Emociono, conmuevo, luego cronico

0
757
Luis Sexto y Julio Acanda comparten la emoci贸n de una cr贸nica. /Foto: Ismary

Luis Sexto fue uno de mis profesores de cr贸nica. Hace m谩s tiempo del que quisiera estuvo frente a m铆 en las aulas de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana.

Julio Acanda nunca me ha dado clases, en el sentido literalmente acad茅mico, pero mis condisc铆pulos y yo no falt谩bamos a sus pedag贸gicos reportes desde la Isla de la Juventud y luego 鈥淎l Mediod铆a鈥, el noticiario vespertino que sent贸 academia y a煤n es referente inalcanzado.

Sexto nos ense帽贸 que la cr贸nica es la forma inspirada, personal y por ello 煤nica de narrar un suceso, sin endulzamientos innecesarios, 鈥渃oncisa y sint茅tica, que no son los mismo aunque se parezca. La s铆ntesis es dar la esencia del fen贸meno, y la concisi贸n es hacerlo con el menor n煤mero de elementos expresivos鈥.

Acanda mostraba con cada entrega televisiva, aut茅nticas puestas en escena, el poder de seducci贸n de una buena historia en pocos minutos.

Durante las sesiones te贸ricas del XI Encuentro Nacional de la Cr贸nica, ambos profesores regresaron al ejercicio acad茅mico anual al que los convoca la Uni贸n de Periodistas en Cienfuegos.

Acanda narr贸 con su lenguaje innato, im谩genes y sonidos, la obra inmensa de Alicia Alonso, desde un punto de vista peculiar: detr谩s del escenario, y lo hizo de forma sucinta, extractadamente.

Sexto sentenci贸 que la cr贸nica que hace sentir y llorar, por su alto valor est茅tico perdura, m谩s all谩 de fusiones de g茅neros y de tendencias clasificatorias, tan dis铆miles de la 茅poca en fuera mi profesor por n贸mina, hace m谩s tiempo del que quisi茅ramos鈥

Para Julio la cr贸nica ser谩 lo que conserven de nosotros los espectadores- lectores del futuro urgidos por la vertiginosa vida moderna. Con 45 a帽os de entrenamiento period铆stico, Luis reconoce que es la preferida de las audiencias porque la emoci贸n la define y 鈥渁 trav茅s de ella se conmueve; y quien se conmueve, est谩 presto a convencerse鈥.

Es lo que hac铆a Mart铆 cuando escrib铆a una carta, 驴C贸mo le ofrece a M谩ximo G贸mez alejado por recelos y diferencias, la jefatura del Ej茅rcito Libertador para reiniciar la contienda de 1895, en una carta que es una pieza antol贸gica del uso de la emoci贸n para convencer a un hombre? Yo ofrezco a Vd., sin temor de negativa, este nuevo trabajo, hoy que no tengo m谩s remuneraci贸n que brindarle que el placer de su sacrificio y la ingratitud probable de los hombres (鈥)鈥 Despu茅s de esa palabras, s贸lo se pod铆a responder, d铆game usted d贸nde me pongo. Esa es la emoci贸n que despierta una cr贸nica鈥.

Fue una clase de esas de las que uno no se escabulle ni quiere que la concluya el timbre.

Luego de esta charla vespertina que acogi贸 el Centro Cultural Benny Mor茅, los j贸venes, mayor铆a entre los finalistas de esta edici贸n del concurso, fueron hacia el cementerio de Reina, a rendirle honores a Miguel 脕ngel de la Torre, cultor del g茅nero que nos inspira a煤n a un siglo de distancia existencial.

Iban aprehendiendo la f贸rmula infalible de Acanda-Sexto: emociono, conmuevo, luego cronico.

Dejar respuesta