Cuidado del ornato público: Saldar nuestra deuda con Cienfuegos

Mucho se justiprecia la denominación que, de Perla del Sur, se le da a Cienfuegos; en especial a su ciudad capital que cuenta ya 200 años.

Un recorrido por la historia del terruño, desde su fundación allá por 1819, habla de ordenanzas para el día a día, incluso las había que hasta reglamentaban el comportamiento de los transeúntes.

“Junto con las también estrictas disposiciones urbanísticas, las ordenanzas municipales estipulaban la conducta de los ciudadanos cuando se desplazaban a pie por sus calles”, expone el colega Omar George Carpi en un artículo que reseña el tema.

Y traigo a colación el tema, pues en reciente análisis del Grupo Provincial de Enfrentamiento en nuestra bien amada Perla, salió a relucir con mucha fuerza y no poca preocupación, las acciones que se han producido en los últimos tiempos que atentan directamente contra el ornato público y también la higiene.

Datos ofrecidos por José Quintero Mora, director de Servicios Comunales dan cuenta de que existen hoy unos 135 microvertederos, de los cuales 92 se localizan en la cabecera provincial.  De igual manera han sufrido daños no pocas tabillas de los bancos del Prado; en el Bulevar 12 bancos de mármol han sido maltratados al punto de no poderse utilizar; mientras los que se confeccionan con aluminio no se quedan detrás; unos 20  han dejado de existir.

No hay que ser muy ducho en matemáticas para percatarse de que la cuenta jamás dará. No hay economía que aguante, pues para reponer una tabilla de madera hay que erogar nueve pesos en moneda nacional. ¡Saquemos cuentas! Los bancos de mármol cuestan 671.83 pesos cubanos convertibles; en tanto los metálicos andan por los 169,00 CUC, cada uno.

Pero además del cálculo económico, debemos sacar la cuenta de la afectación social; serán menos asientos disponibles donde descansar, tomar el fresco y conversar con amigos y familiares, si sigue a ese paso el accionar vandálico de unos pocos.

Unos pocos que se sienten “amparados”, “inmunes”, “intocables”, porque no siempre le salimos al paso cuando se presencian o intuyen tales comportamientos.

Sucede también que ahora las áreas verdes y hasta los parques se han convertido en áreas de pasto. ¿Han visto ustedes caballos amarrados o sueltos en lugares así?

Y ni hablar de los minicontenedores y camas ampiroll que recientemente se han adquirido para proporcionarnos recipientes adecuados para evacuar los desechos.

Pero no se trata de hacer un inventario de “desaguisados”, aunque mucho indigna que, por ejemplo, las cuatro lámparas del obelisco ubicado  a la entrada de la ciudad hayan sido sustraídas.

Nada de lo relatado ocurre allende los límites del globo terráqueo. Ocurre en un área donde existen viviendas, centros laborales o estudiantiles que cuentan con custodios; también en las comunidades las organizaciones de masas, integradas por nosotros mismos, tienen mucho que hacer.

Es hora ya de que ese sano orgullo de considerarnos habitantes de la Perla del Sur nos gane a todos y pongamos manos a la obra.

“Hay que desterrar la impunidad ante las ilegalidades y las indisciplinas sociales; es un trabajo que hay que  intencionar desde las organizaciones de masas, la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y toda la sociedad”, ha planteado la vicegobernadora provincial, Yolexis Rodríguez Armada: “Abogamos por una ciudad más linda, más bella, más organizada e higiénica, pero con la falta de sensibilidad que se aprecia en algunos ciudadanos demoraremos en lograrlo”.

Y de eso se trata justamente, de que volteemos la página de la indolencia y demos paso a la organización, al bienestar y al buen comportamiento.

Si los fundadores de Cienfuegos y sus seguidores durante mucho tiempo lo lograron, ¿por qué nosotros no?

Esa es nuestra deuda con la Perla.

Indigna que las cuatro lámparas del obelisco ubicado a la entrada de la ciudad hayan sido sustraídas. /Foto: Igorra
Indigna que las cuatro lámparas del obelisco ubicado a la entrada de la ciudad hayan sido sustraídas. /Foto: Igorra
De archivo, podría interesarle || Cienfuegos, tradición de ordenamiento
Tay Beatriz Toscano Jerez

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir