Sin magnesio, pero hay gimnasia en Cienfuegos

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 10 segundos

La gimnasia cienfueguera obtuvo en sus dos modalidades excelentes resultados en los Juegos Escolares y Juveniles.

En la categoría escolar la gimnasia artística concluyó en el segundo lugar por provincias, apenas a un punto del líder Holguín, mientras las representantes de la rítmica finalizaban en el octavo puesto. En el apartado juvenil las nuestras terminaron en el tercer peldaño de la gimnasia rítmica.

El tremendo resultado de los más pequeños estuvo liderado por el equipo masculino, dueño del cetro con siete medallas de oro, una de plata y cuatro de bronce. Por su parte, las chicas fueron segundas con cosecha de un título y dos preseas plateadas.

Según Dariel Cabrera, entrenador de los niños, “el resultado no era esperado, pero trabajamos muy fuerte después de todo el tiempo sin entrenar por la pandemia. Los niños estaban muy motivados, pues para casi todos era su primera participación en eventos nacionales. Solo uno de los cinco que integraron el equipo tenía experiencia en este tipo de citas”.

“Tengo que reconocer que el resultado competitivo fue una sorpresa para cada uno de nosotros. Estuvimos todo el curso preparándonos para lograr el objetivo, que era estar ubicadas entre las ocho primeras. Así que ese segundo puesto es algo grande de verdad”, comenta Katia Ramírez, entrenadora de las chicas.

Deysi Rodríguez, comisionada provincial, reconoce que “el pronóstico era reservado, porque tuvimos atletas lesionados y las principales figuras nos dejaron antes de la competencia. Incluso viajamos a la sede con un atleta que se recuperaba del dengue. Podrás imaginar que teníamos mucha incertidumbre, máxime cuando el 70 por ciento de la delegación era debutante en eventos nacionales. Pero salió el excelente trabajo realizado, sobre todo con los varoncitos”.

Equipo masculino campeón nacional.

Dariel confiesa que “sentí una satisfacción inmensa, porque tengo la dicha, la suerte y el placer de hacer lo que me gusta. Y cuando esto ocurre no constituye una trabajo en sí”.

El líder indiscutible del grupo fue Samuel Reinier Sarría Acobo, dueño de seis títulos.

“Me faltó la medalla en el ejercicio a manos libres, que es mi preferido. Cometí un error y me molesté tanto que empecé a llorar. Ya después todo me salió mal. Por eso me voy a preparar más para en la próxima competencia ganar ese oro”, dice el chiquitín.

“No podemos dejar de mencionar el trabajo que realizaron la psicóloga y la psicopedagoga, así como el apoyo de los padres. Fuimos decididos y las cosas salieron mejor de lo que esperábamos”, explica Deysi.

Shavely Galán, oro asimétricas y plata por equipos, cuenta su experiencia. “Nosotras nos apoyamos una a la otra y nos sentimos muy bien en la competencia”.

También satisfactorio fue el tercer lugar conseguido por las muchachas de la gimnasia rítmica en la categoría juvenil, en certamen dominado por las representantes de La Habana.

Deysi Rodríguez, comisionada provincial.

Al respecto, Deysi comenta. “Pudimos haber alcanzado el segundo, pues de hecho sólo nos separaron centésimas de esa plaza, pero son lógicas las imprecisiones, los nervios, los jueces, el público. No obstante, estamos muy satisfechos con ese tercer lugar, pues fue un salto enorme desde la octava plaza. Eso nos compromete a mantener o superar los resultados”.

Mailén Coello, la entrenadora, agrega que “incluso este año se nos incorporan niñas que vienen de la categoría escolar, ya con experiencia competitiva, por lo que podemos luchar por repetir la actuación”.

No obstante la tremenda alegría, la disciplina continúa tropezando con limitantes históricas, a las que se suma ahora la jubilación de su comisionada, por muchos años al frente de este deporte.

“Tenemos que mejorar la instalación en cuanto a condiciones, porque todavía hay partes del gimnasio que no podemos explotar, debido a aparatos que tienen problemas. Somos conscientes de la situación del país, pero los niños no entienden eso. Ellos sólo quieren competir y ganar medallas”.

Katia señala que “nos falta casi todo. En el caso de las niñas no hay magnesio y la asimétrica prácticamente no se puede trabajar. El tema del manos libres es bastante difícil para todos, pues no hay esteras ni tapiz”.

Las condiciones del gimnasio no son las mejores.

En tanto, Deysi aclara. “No me voy a retirar, sino a jubilar pues ya tengo 60 años y desde los cuatro estoy aquí. Este es mi mundo, y no me he puesto a pensar detenidamente en qué va a suceder porque no me siento ni me imagino fuera de aquí. Hay proyectos, como ayudar a la comisión o asumir como entrenadora de las juveniles de gimnasia rítmica. Siempre voy a estar aquí, apoyando a mi provincia, mis equipos y mis entrenadores y atletas. Puedes estar seguro de que en mi casa no me voy a quedar. Mi vida fuera de estas paredes no tiene sentido”.

Aquí confían en el futuro y ya se empeñan por mantener los resultados.

“El reto es mantenernos entre los tres primeros. Es una meta bastante alta pero trabajaremos para eso”, opina Dariel.

“Será difícil, pues las niñas pasan de categoría y recibimos nuevos ingresos, pero trabajaremos por un resultado positivo, y por estar del uno al cinco”, dice Katia.

“Tuvimos una gran promoción a los centros nacionales, con cuatro niños y una niña. Eso nos obliga a conformar nuevos equipos, aunque esos atletas promovidos nos representarán también, y es lógico que vengan mejor preparados. Siempre iremos por más”, refiere la comisionada.

Las niñas de la gimnasia rítmica.

Impactos: 3

Carlos E. Chaviano Hernández

Periodista y Director de programas de televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *