción o dureza del hecho, como sí sus implicaciones políticas, ideológicas, socioeconómicas y emocionales.

“Yo abordo el tema desde la sátira, afirmó Alain Martínez. Esa influencia fue más que ruso, porque la asumimos parte de lo cubano y la mezclamos, como hacemos con todo. Durante 30 años, nos alimentamos con productos de la URSS, los muñequitos y películas que consumíamos eran soviéticos, y de pronto, esos nexos se rompen. Sobre ello también va mi obra: el impacto de la ruptura”.

“En cierta medida refleja los sueños rotos de varias generaciones, agregó Villalvilla Soto. Siempre hago la anécdota de cuando en 1980 Cuba tuvo a su primer cosmonauta (Arnaldo Tamayo Méndez). Para mí fue muy interesante. Muchos niños creímos que el futuro sería de cohetes y naves espaciales, y ese idealismo nos marcó demasiado”.

Más que rusos realza a través de la pintura los lazos históricos entre ambas naciones que, aun colisionados por complejos escenarios políticos y económicos, perduran en el imaginario creativo y la producción cultural de numerosos artistas del archipiélago. La muestra es, de alguna manera, resultado del acercamiento e intercambio recíproco que aunó a nuestros pueblos en diversas esferas de la vida, abocados hoy en la nostalgia.

“Transmite la añoranza por aquellos tiempos, del encuentro con la cultura, las costumbres, la gente y el idioma rusos, porque, pese a las diferencias, ha existido siempre algo que nos hace cercanos: un vínculo, una cosa familiar, una amistad que nunca podría destruirse, dijo Sanfiel. No sé cómo expresarlo, pero es mágico”.

Tirarle a los bolos, de la autoría de Alain Martínez./Foto: Roberto Alfonso Lara
Noticias relacionadas
Share

2 comentarios en “Más que rusos, añoranza, sueños y ruptura

  1. Me encantó, sentí tanta nostalgia de mis años mozos, excelente muestra, ojalá todo puedan disfrutarla, la obra de artistas sensibles y de pensamiento profundo, gracias Robe por la reseña, que acercará, sin dudas al público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share