Asamblea IX Congreso de los CDR: en el barrio se dirime la unidad | 5 de Septiembre.
mar. Nov 12th, 2019

Asamblea IX Congreso de los CDR: en el barrio se dirime la unidad

Los niños del proyecto comunitario Semillitas de Mamá regalaron a los presentes dos números musicales. /Foto: Efraín Cedeño

Los niños del proyecto comunitario Semillitas de Mamá regalaron a los presentes dos números musicales. /Foto: Efraín Cedeño

El Comité de Defensa de la Revolución (CDR) número 7 de la barriada de Tulipán, en Cienfuegos, luce banderas cubanas y carteles alegóricos a la organización en una noche que presagia aguacero. Las canciones de Silvio Rodríguez compiten con el ladrido de las mascotas, mientras los niños de todas las edades corretean alrededor de un micrófono instalado allí, porque para ellos se trata de una fiesta. Sin dudas la cuadra está animada y el jolgorio es familiar. José Manuel González, el presidente, anuncia el inicio de la reunión, que es una más como parte del proceso que hoy desarrollan los CDR, previo a su IX Congreso, en el que se completan las estructuras de la organización, se atrae a los jóvenes a su concurso, y se rinde cuenta sobre el trabajo.

Y como la noche es familiar, los vecinos de la Zona 252 en La Barrera se reúnen allí, para dirimir los asuntos concernientes al funcionamiento de la mayor organización de masas del país, los acompañan las autoridades, Carlos Rafael Miranda Martínez, coordinador nacional; Marta Ojeda Sánchez, su homóloga en la provincia; y Rodrigo Rodríguez Sanabria, a cargo de la actividad político-ideológica del Buró Provincial del Partido en el territorio, entre otros representantes de la sociedad.

Tras rendir un informe crítico, en el cual se menciona la poca o casi nula atención del organismo superior a la base, así como carecer de orientaciones y apoyo, aunque ya se nota un ligero cambio; algunos de sus miembros aportan elementos sobre la necesidad de contar con alumbrado público en la cuadra y de esta manera cuidar y velar porque no se produzcan  hechos delictivos en la barriada y así recuperar el objetivo primigenio de los CDR: la vigilancia revolucionaria, de donde el mismísimo presidente del No. 7 fuera fundador. También se escuchó el reclamo por una mayor estimulación a los donantes voluntarios de sangre, para en el futuro seguir contando con su valioso aporte a la Salud cubana.

José Manuel González, presidente del CDR No. 7 de la Zona 252, en La Barrera, recibe la felicitación del coordinador nacional de la mayor organización de masas del país. /Foto: Efraín Cedeño
José Manuel González, presidente del CDR No. 7 de la Zona 252, en La Barrera, recibe la felicitación del coordinador nacional de la mayor organización de masas del país. /Foto: Efraín Cedeño

Tras leer el esbozo de un plan de medidas, “porque ahora sí las cosas van a ir mejor”, se habla de fortalecer la dirección. Caras jóvenes, muchachos entusiastas, forman parte ahora de la estructura, así como resultan elegidos precandidatos, entre ellos, Carlos Alberto Alemán, Anniel Albariño y Nidia Figueredo, quienes representarán a la gente de la cuadra, en el ejecutivo, congreso y en el destacamento juvenil de la organización de masas.

También se pofundiza en diversos programas de la salud impulsados en aquel de barrio, de conjunto con el consultorio médico de la familia: Programa Materno Infantil, embarazo en la adolescencia, maternidad y paternidad, responsables, donaciones de sangre, entre otros frentes, en los que hoy se centra e involucra la organización cederista.

Pero la noche no termina, los niños del proyecto comunitario Semillitas de Mamá, le regalan a los presentes dos números musicales. Ellos, sin ninguna formación musical de academia, asombran por sus registros de voces y proyección escénica. En el intermedio dan a conocer que tienen un jardín de plantas medicinales, parte del proyecto, que aporta a la comunidad, y que con sus manos de hombres nuevos, siembran y cultivan.

Como colofón, el coordinador nacional de los CDR, Carlos Rafael Miranda Martínez, agradeció por la asamblea y felicitó a sus miembros. “Se trata de un proceso de rendición de cuenta, previo al IX Congreso, sobre la labor de la organización. He visto esta noche, con satisfacción, el equilibrio que han logrado en el ejecutivo, integrado por jóvenes y experimentados, al mismo tiempo. Y eso es lo que esperamos, que continúen aportando en lograr la unidad para enfrentar las tareas actuales y las que se nos avecinan”.

Son tiempos de aunar, en el ambiente queda un halo de compromiso, porque es en definitivas en el barrio y con su gente, donde se percibe el funcionamiento de los CDR, que hoy debe y tiene la función de revertir o mantener el lugar donde se dirime la vida en comunidad, adonde llegan en la tarde, por su descanso, los que durante el día aportaron a la sociedad, salvaron vidas, enseñaron en la escuela, produjeron en la fábrica, sembraron en el surco, aportaron en la gastronomía o simplemente, soldaron una estructura de la industria.

Carlos Rafael Miranda Martínez, coordinador nacional de los CDR, felicitó a los miembros del comité seleccionado para la asamblea y exhortó a continuar aportando en el logro de la necesaria unidad en el barrio para enfrentar las tareas actuales y las que se avecinan. /Foto: Efraín Cedeño
Carlos Rafael Miranda Martínez, coordinador nacional de los CDR, felicitó a los miembros del comité seleccionado para la asamblea y exhortó a continuar aportando en el logro de la necesaria unidad en el barrio para enfrentar las tareas actuales y las que se avecinan. /Foto: Efraín Cedeño
Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share