Ortiga: pesticida natural y otros beneficios

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 1 segundos

Resulta indudable que en la Naturaleza existen variedades de plantas que por sus características de ser silvestres e invasivas, muchos tildan de malezas o malas yerbas. Sin embargo, ojo, no todas pueden resultar nocivas para el resto de los cultivos, y este es el caso de la ortiga.

Pues sepa que la urtica, por su nombre científico, posee muchas propiedades que son beneficiosas para tu jardín y la salud. Por tiempos se ha utilizado para tratar diversos padecimientos, como la artritis, las hemorroides, las inflamaciones internas generalizadas, la diarrea, los trastornos menstruales como la amenorrea, y para reducir la inflamación de la próstata.

REPELENTE NATURAL

Amén de los beneficios medicinales, la ortiga, de acuerdo con el sitio digital diariomendoza.com.ar, dispone de un gran contenido de nitrógeno, lo que la convierte en un magnífico abono. En tanto, resaltan en ella cualidades antibacterianas y antisépticas, las que la dotan de una gran ventaja como pesticida.

Ahora bien, ¿cómo preparamos este truco casero? Al decir de los expertos, habrá que tener a mano un litro de agua y 20 gramos de ortiga seca o bien 100 gr. de hojas frescas cuando no esté en flor. Se aconseja que la planta sea deshidratada para ejecutar esta mezcla que será la base a la que luego añadiremos a otras proporciones de agua, por lo que, con tan solo esta cantidad, podemos elaborar muchos litros del repelente.

Pero antes habrá que tomar la urtica del suelo y seccionar desde su tallo y cortar con asistencia de unos guantes para impedir que nos encrespe la piel.

Es importante destacar que debe macerarla con un palo y añadirla al litro de agua, moviendo esta mezcla todos los días durante dos semanas si es invierno, y diez días si es verano, para que fermente la mezcla e incluya bien el oxígeno en ella.

Aconseja el artículo de referencia que, “es prioridad saber que tendrá que permanecer tapada todos estos días con la finalidad de que no ingresen insectos. Sabremos que ya está listo tu producto cuando la mezcla deje de hacer burbujas en el frasco”.

Una vez que pasen las jornadas en cuestión y esté perfectamente fermentada, habrá que colarla y guardarla en un frasco hermético. Esta será la base para luego elaborar nuestro insecticida con ella, y aplicarlas, con posterioridad, a nuestros cultivos en el jardín, huertas o parcelas; si se utiliza un atomizador o espray, mucho mejor.

Vale apuntar que el poder de este tesoro de la Naturaleza va más allá de ahuyentar insectos y bacterias, ya que es un gran fertilizante para el resto de las plantas, además de ayudar a regular y estimular el crecimiento de las hojas, raíces y tallos.

Es más, al contener grandes cantidades de nitrógeno y otros microelementos importantes, como el magnesio o el fósforo, resulta perfecta para aumentar los mecanismos de defensas de la vegetación; mejora el proceso de fotosíntesis; y absorción del hierro y nitrógeno que encuentra en sus alrededores para proporcionárselo a los cultivos, entre otros impactos favorables.

Como puede ver,  este pequeño arbusto aporta varios nutrientes, como vitaminas A, C y K, así como varias del grupo B; minerales como el calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio y muchos más.

Incluso, “gracias a esas bondades, la ortiga es utilizada para tratar la anemia, ya que sus hojas son una fuente abundante de hierro. Por otro lado, se utiliza a nivel dermatológico para problemas de debilidad en el cuero cabelludo y tiene un alto poder antiinflamatorio, antihistamínico y analgésico, entre otras afecciones. Por su parte, la raíz es muy rica en taninos, que le confieren una acción astringente”, agrega una reseña publicada en el sitio web minutoneuquen.com.

Visitas: 72

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *