Fútbol escolar de Cienfuegos: Ni peras al olmo, ni estrellas al potrero

1
384
En un verdadero potrero se ha convertido la cancha de Bonneval. Las personas transitan de un lado a otro por medio del terreno. No es menester decirlo: los futbolistas locales necesitan apoyo a gritos. /Fotos: Carlos E.

Todo aquel que ame al deporte, en sentido general, y al fútbol, en lo particular, tiene que sentir al menos dolor al ver en lo que se ha convertido la otrora simbólica cancha de Bonneval, aledaña al estadio 5 de Septiembre, en su momento cuna de grandes futbolistas de Cienfuegos.

Sobre su grama intentan “entrenar” nuestras selecciones escolares de ambos sexos, las que de antemano parten en inferioridad de condiciones de cara a sus compromisos competitivos.

Visitamos el lugar en el horario de prácticas de las chicas, impedidas de clasificar a la etapa final de los Juegos Escolares, al ubicarse segundas en su grupo eliminatorio. A la postre, finalizaron en el séptimo lugar de la justa, en la cual Santiago de Cuba, Villa Clara y Artemisa ocuparon el podio, por ese orden.

La actual preparación comenzó el 3 de septiembre, y como de costumbre, las muchachas se han enfrentado a mil limitantes desde el inicio, pues su “área de entrenamientos” es todo, menos eso.

Ya es común para nosotros afrontar estas condiciones adversas. El curso pasado pudimos alcanzar componentes mínimos de la preparación. Y ahora volvemos a chocar con lo mismo desde el primer día de prácticas, y no vemos que la situación mejore”, nos dice José Pérez Espinosa, director técnico de las Marineras.

Otra de las glorias deportivas de la provincia, David Sarría, funge como preparador físico del plantel y agrega que “independientemente de que nos encontramos en una etapa de preparación general, las condiciones del césped no nos permiten realizar ningún movimiento técnico táctico del desarrollo del juego. De año en año esto nos ha lastrado el trabajo, y ya hemos perdido dos meses de entrenamientos”.

Lógicamente, las dolientes principales son las atletas, quienes tratan de ir tras un balón que no ven, y desplazarse sobre una superficie desconocida. Ana Fernández, capitana del once, explica que “el terreno está muy malo, la hierba alta y muchos huecos. Eso nos dificulta a la hora de golpear, de correr, de hacer la táctica”. Entretanto, Lixy Cuza, prometedora mediocampista, añade que “aquí hay que mejorar muchas cosas, porque así es imposible entrenar con calidad, además de que nos enfrentamos todos los días a la posibilidad de lesiones”.

Nos esforzamos a diario, pero con el terreno así es bien difícil. Cuando ha sido posible, nos hemos trasladado al ‘Luis Pérez Lozano’ y a otros sitios, pero esta es nuestra cancha oficial”, dice Indira Vega, medio de contención.

Acerca del conocimiento que tienen las autoridades deportivas de la situación, nos comenta Pérez Espinosa. “Hay una carta entregada en la Subdirección Deportiva de la EIDE, pero seguimos sin respuestas, esperando por la solución a este dilema, pero aun así no hemos dejado de entrenar un solo día”.

El año anterior, fue en diciembre que se vino a chapear el terreno, y a partir de ahí pudimos entrenar. Pero con la competencia en el mes de febrero, te imaginas el escaso tiempo que hubo para perfeccionar el proceso de enseñanza y aprendizaje de las muchachas”, recuerda David.

Esta vez la matrícula está integrada por 21 futbolistas, 16 de ellas pertenecientes a la EIDE Provincial Jorge Agostini y cinco a la Escuela de Profesores de Educación Física. Llama la atención un buen número de nuevos ingresos en las filas sureñas.

Según Pérez Espinosa, “esa es otra limitante, pues no contamos con una base de donde provengan las atletas. Simplemente vamos por las escuelas y vemos las aptitudes de las muchachas de estas edades, además de su deseo de practicar el fútbol. Es un trabajo arduo, pero con el tiempo podemos lograr resultados, estamos seguros”.

Añade Sarría que “estas niñas no responden a un proceso de selección deportiva, así que el trabajo comienza desde cero, algo bien comprometido con estas condiciones que enfrentamos”.

El experimentado entrenador echa más leña al fuego. “Hay una cosa que es real, y que está dañando bastante al fútbol. Los equipos de balompié de la EIDE no cuentan con instalaciones deportivas. Este terreno, por ejemplo, no tiene dueño. Y aquí entrenan dos selecciones de esa institución deportiva. A veces, para que se resuelvan los problemas, tenemos que acudir a terceros, o que la gente se conciencie con el problema del fútbol. Entre una cosa y otra, se pierde mucho tiempo en gestiones o búsqueda de colaboración entre instituciones.

Esta cancha perteneció a la antigua ESPA (Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético). Al desaparecer ésta, ahora queda en terreno de nadie. Aquí no hay concentración posible, pues en medio de una clase aparecen perros, pastan caballos… Los aficionados al fútbol en la comunidad juegan incluso bajo la lluvia, con el consiguiente daño que al día siguiente nos hace las cosas aun más complicadas para entrenar. Las personas atraviesan todo el tiempo por el medio de la grama, los animales defecan, atentando incluso contra la salud de los atletas. Abundan las irregularidades, las grietas, la superficie dura. Más que un terreno de fútbol, esto se ha convertido en un potrero.

Y es doloroso, pues este lugar es un símbolo para el fútbol local. Aquí Cienfuegos alcanzó sendas medallas de bronce en los torneos nacionales de 1987 y 1988. Aquí Cienfuegos resultó campeón de Cuba en 1990. Aquí se efectuó entonces el choque contra las Estrellas del país. Por este terreno pasaron generaciones gloriosas del fútbol cienfueguero y cubano. Muchos se formaron aquí y compitieron aquí. Claro, cuando era una cancha”, expresa quien fuera uno de los protagonistas de esa parte de la historia balompédica de la Perla del Sur.

El próximo mes de marzo arranca la fase eliminatoria del campeonato nacional escolar. Como en la pasada versión, las nuestras compartirán llave eliminatoria con los planteles de Villa Clara, Mayabeque y Matanzas, y sólo tres desafíos deciden la suerte del elenco. Nuevamente el primer lugar de cada uno de los cuatro grupos accede a la final, mientras se maneja la posibilidad de una serie de comodines entre los segundos puestos.

¿Podrán esta vez conseguir el boleto? Confiemos en que, contra la lógica, del potrero logren salir estrellas.

Marineras sueltan amarras

1 Comentario

  1. Bueno y que hace la direccion de deporte de Cienfuegos
    y los demas organismos, como podemos hablar de futuros
    deportistas si no se le da la atencion adecuada no es que los
    entrenadores sean malos o los deportistas este terreno esta
    tan fuera de mantenimiento que se puede criar vacas en el
    pero como todo cuantos jefes que no hacen nada y no resuelven
    nada pueden mandar mil cartas, que los que tienen que dar
    solucion se olvidan que dice la direccion de deporte de esto
    el poder popular el partido hay responsables

Dejar respuesta