Cienfuegos vs Las Tunas: sábado de Leñadores en el “5”
lun. Nov 18th, 2019

Cienfuegos vs Las Tunas: sábado de Leñadores en el “5”

La tanda de los Leñadores en el “5 de Septiembre”: suelta, temible, a leña limpia, como en sus mejores tiempos. /Foto: Aslam Castellón

La tanda de los Leñadores en el “5 de Septiembre”: suelta, temible, a leña limpia, como en sus mejores tiempos. /Foto: Aslam Castellón

La salida temprana del mejor abridor por los de casa en lo que va de temporada, la medición precisa del punto fuerte de la manada (la ofensiva) y más que bien explotado el débil (pitcheo, sobre todo de relevo) resumen, básicamente, el marcador de nueve carreras por tres con el cual Las Tunas superó a Cienfuegos este sábado en el “5 de Septiembre”. Tarde de expectativa, además, por la proximidad de Yusniel Ibáñez a la marca de mil jits en series nacionales.

YasmanyÍnsua subió al montículo por los verdiengros. Fue para él uno de esos días fatales, donde todo sale mal aunque las cosas se hagan como deben, y ya en el tercero tenía una carrera en contra, a la que también contribuyó un error a la defensa. Sin embargo, Yordanis Alarcón le estrenó con jonrón el cuarto, Denis Peña le conectó doblete acto seguido, De La Cruz un sencillo en línea al derecho… y así, sin conseguir outs, Reinaldo Costa llegó hasta la lomita para pedirle la pelota (a la postre irían tres a su cuenta).

Hasta allí, el respaldo a la ofensiva de los suyos habían sido nulo: pésimos corridos de bases, desaprovechadas las oportunidades de anotación, disminuida la ofensiva… Tampoco implica restarle méritos al lanzador Ángel Sánchez en su apertura, pero lo cierto es que los nuestros le facilitaron un tanto la tarde.

Alex Pérez vino en rescate deÍnsua, y aguantó par de innings y un tercio a la tanda de los Leñadores: suelta, temible, a leña limpia, como en sus mejores tiempos. Con solo un out a su favor, dos hombres pisando la goma e igual número en circulación, no quedaba de otra que sacarlo.

Lo que sucedió de ahí al término del séptimo se resume simple: tres pitchers por los locales (Tomás La Rosa, José Andrés Córdova y Abel Campos) y seis carreras para el visitador. El nueve para ellos, cuando apenas una habían descontado los paquidermos en el quinto.

Otra más sumó la manada en el séptimo, aunque en honor a la verdad fue un capítulo desperdiciado: con bases llenas y sin outs para que solo hiciera score un hombre con una conexión de doble play. La tercera, en el noveno, fue solo para no quedarse con las ganas…

Hoy no pudo Ibáñez con la presión de la marca (a solo tres jits de los mil) y salió de 4-0 en sus turnos en el cajón de bateo. La influencia es inevitable, y los deseos de celebrar el momento frente a su afición le pone un extra que tampoco ayuda. Pero nada, otros dos partidos le restan a la subserie… y una veintena al campeonato (una forma de decir, claro está).

En cambio, Soriano, Mateo y Richel (este último por la oportunidad) llevaron el peso ofensivo en la tarde. Especial aparte para Daniel Pérez Pérez, más que despierto tras la gira oriental, (hoy de 4-3), subiendo su promedio a .315, después de tenerlo por debajo incluso de su peso en kilos (alguien cercano hizo la observación, no es mía, conste).

Otro asterisco en positivo para el relevista Abel Campos, con dos y dos tercios de trabajo sin permitirse carreras. Muy buena la salida del muchacho, quien estaba llamado a ser uno de los abridores del team de no ser por su lesión en la columna. Supongo la recuperación no implique tamañas responsabilidades por lo pronto, mas parece reencontrarse con su forma tras la obligada pausa. Una buena nueva.

Un juego perdido, pero tampoco en modo drama. El campeonato se pone más serio en lo adelante y Las Tunas tiene un equipo mucho mejor que el sexto lugar que indica la tabla de posiciones. Su bateo es temible, lo dije antes, y mantenerlos a raya no será tarea fácil.

Por demás, al menos en nombre, el pitcheo también va por ellos, con un Yoelkis Cruz y Carlos Juan Viera en rotación que definitivamente impresionan. Más cuando hoy perdimos a Ínsua, mañana todas las esperanzas recaen en Carlos Damián y lo demás, es una gran interrogante.

Sin embargo, igual pasó ante Santiago de Cuba y ya vieron el resultado. Estadísticas y probabilidades mediante, este equipo se ha ganado la confianza de dejarles hacer en el terreno, como única y mayor prueba de sus capacidades.

Juego queda.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share