Mitos y verdades de la salvia

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 42 segundos

Decía mi difunta abuela que jardín que se respetara en una casa de campo, no podía prescindir, bajo ningún concepto, de una mata de salvia. No recuerdo con exactitud cuántos remedios caseros recibí de niño para disímiles malestares; eso sí, aún están nítidas en la memoria la imagen de mi madre con sendas hojas de la especie adheridas a la sien para aliviar la cefalea migrañosa que padecía.

A la vuelta el tiempo supe que se trataba de una planta aromática, originaria del Sur de Europa y de la región mediterránea a la que se le han atribuido, desde la antigüedad, numerosas propiedades beneficiosas para la salud; de hecho, su nombre, “salvia”, significa curar o sanar, por demás, utilizada y venerada por las antiguas civilizaciones.

DE LEYENDA Y BENEFICIOS

Cuenta una leyenda de Navidad que los padres del niño Jesús, María y José, tuvieron que huir de Belén ante la amenaza del rey Herodes, quien buscaba al bebé para matarlo. En el camino hacia Egipto y ante la presencia cercana de los soldados del monarca, a la madre se le ocurrió ocultarse tras una planta de salvia.

Entonces pasó algo asombroso: de pronto la mata comenzó a crecer y a florecer. Adornada con unas hermosas flores malvas que olían muy dulce. Ante ese ambiente protector, narran, el recién nacido sonrió, y las huestes del malvado pasaron de largo sin verles. Desde entonces, la hierba ofrece a todos propiedades curativas, por demostrar su gran bondad y generosidad.

Misticismo aparte, son innegables las bondades de la Salvia officinalis L., por su nombre científico, las que la hacen una valiosa opción en la medicina natural, ganando terreno no solo en nuevos campos de la salud, sino también en escenarios habituales de la vida; procesos fisiológicos normales, asociados al paso del tiempo y al entorno social que rompen el equilibrio físico y mental.

Un artículo publicado en el sitio digital El universal da cuenta de que esta planta resulta perfecta en caso de sufrir dolores estomacales, diarreas y vómitos, simplemente tomando un par de infusiones de sus hojas al día. En tanto, para personas con inflamaciones bucales, dolor de muelas, de garganta, faringitis, etcétera, es muy recomendable realizar enjuagues bucales con esta hierba diluida en agua.

LA SALVIA, UN REGULADOR HORMONAL

En mujeres con menstruaciones complicadas, por su lado, puede ayudar mucho el tomar dos infusiones al día, ya que alivia los dolores menstruales y, además, es considerada un regulador hormonal. En el caso de las jóvenes deportistas, aseguran, constituye un remedio ideal ya que está demostrado que las del sexo femenino hormonalmente no están reguladas, y, por tanto, pueden sufrir más lesiones.

En esa misma cuerda, señalan las propiedades termorreguladoras de la hierba, con una acentuada acción sobre las terminaciones nerviosas de las glándulas sudoríparas. Por tanto, es recomendable para aquellas mujeres que se encuentren en la menopausia y que sufran de sofocos y sudoración excesiva, calmando estos y otros indicios típicos de la deficiencia de estrógenos.

La recomendación es consumir la salvia como infusión.

En pacientes diabéticos, según estudios, puede controlar la glucemia ya que elimina el exceso de azúcar en sangre. Y en caso de aquellos que sufren de agotamiento, apatía y cansancio, la salvia nos estimula, comoquiera que incide de manera positiva en el sistema nervioso central.

Algunos entendidos en la materia sostienen la defensa a ultranza de la planta en el tratamiento del Alzheimer. Justifican esa opción dado el hecho de que esa especie vegetal favorece el funcionamiento de la mente, retrasando la evolución de la enfermedad.

Para el uso interno en casi todas las enfermedades y padecimientos descritos, la recomendación es consumir la salvia como infusión. Para ello debe hervir alrededor de 25 gramos de hojas por cada litro de agua y beber la mezcla tres veces al día.

En caso de sufrir un traumatismo o lesión, nos ayuda a mejorar la cicatrización, aplicando una compresa empapada de una solución de agua con salvia. De la misma forma, podemos aliviar dolores musculares tras el ejercicio, toda vez que es un antiinflamatorio por excelencia.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Social de México compartió mediante una infografía, datos precisos de la salvia que, además de ayudar a combatir enfermedades, es una planta que, “se cultiva para la industria alimentaria, para la herboristería, la cosmética y la industria de los licores”. Incluso, entre sus usos destaca su consumo en té e infusiones y se considera que, si se mastican, las hojas de la planta ayudan a tener una buena limpieza dental.

Como nota curiosa solo agregar que en un dicho medieval, a veces atribuido a Martin Lutero, reza: “¿Curmoriatur homo cui Salvia crescit in horto?“, lo que traducido al castellano sería: “¿por qué un hombre debe morir mientras crece la salvia en el jardín?”.

Visitas: 180

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *