Rosa García: delicadeza, ternura y feminidad de una joven creadora cubana

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 39 segundos

Rosa García es una mujer creadora del centro de Cuba que posee una trayectoria como pianista, directora de coros, compositora y arreglista. La caracteriza su extrema ternura, que refleja en su obra como un elemento que también la distingue. Su voz es muy clara y con una afinación muy precisa. Entre sus peculiaridades destaca su buen gusto y facilidad para moverse por diferentes géneros con extrema ductilidad; también talento y musicalidad. Posee una sencillez que engrandece su obra, construida con delicadeza y timidez, pero con pasos seguros y dejando huellas muy certeras.

Me cuenta que desde pequeña su padre ponía en casa música selecta del plano de la cancionística cubana e internacional. Así se fue sensibilizando con Josephine Baker, Orlando Contreras, Olga Guillot, entre otros. Le regalaron un piano de cola de juguete, con el que imaginaba conseguir lindas melodías. Me dice que tal vez ese fue el motivo por el que un día, cuando llegaron a su escuela las planillas para las pruebas de captación de la carrera de música, expone a sus padres su deseo de presentarse. Rosi, como le llaman sus amigos, estaba entonces en segundo grado. Con su excelente musicalidad y condiciones, aprueba y obtiene la plaza para estudiar Piano Básico.

Ya cursando la carrera, se ve motivada hacia la Dirección Coral y decide acercarse a su profesora de coro Yovani Herrán Juviel, para que la preparara. Continúa esta especialidad en la Escuela Nacional de Arte (ENA), donde se gradúa en 1997, guiada por la maestra Alina Orraca. Posteriormente regresa para hacer su servicio social en Santa Clara, su ciudad natal. Allí comienza una obra llena de retroalimentación.

De esta etapa me narra –“Tenía incluso alumnos que preparar para el pase de nivel como Luis Manuel Guerra y Nelys Cañizares. Fabulosos, magníficos, les enseñé y aprendí mucho de ellos. Luego tuve la responsabilidad de tener varios coros a mi cargo. Me invitaron a un seminario dirigido por Carmen Rosa López, que me aportó muchísimo. Se me había ocurrido hacer un concierto de navidad con música de Esteban Salas, pero yo no la tenía y Carmen Rosa me facilita las partituras. Preparé ese concierto junto al Trío Raptus, de Alejandro Yera; seleccioné niños y me auxilié de profesores de la escuela en ese momento como Lida Velázquez, profesora de solfeo y Annia Beatriz Castillo, profesora de piano. Hicimos conciertos preciosos en la Catedral de Santa Clara, en la Casa de la Ciudad y en el Museo de Artes Decorativas. Con el coro de la EVA tuvimos una vida muy rica en esos 3 años que estuve trabajando en Santa Clara, hasta 2002 que me mudo a La Habana”.

Aunque su objetivo era continuar ligada a la docencia, ya en la capital se vincula a la música popular. Trabaja junto a Dayani Lozano,Patricio Amaro, Elevense, Kiki Corona, Anabell López, Tesis de Menta, Baby Lores, Lindiana Murphy y Mantra, Betty Moreno y Proyecto Tiempo. Ha colaborado con Jan Cruz, Emilio Martiní, entre otros. Por esto hablo de su ductilidad. En cada uno de estos proyectos, de factura muy distinta, ha podido desarrollarse en géneros como el pop, el funk, la trova, la canción, world music, reggaetón, jazz, rock. Se suma a ello su incursión junto a Lindiana en la música portuguesa, con los fados. Tanto caló en ella, que llegó incluso a cursar el idioma. Es así como le llega el reto, en 2018, de musicalizar cinco poemas de José Saramago, con motivo del XX aniversario de que le fuera otorgado el Premio Nobel de Literatura (1998). Este evento fue auspiciado por la Embajada de Portugal en Cuba.

Otra figura muy importante en la obra de Rosita, lo ha sido Helson Hernández y CMBF Radio Musical Nacional. Desde 2017 y de su mano, le han llegado varios retos, esta vez ligado al trabajo con cantantes líricos. En este sentido ha demostrado ser una excelente pianista acompañante, arreglista y compositora.

Junto a Helson, ha realizado espectáculos para la Embajada de Portugal, dónde han interpretado fados; Embajada de Polonia, con versiones sobre la obra de Chopin. Han hecho también adaptaciones de la obra de Gonzalo Roig y Astor Piazzolla, de quien hizo una versión de Chiquilín de Bachín, que le trajo muy buenas críticas. Es parte del proyecto Un trovador Bel Canto, dónde cantantes liricos retoman temas de nuestros máximos exponentes de la nueva trova. Se han hecho tres entregas: Pablo Milanés Bel Canto (2015), Amaury Pérez Bel Canto (2019), donde se inserta Rosita, Silvio Rodríguez Bel Canto (2020) y actualmente preparan Santiago Feliú Bel Canto, prevista para el 13 de enero. La primera pieza que compone la llama Timidez y forma parte del documental, sobre la obra de Moisés Finalé, Dulzuras insulares.

Rosa García es una joven y talentosa creadora que lleva con gracia y delicadeza una fructífera carrera dentro de la música cubana actual.

Visitas: 16

Sandra M. Busto Marín

Licenciada en Música con perfil de flauta. Diplomada en Pedagogía y Psicología del Arte, Pedagogía Musical y Educación por el Arte. Máster en Arte. Todo en el Instituto Superior de Arte de La Habana.

4 Comentarios en “Rosa García: delicadeza, ternura y feminidad de una joven creadora cubana

  • el 12 enero, 2022 a las 4:03 pm
    Permalink

    Rosa García: Excelente músico y muy agradable persona. Muchas gracias, Sandra Busto, por este artículo y por brindarnos detalles sobre esta creadora y pianista, que ahora, al conocer mejor, admiro y valoro más.

    Respuesta
  • el 12 enero, 2022 a las 6:47 am
    Permalink

    Gracias Sandra por compartir la obra de esta excelente creadora. Conozco su obra como magnífica pianista tanto técnica, sensible y atinada y con un oído perfecto.

    Respuesta
  • el 11 enero, 2022 a las 10:14 am
    Permalink

    Es de gran valor destacar la obra y trayectoria de jóvenes artistas y no tan jovenes,que con su obra construyen cultura y enorgullecen a la region central del pais.
    Gracias a Sandra Busto por resaltar estos valores que identifican la cultura

    Respuesta
    • el 11 enero, 2022 a las 9:53 pm
      Permalink

      Admiro a la joven pianista por su entrega y dedicación. De lo popular a lo clásico. Se dice fácil pero hay horas interminable de estudio y de empeño para lograr la excelencia de su obra. Una mujer dulce y una amiga valiosa. Se que su carrera irá en ascenso porque es una luchadora incansable.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *