Ese superalimento llamado ajo

2
3422

Durante miles de años existió la creencia empírica de que el ajo tenía propiedades medicinales. Confirmadas tales virtudes por la ciencia, en la actualidad se sabe, entre otras muchas, que su consumo puede prevenir el Alzheimer, reducir el colesterol y la presión sanguínea y hasta mejorar el rendimiento físico. En resumen, que este superalimento que resulta el ajo puede prolongar la vida y mejorar su calidad.

Se conoce que desde la antigua Grecia era frecuente el uso de esta planta con fines medicinales. Cuentan que Hipócrates, físico y Padre de la Medicina, solía recetarlo para el tratamiento de diversas enfermedades.

Sin embargo, no fueron solo los helenos los únicos en utilizarlo con esos fines. También los egipcios, babilonios romanos y chinos lo empleaban en sus respectivas farmacopeas para el tratamiento de diferentes dolencias del cuerpo humano.

En definitiva, la especie de la familia Allium posee un poderoso compuesto de azufre denominado alicina, que es el encargado de proporcionar múltiples beneficios al organismo. Ese elemento es el que le aporta el olor y sabor característicos, tan apreciado, además, por la cocina en todo el mundo.

Ahora bien, desde el punto de vista alimenticio el ajo tiene un alto valor nutritivo, sin embargo proporciona pocas calorías. Es muy rico en vitamina C, vitamina B-6 y manganeso. Además, también contiene pequeñas cantidades de otros minerales, entre ellos calcio, cobre, potasio, hierro, fósforo y selenio.

A saber, la oxidación causada por los radicales libres contribuye al proceso de envejecimiento. Y para combatirla el ajo contiene antioxidantes que sostienen los mecanismos de protección del cuerpo. Precisamente, gracias a esa propiedad, queda demostrado que las dosis elevadas de suplementos del condimento aumentan las enzimas antioxidantes del ser humano, además de reducir considerablemente el estrés oxidativo en personas con hipertensión.

Luego, las consecuencias combinadas de reducción de colesterol y presión sanguínea, así como las cualidades antioxidantes, pueden ayudar a prevenir enfermedades cerebrales comunes como el Alzheimer y la demencia.

Además de las propiedades medicinales y culinarias, al ajo también se le atribuyen poderes esotéricos. Recuerdo que de niño oía decir a los mayores que si alguien quería descomponer algún número de trapecio o de magia en los tantos circos que visitaban los pueblos de campo, solo tenía que llevar en el bolsillo algún bulbo de esa planta.

Por supuesto, tales supersticiones no tenían ningún fundamento, y no me consta que algo les saliera mal a los artistas circenses de las muchas funciones que disfruté.

Entre las múltiples ventajas de su consumo está el hecho de que los suplementos de ajo parecen reducir el colesterol total y LDL, sobre todo en aquellas personas con colesterol alto. Por el contrario, no se observan cambios en los niveles de colesterol HDL y triglicéridos.

En otro orden, diversos estudios en seres humanos han demostrado que esos propios suplementos tienen un impacto significativo cuando se trata de reducir la presión sanguínea en personas con hipertensión. Tan es así que en un estudio realizado durante 24 semanas, el extracto de ajo envejecido en dosis de 600-1500 mg fue tan eficaz como el medicamento Atenolol a la hora de reducir la presión sanguínea.

Entonces, estamos en presencia de un gran benefactor de la salud si se tiene en cuenta que las enfermedades cardiovasculares, como los infartos o los derrames cerebrales, son las que más muertes causan en el mundo. No olvidar que una de las causas más importantes de esos accidentes está asociada a la presión sanguínea elevada.

EL AJO TAMBIÉN DESINTOXICA

Los periódicos de antaño se conformaban en linotipos. Cada línea se fundía en plomo, al igual que las tejas que iban a la rotativa para imprimir el papel. Expuestos constantemente a las emanaciones del proceso cuyo componente esencial era ese tóxico mineral, los trabajadores de esos talleres sufrían de intoxicación, llegando incluso a padecer una enfermedad profesional, el saturnismo, conocido también como plumbosis o plombemia.

Por supuesto que entonces no se tenía el conocimiento de que los compuestos de azufre contenidos en el ajo protegen contra el daño en los órganos derivados de la peligrosidad de los metales pesados.

Un estudio realizado entre empleados de una fábrica de baterías de automóviles demostró que el bulbo disminuía los niveles de plomo en sangre en un 19 por ciento, al tiempo que minimizaba muchos signos clínicos de toxicidad, incluidos dolores de cabeza y presión sanguínea alta.

Sin embargo, el consumo del ajo va mucho más allá. Por ejemplo, los suplementos presentes en él ayudan a reducir los efectos de enfermedades comunes como la gripe y los resfriados. Tal es así que las pesquisas realizadas demuestran que una dosis de extracto de este condimento consistente en 2,56 gramos al día podría aminorar hasta en un 61 por ciento el total de días de afectaciones por gripe.

Otros estudios en animales, específicamente en roedores, dan cuenta de que la ingestión de ajo puede minimizar la pérdida ósea al aumentar el estrógeno en hembras. La prueba hecha con mujeres menopáusicas reveló que una dosis diaria de extracto seco (equivalente a 2 gramos de ese producto crudo) reducía significativamente un indicador de deficiencia de la hormona y en consecuencia la vulnerabilidad frente a la osteoporosis.

En los pueblos de la antigüedad era una práctica el uso del ajo para contrarrestar la fatiga muscular y mejorar la capacidad laboral de los obreros. También se les suministraba a los atletas olímpicos de Grecia a fin de aumentar el rendimiento deportivo. ¿Abuelito de los compuestos del dopaje?

Significativos son también los aportes nutricionales al organismo humano de este, un componente fácil de incluir en la dieta diaria, ya en su forma natural, en concentrado, polvo, extracto o aceite.

Importante es hacer observar que el compuesto activo del ajo, la alicina, solo se forma cuando machacamos o partimos los dientes crudos. Si se cocinan antes de estas acciones los beneficios no serán los mismos.

UN ANESTÉSICO NATURAL

En la cancionista popular cubana fue conocido un número musical en el que reza aquello de “sácate la muela/ antes de que te duela”. La verdad es que en este sentido hubiera sido preferible haber visitado al estomatólogo cuando apenas apareció la carie; sin embargo, existen disímiles razones por las cuales se llega a tal estado crítico.

Solo quien haya padecido dolor en una pieza molar puede juzgar cuán molesto resulta. En tal caso, lo que muchos tal vez no sepan es que el remedio para aliviar tal dolencia lo tenemos a la mano. Simplemente con colocar una pequeña porción de ajo en la horadación resulta suficiente. El secreto está en que este vegetal tiene un alto contenido de fósforo y azufre, por eso destaca como un sedante natural para el nervio expuesto en la carie.

Amén de las excelentes cualidades como condimento (imprescindible para cualquier plato), el ajo, al igual que la cebolla, posee propiedades medicinales muy importantes para prevenir o curar enfermedades, entre ellas todas las de las vías respiratorias.

Asimismo, puede utilizarse para eliminar parásitos, incluyendo aquellos difíciles de expulsar por otras vías de curación. Además, ayuda a quienes padecen de ácido úrico alto y actúa como protector de la calcificación de las arterias. Se dice que previene la hipertensión arterial y la mala circulación de la sangre, por poseer acción hipotensora.

También está comprobado que el bulbo es un magnífico estimulante, diurético y expectorante. De la misma forma, ayuda a expulsar los viejos residuos que van quedando en el organismo, al tiempo que sus enzimas favorecen una buena síntesis de los ácidos grasos.

Los especialistas y dietistas aconsejan comerlo crudo, pues cocido, estiman, pierde hasta el 90 por ciento de su efectividad. Cierto es que el mayor rechazo está en que produce mal aliento y transpiración desagradable, pero solo por un corto período de tiempo, el necesario para eliminar las toxinas en el organismo.

Todo es cuestión de costumbre. Podemos comenzar masticando, solos o acompañados con pan, uno o dos dientes diarios. Luego se aumenta la proporción en dependencia del efecto de bienestar que encuentre en este consumo cada persona. Hay quienes ingieren una cabeza por día en esa forma.

En caso de padecer de reúma pueden comerse crudo, rallado, aplastado o picado en una taza de caldo de verduras y tomarlo media hora antes de las comidas. Créeme, proporciona excelentes resultados. Para esa misma afección algunos entendidos en la materia aconsejan la maceración de ajo con el contenido en una botella de aguardiente de caña. De la que se bebe media línea diaria en ayunas.

En tanto, el ajo también tiene cualidades desinfectantes. Por ese motivo ante una picada de insectos puede frotarse la parte dañada con un fragmento del bulbo.

Pero, sin dudas, el órgano que más beneficios recibe este prodigioso vegetal, perteneciente a la familia de las Allium es el corazón, por constituirse como gran purificador de la sangre.

2 Comentarios

  1. A este ilustrativo reportaje sobre el ajo le agrego la siguiente traduccion: “Un nuevo estudio demuestra que el extracto de ajo envejecido puede reducir la peligrosa acumulación de placa en las arterias.”El suplemento del extracto de ajo envejecido puede revertir la acumulación de placa en las arterias que es mortal, y, ayudar a prevenir la progresión de la enfermedad cardíaca, según un nuevo estudio programado para su publicación en el Journal of Nutrition .( VER NOTA 1)
    La investigación, llevada a cabo en el LA BioMed, se encontró una reducción en la cantidad de placa de baja atenuación, o “placa blanda,” en las arterias de los pacientes con síndrome metabólico que tomaron extracto de ajo envejecido. El síndrome metabólico se caracteriza por obesidad, hipertensión y otros factores de riesgo cardíaco.
    “Este estudio es una muestra más de los beneficios de este suplemento en la reducción de la acumulación de placa blanda y la prevención de la formación de nueva placa en las arterias, que pueden causar enfermedades del corazón,” dijo Matthew J. Budoff, MD, investigador principal, LA BioMed . “Hemos completado cuatro estudios aleatorizados, y nos han llevado a concluir que el extracto de ajo envejecido puede ayudar a retardar la progresión de la aterosclerosis y revertir las primeras etapas de la enfermedad cardíaca.”
    En el estudio participaron 55 pacientes, de entre 40 y 75 años, que habían sido diagnosticados con el síndrome metabólico. Todos los participantes se sometieron proyección en el inicio del estudio para medir el volumen total de la placa coronaria, así como calcio denso, no calcificada placa y de baja atenuación de la placa. La detección se realizó utilizando cardíaco Angiografía por tomografía computarizada (ACTC), una tecnología de imagen no invasiva que mide con precisión los depósitos de calcio y la acumulación de placa en las arterias.
    Tras la evaluación, los participantes se les dio un placebo o una dosis de 2.400 miligramos de extracto de ajo envejecido cada día. Un examen de seguimiento realizado un año después de la proyección inicial encontró que aquellos que habían tomado el extracto de ajo envejecido habían disminuido la acumulación total de la placa en un 80%, reduce la placa blanda y demostró la regresión (menos placa de seguimiento) para la placa de baja atenuación.”>Historia de Fuente:
    Materiales proporcionados por Los Angeles Instituto de Investigación Biomédica en el Harbor-UCLA Medical Center (LA BioMed) . Nota: El contenido puede ser editado por el estilo y longitud.
    Diario de Referencia El ajo y la enfermedad cardíaca
    Journal Reference:R. Varshney, M. J. Budoff. Garlic and Heart Disease. Journal of Nutrition, 2016; DOI: 10.3945/jn.114.202333
    https://www.sciencedaily.com/releases/2016/01/160121122158.htm
    ? Por que se debe consultar al medico primario antes de tomar un remedio de hierbas?
    El ajo, que supuestamente ayuda a estimular el sistema inmunológico y se utiliza comúnmente por sus propiedades sobre el colesterol y la disminuicion de la presión sanguínea, también puede aumentar el riesgo de sangrado entre los que toman warfarina e interactuar con medicamentos cardiovasculares de prescripcion.
    Los pacientes cardíacos utilizando remedios herbales pueden estar en mayor riesgo de interacciones medicamentosas peligrosas Heart patients using herbal remedies may be at heightened risk of dangerous drug interactions.
    https://www.sciencedaily.com/releases/2010/02/100201171409.htm

Dejar respuesta