Salvia para la higiene bucal

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 27 segundos

La salvia, conocida científicamente como Salvia officinalis, es una planta que no solo embellece jardines y añade sabor a nuestros platos, sino que también esconde un tesoro de propiedades medicinales en sus hojas.

De acuerdo con un artículo publicado en el sitio web ultimahora.es la infusión de esta especie vegetal es reconocida por su capacidad para tratar problemas digestivos como la diarrea, la hinchazón y el ardor de estómago. Además, su uso en gárgaras y enjuagues bucales contribuye al tratamiento de llagas, heridas en la lengua, encías sangrantes o inflamadas, y al blanqueamiento dental.

Remedio ancestral

Uno de los beneficios más destacados de la salvia es su efecto sobre los síntomas menstruales y menopáusicos. La planta es conocida por aliviar los cólicos menstruales y reducir los sofocos y sudores asociados a la menopausia, gracias a su contenido de fitoestrógenos.

Asimismo el propio arbusto aromático también resulta un potente antiinflamatorio, capaz de relajar la musculatura lisa del intestino, mejorando síntomas como náuseas y flatulencias. Además, su efecto relajante muscular ayuda en el tratamiento de dolores, especialmente en la zona lumbar.

Señala el citado artículo que las propiedades de la salvia no solo les sirven para tratar problemas específicos, sino que también contribuye a fortalecer nuestro sistema inmunológico en general. Su consumo regular puede ayudar a reducir el colesterol malo, con el consiguiente fortalecimiento de los huesos y potenciando las defensas del cuerpo.

Recuerdan los consejos de abuelos que el cocimiento con esta planta también se utiliza en el tratamiento de resfriados, insomnio, y problemas de retención de líquidos.

Para preparar la infusión, se recomienda hervir 5 o 6 hojas de salvia en una taza de agua durante unos 15 minutos y luego dejar reposar otros 5 minutos. Se aconseja tomar hasta 3 tazas al día para aprovechar sus beneficios.

En el caso de ser utilizada para la higiene bucal, uno de los métodos más comunes de blanquear los dientes es tomar directamente las hojas de salvia, lavarlas y frotarlas sobre tu dentadura o, si lo prefieres, masticarlas. Lo más recomendable es que lleves a cabo esta acción por la noche, después de cepillarte y antes de irte a dormir; así mismo, será fundamental que seas constante y lo realices a diario para notar los resultados.

Ahora bien, debe tenerse en cuenta que su consumo no es recomendado para mujeres embarazadas, ya que podría causar contracciones uterinas, ni para personas con problemas renales o sensibilidad a las hormonas. Además, debido a su contenido en tuyona y alcanfor, se debe evitar la ingestión excesiva para prevenir efectos adversos como convulsiones o daños hepáticos.

Visitas: 134

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *