La cúpula, otro fiasco de Spielberg en la televisión

Si sacamos del rollo a su gran serie de ciencia ficción Abducidos (Taken) y la regia configuración técnica de sus materiales bélicos para la cadena HBO, Banda de hermanos y The Pacific (en el orden ideológico, sin embargo, dos perlas demagógicas que sobrevaloran y edulcoran por mucho la participación norteamericana en la II Guerra Mundial, en grado mayor incluso a Salvar al soldado Ryan, la megapelícula sobre el tema dirigida por el realizador), la andadura televisiva de Steven Spielberg es francamente pedestre e insulsa, al parecer condenada al eterno fracaso.

El notable director de Tiburón y La guerra de los mundos, a cada rato perdido también en la pantalla grande mediante naderías corte Caballo de guerra, se encuentra en permanente estado de confusión dentro del universo catódico. La marca Spielberg en “la caja tonta” no es tal; sino cuasi símbolo de mofa, expresión reiterada —una y otra vez— de productos inacabados, cadáveres exquisitos cuyo desnorte general los convierte en piezas de mero relleno dentro de la inacabable parrilla de las series estadounidenses: más de 400 al año.

Con Steven siempre sucede lo siguiente en el medio de marras: apoya, en tanto productor ejecutivo, a ideas cuya matriz primigenia resulta atractiva de base, por regla vinculadas al fantástico, y derivadas de premisas argumentales inquietantes. El problema es que tras sobrepasar el piloto (primer capítulo) la gasolina creadora se evapora en las manos de los guionistas, directores de los distintos episodios e intérpretes que aniquilan cuanto en principio prometía mucho y hasta podía subyugar visto sobre el papel.

Las teleseries Sea Quest, Terra Nova, Extant, Falling Skies, Red Band Society, The River, Smash o The Whispers, mediocres sin excepción, validan el aserto, al representar modelos de la mala fortuna televisiva del realizador. De igual modo lo hace La cúpula (Under the Dome, CBS, 2013-2015).

La pieza parte de la incuestionable baza de unir —por primera vez en la historia del medio— a dos vacas sagradas del entretenimiento como Stephen King, uno de los emblemas de la literatura de terror, y Spielberg, en la fascinante historia de este pueblito de Nueva Inglaterra atrapado en un misterioso domo. El piloto con vacas partidas al medio, aviones en colisión y rastras impactándose contra la gigantesca e invisible bola llamó la atención y uno se dejó llevar cuatro o cinco capítulos más. Pero, al promediar la mitad de la primera temporada (la serie fue cancelada y finalizó en la tercera, tras 39 episodios) la narración se ralentizó debido a unos guiones sin mucho sentido de los tiempos televisivos y el manejo de la tensión, personajes vacíos y acartonados, giros lerdos e intérpretes planos: desprovistos de registros, solo en función de hacer los deberes y terminar otro capítulo.

Por añadidura, se echa en falta en la temporada inicial algo tan básico como el lógico agobio que debían experimentar personajes atrapados por el campo magnético, sin posibilidad alguna de salir del espacio de Chester´s Mills.

Ciencia ficción de tercera división, La cúpula tendió progresiva e inexorablemente a escurrir su magnetismo de partida, a medro de desplazamientos argumentales inverosímiles y exentos de justificación dramática, diálogos deplorables e introducción de subtramas sin peso alguno, a la manera de la semi-edípica relación del concejal del pueblo cercado de Chester´s Mills y su hijo policía.

Volutas en el aire, el producto cuyos responsables evidenciaron plena incapacidad para extraerle el jugo al material original a lo largo de tres interminables temporadas, carece de energía, nervios, intensidad, sorpresas auténticas. Es más de lo mismo al cubo, con todo y cuanto King (también productor ejecutivo, a la manera de Spielberg) propagase su bendición al trasvase de su novela, más por razones comerciales que por otra cosa.

Guardar

Guardar

Guardar

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

2 Comentarios en “La cúpula, otro fiasco de Spielberg en la televisión

  • Julio Martínez Molina
    el 6 junio, 2017 a las 1:11 pm
    Permalink

    Lector: ninguno de los otros implicados estuvo junto a Spielberg en su hilera de fiascos televisivos, de los cuales da cuenta el texto y que es justo a donde se intenciona la idea, en tanto esta serie es otra más de esa magra historia. De tal que, ni el sentido ni el espacio me permitiría colgarles esas culpas tan exhaustivamente consignadas que desea. El periodismo y el español tienen sus reglas. A propósito, que Spielberg haga basura para televisión no quita en nada para que siga siendo un genio. Él, como usted sabe, reinventó el cine en los ´70 y Tiburón, ET y La guerra de los mundos (la cual todos impugnan pero yo defiendo siempre, porque es maravillosa) son obras sin las cuales se pensaría y construiría narrativamente distinto en cine. Es un genio, pero la tele no le entra, hermano. Gracias por su comentario. Saludos del autor.

    Respuesta
  • Avatar
    el 6 junio, 2017 a las 12:09 pm
    Permalink

    Creo que deberias cambiar el titulo de este articulo, el fiasco no solo fue de Spielberg, simplemente lo mencionas porque es el mas famoso, suena a prensa amarillista, como cuando sucedió lo del dopaje en la que Bolt pierde la medalla de oro porque uno de sus compañeros estaba dopado, el titulo de la noticia era algo como: «Le quitan al Bolt medalla de Oro por dopaje.» Spielberg no es el único culpable, los guionistas son los que dan giros inesperados, creo que deberias pensar en otras series que aun estan en transmisión y son mas fiasco que esta, ejemplo claro de esto es Anatomia de Grey, que bien pudieran cambiarle el nombre a «Prostíbulo de Grey», dando giros y giros una y otra vez en los mismos temas…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir