Cheíto Rodríguez: “siempre queríamos a Fidel en el estadio”

1
1542
Cheíto Rodríguez fue otra de las glorias deportivas de Cienfuegos que acudió temprano al tributo a Fidel. /Fotos: Joel de la Paz
Cheíto Rodríguez fue otra de las glorias deportivas de Cienfuegos que acudió temprano al tributo a Fidel. /Fotos: Joel de la Paz

“Da dos jonrones hoy”, le encargó Fidel al slugger cienfueguero Pedro José Rodríguez en un distante juego, del que solo queda claro el rival y el escenario: Japón y La Habana. “Da dos jonrones hoy” y todavía se sorprende Cheíto nada más de mencionarlo. “Aquello me pareció difícil y le respondí: ‘está bien Comandante, voy a hacer el esfuerzo'”, contaba el antesalista sureño repitiendo la misma expresión de entonces.  

“Yo empecé mi carrera deportiva en 1973 y ya al año siguiente me había reunido en varias ocasiones con Fidel. Para nosotros él era lo máximo, siempre lo queríamos en el estadio. Tuvo una época donde iba casi todas los días, lo mismo a los juegos a puertas cerradas que a los entrenamientos: llegaba temprano, se tiraba para el terreno, pitcheaba un poco, bateaba… ahí conversábamos. Era una persona muy inteligente y le gustaba mucho el béisbol; sabía mucho de béisbol. Te hacía preguntas y te ponía contra la pared, a ti que estabas metido en eso. Leía mucho y aparte, ya te digo, le gustaba”.

Hombre pausado y a ratos silencioso más que callado, Pedro José parece distante de toda la reverencia que le endosara justamente Bobby Salamanca con su “pase usted, Señor Jonrón”. De no ser por las anécdotas, las imágenes y las devociones, se juzgarían ajenas las historias que de él se narran, porque coexisten en él una combinación rara de poderes, toda fuerza y carácter noble, quizá por eso sobrevivió a los días malos, y a los peores. Hoy tampoco es un día feliz.

“Yo, la verdad, no esperaba esto. Estaba al tanto de sus recibimientos a los presidentes, como al de Viet Nam hace poco; recuerdo que comenté con mi mujer: ‘el Comandante está mejor ahora que un año atrás’, así mismo le dije. Lo veía más animado…

“Ese día, el 25, nos acostamos temprano. Por la mañana mi mujer se levanta y escucha el televisor del vecino puesto. Le pareció extraño, eran las 5 de la mañana. Escuchó la noticia y corrió al cuarto a decírmelo. De ahí, hasta ahora que estoy conversando contigo, no me he levantado de frente al televisor… Lo voy a extrañar, claro que lo voy a extrañar: ese hombre fue faro y guía de nuestro deporte”.

Cuando entró en un mutis triste, recordar aquel “imposible” por encargo pareció la mejor salida. Todavía sin precisiones (¿un Mundial, Centroamericano?, da igual), otros detalles lucieron más relevantes.

“Era un todo contra todos y nos tocaba enfrentar a Japón. Antes de salir al terreno, siento un brazo por encima de mi hombro y cuando miro, era él. No sé cómo llegó hasta allí. Me preguntó qué pensaba de los rivales, él los veía con calidad y en una de esas me dice: ‘da dos jonrones hoy’. “Está bien Comandante, voy a hacer el esfuerzo’, le respondí… y chica, increíble, ¡salieron los dos jonrones! Yo había fallado las dos primeras veces al bate y en la tercera y la cuarta vez, la saqué por el center.

“Todavía no sé cómo salió… Fidel siempre se sentaba detrás del home, me saludó y después del juego: ‘coño, cumpliste: eres un salvaje’, eso nunca se me va a olvidar. ¡Y todavía no sé cómo me salieron dos jonrones!”.

Cheíto Rodríguez fue otra de las glorias deportivas de Cienfuegos que acudió temprano al tributo a Fidel. /Fotos: Joel de la Paz
Cheíto Rodríguez fue otra de las glorias deportivas de Cienfuegos que acudió temprano al tributo a Fidel. /Fotos: Joel de la Paz

1 Comentario

  1. Bien , que buen reportaje para un hombre todo historia deportiva , revolucionario de verdad ,humilde y sencillo , por su firmeza , sus hazañas y convicciones se ha ganado un lugar de honor en el corazòn del pueblo cubano .Felicidades Señor jonron .

Dejar respuesta